jueves, 15 de noviembre de 2018

RESEÑA DE "BREVE HISTORIA DEL ANTIGUO EGIPTO"


VARAS, Azael. Breve historia del Antiguo Egipto. Madrid: Nowtilus, 2018.


Desde que las tropas napoleónicas hicieron sus incursiones en el país del Nilo y dieron a conocer algunas de las maravillas de su civilización y, especialmente, desde que poco más de un siglo después H. Carter descubrió la tumba de Tutankamón, todo lo relacionado con la civilización del antiguo Egipto ha despertado gran fascinación e interés en Europa Occidental. Multitud de publicaciones, de carácter más científico o más divulgativo, han tratado de satisfacer esta curiosidad. Aunque esta abundancia editorial hace que no sea fácil, Azael Vargas confiesa en la introducción que se ha propuesto escribir esta obra con un enfoque un tanto original, olvidando una descripción cronológica de los hechos más relevantes, “pretende invitar al lector a realizar un ejercicio un poco más interesante, tratar de ver el antiguo Egipto con lo que los historiadores del arte llaman el ojo de la época”. Algo muy sugerente que, mi modo de ver, ha conseguido.

El contenido de la obra se presenta dividido en capítulos que se corresponden con los principales períodos de esta civilización milenaria desde  el asentamiento de sus primeros pobladores de origen nómadas hasta la caída de Egipto en poder de Roma tras la derrota de Cleopatra y Marco Antonio en la batalla de Accio (31 a. C.). Pero esta división no significa que se relate una historia de los hechos de cada reinado, se trata más bien de fijarse en las realizaciones más importantes de cada época en los campos de la religión, la cultura, el arte funerario, las relaciones comerciales… y también en algunos hechos de armas y en las acciones y decisiones de algunos personajes determinantes como:  Djoser (que encargó la construcción de la primera pirámide), Esnefru (constructor de pirámides e iniciador de fructíferas relaciones comerciales con el exterior), Mentuhotep (que dio a su pueblo una prosperidad de la que es exponente su tumba en Deir el-Bahari), Hatsepsut (cuyo recuerdo trató de borrar su sucesor), Tutmosis III que llevó las fronteras de Egipto a su máxima expansión tras sus victorias sobre el rey de Qadesh y sobre Mitani, Akhenatón y su reforma religiosa que venía gestándose desde tiempo atrás, Tutankhamón (cuya tumba, con su sarcófago y abundantísimo ajuar, nos ha dejado con la boca abierta), Ramsés II constructor de los templos de Abu Simbel y vencedor sobre los hititas en la batalla de Qadesh (que tal vez no fue una victoria total como presentó la propaganda oficial en esculturas e inscripciones), Ramsés III que tuvo que enfrentarse a los pueblos del mar, a una huelga de trabajadores y a un complot palaciego que acabó con su vida, Alejandro Magno, Cleopatra y Marco Antonio.

No se puede escribir sobre el antiguo Egipto sin comenzar por hacer mención a la importancia del Nilo, el río que da la vida al país: fertilización de la tierra con sus crecidas que pronto aprendieron a calcular, vía de comunicación esencial, abastecedor de agua y de pescado, etc.

A lo largo del texto se va a prestar especial atención a lo que el autor denomina los tres  símbolos más importantes del antiguo Egipto. En primer lugar los jeroglíficos. La escritura, herramienta fundamental para el Estado, aparece muy pronto, a fines del IV milenio (los jeroglíficos más antiguos se encuentran en la tumba U-j de Abidos). Explica qué representan, los distintos tipos, los soportes, la ardua tarea de su desciframiento, las distintas formas de escritura, la formación y el status de los escribas, etc. El último jeroglífico fue grabado en agosto del año 394. El segundo símbolo son las momias, muy importantes dada la creencia de que era posible renacer siempre que se conservara el cuerpo y el funeral se acompañara de los ritos y ajuar adecuados. De las primeras momias naturales de época predinástica (enterramientos en las secas arenas del desierto) se pasó a un complicado proceso de momificación. El tercer símbolo, el más universal, son las pirámides relacionadas con el culto funerario. El autor detalla las principales pirámides: la escalonada de Djoser en Saqqara (la primera construida, diseñada  por Imhotep), las pirámides de Esnefru (primeras pirámides perfectas), las pirámides de Keops (la edificación más alta del planeta durante unos 4000 años), Kefren y Mikerinos de la necrópolis de Giza con su esfinge, las de pequeños bloques del Reino Medio… Explica su finalidad, su estructura, cómo se trasladaron los bloques de piedra, las técnicas de construcción, la mano de obra… Los textos de las pirámides son un conjunto de textos mágicos y rituales que facilitan la apoteosis del rey y su unión con Ra.

La religión es objeto de especial atención. Desde el Reino Antiguo se potenció mucho el culto a Ra, padre de todos los dioses. A partir del Reino Medio, Amón se convirtió en una de las principales divinidades que acabó uniéndose a Ra: Amón-Ra. El aumento del poder del clero de Amón, poniendo en peligro el poder del faraón, llevó a Amenhotep IV (que cambió su nombre por Akhenatón) a llevar adelante una profunda reforma religiosa que transformó las formas de culto. A partir de Tutankhamón el clero de Amón recuperó su poder y se borró todo indicio de la obra de Akhenatón. En la obra, se desentraña el significado de algunos de los mitos más importantes como el heliopolitano de la creación, el de Osiris y su lucha contra Seth, el de la creación  de Ptah narrada en la piedra de Shabaka. Se explica la finalidad y forma de los principales templos como los del complejo funerario de Giza, el de Mentuhotep II, el de Karnak, los de Abu Simbel, el Luxor o los templos greco romanos que algunos no consideran genuinamente egipcios.

Maat (verdad transcendental, orden, justicia,  equilibrio entre el orden y el caos) explica las reglas del arte egipcio durante milenios: orden, simetría, equilibrios y proporción. El autor se ocupa de la decoración de templos, pirámides, mastabas y otras tumbas, sarcófagos y ataúdes. El arte funerario nos ha dejado maravillosos testimonios de sus creencias, costumbres y modos de vida. El Libro de los Muertos, un conjunto de textos funerarios y fórmulas para superar el viaje al submundo, el juicio de Osiris y posterior renacimiento, se convirtió en una gran fuente iconográfica.

En resumen, un estudio ameno del antiguo Egipto escrito con un enfoque original y teniendo en cuenta  fuentes muy diversas y las últimas investigaciones.

Completan el texto un anexo con el listado de reyes y dinastías, una actualizada bibliografía, listado de textos y fuentes, algunas páginas y recursos Web y un índice de las 116 imágenes que contine el texto.

La obra en la Web de la editorial (con el índice y comenzar a leer):

jueves, 8 de noviembre de 2018

II GUERRA MUNDIAL: LA BATALLA DE INGLATERRA (OPERACIÓN LEÓN MARINO)

Tras la rendición de Francia, lord Halifax, desde la dirección del Foreing Office, instó a sus colegas a considerar una paz con Alemania "que salvaría al país de un desastre evitable". Pero Hitler nunca hizo un ofrecimiento definitivo aunque no era partidario de un enfrentamiento con Gran Bretaña Churchill (Primer Ministro desde mayo de 1940) acabó con estas tendencias pacifistas ya que, según él, no se podía pactar con Hitler que no cumplía los tratados. Churchill lanzó su famoso lema “Sangre, Sudor y Lágrimas” y apeló a la ayuda americana:“Dadnos utensilios y acabaremos la tarea".

"Debemos recordar que estamos en las fases preliminares de una de las grandes batallas de la historia, que nosotros estamos actuando en muchos puntos de Noruega y Holanda, que estamos preparados en el Mediterráneo, que la batalla aérea es continua y que muchos preparativos tienen que hacerse aquí y en el exterior. En esta crisis, espero que pueda perdonárseme si no me extiendo mucho al dirigirme a la Cámara hoy. Espero que cualquiera de mis amigos y colegas, o antiguos colegas, que están preocupados por la reconstrucción política, se harán cargo, y plenamente, de la falta total de ceremonial con la que ha sido necesario actuar. Yo diría a la Cámara, como dije a todos los que se han incorporado a este Gobierno: «No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor». Tenemos ante nosotros una prueba de la más penosa naturaleza. Tenemos ante nosotros muchos, muchos, largos meses de combate y sufrimiento. Me preguntáis: ¿Cuál es nuestra política? Os lo diré: Hacer la guerra por mar, por tierra y por aire, con toda nuestra potencia y con toda la fuerza que Dios nos pueda dar; hacer la guerra contra una tiranía monstruosa, nunca superada en el oscuro y lamentable catálogo de crímenes humanos. Esta es nuestra política. Me preguntáis; ¿Cuál es nuestra aspiración?. Puedo responder con una palabra: Victoria, victoria a toda costa, victoria a pesar de todo el terror; victoria por largo y duro que pueda ser su camino; porque, sin victoria, no hay supervivencia. Tened esto por cierto; no habrá supervivencia para todo aquello que el Imperio Británico ha defendido, no habrá supervivencia para el estímulo y el impulso de todas las generaciones, para que la humanidad avance hacia su objetivo. Pero yo asumo mi tarea con ánimo y esperanza. Estoy seguro de que no se tolerará que nuestra causa se malogre en medio de los hombres. En este tiempo me siento autorizado para reclamar la ayuda de todas las personas y decir: «Venid, pues, y vayamos juntos adelante con nuestras fuerzas unidas. 
Discurso de Churchill a la Cámara de los Comunes, 13 de mayo de 1940


Los alemanes seequivocaron al pensar que la victoria sobre Inglaterra era solo cuetion de poco tiempo. Hitler ordenó iniciar el estudio de un plan de invasión de Gran Bretaña. A este plan se lo denominó "Operación León Marino". El plan debía estar listo para finales de agosto. El Plan preveía el desembarco en varias playas  del sur de Gran Bretaña con tal cantidad de embarcaciones que resultaba difícil de llevar a cabo en poco tiempo, además era imposble cruzar el Canal sin tener superioridad aérea y bombardear los aeródromos del sur de Inglaterra. El Plan se retrasó. Hitler pensaba que lo primordial era preparar la invasión de Rusia que le entusiasmaba más que la de Inglaterra.

El 17.08.40 Hitler declaró el bloqueo marítimo total a Inglaterra, se comenzaron a hundir buque mercantes. Un momento especial fue el hundimiento del  paquebote Athenia con 1400 pasajeros por un submarino alemán,  recordó el hundimiento del “Lusitania” en la Gran Guerra. 

En el verano de 1940 comenzó una gran batalla en el aire para prerparar la Operación León Marino. Los alemanes creían que su aviación era superior a la inglesa, el dominio del aire era necesario para que cualquier operación naval tuviera éxito. Así que se asignó a la Luftwaffe la tarea de poner a Inglaterra fuera de combate. Hubo que fijar los objetivos prioritarios de los bombardeos estratégicos. El 30 de junio de 1940 Göring firmó la orden que daba luz verde a la campaña. El 10 de julio comenzó la primera fase de la Batalla de Inglaterra. La Luftwaffe atacaría primero a la RAF, a sus estructuras de apoyo en tierra, a la industria aeronaútica y a las instalaciones portuarias del sur de la isla. El 16 de julio Hitler emitió su Directiva número 16 que ordenaba eliminar a la fuerza aérea británica.
Fuente: Historia-16

Intervinieron en la campaña aparatos encuadrados en tres flotas aéreas con cuarteles generales en Bruselas, París y Noruega-Dinamarca. La batalla se adquirió especial virulencia desde primeros de agosto. Los aviones ingleses (Hurricane y Spitfire) eran más lentos que los alemanes (Messerchmitt 109 y 110), en cambio maniobraban con más facilidad. Los aparatos alemanes cuando llegaban a Gran Bretaña se quedaban con poco radio de acción y disponían de poco tiempo pensando en guardar el combustible necesario para regresar. Los ingleses más que aparatos (realizaron un gran esfuerzo industrial para producirlos) echaron en falta pilotos de aviones de caza, su entrenamiento y formación era un proceso lento. Los ingleses contaron con la ventaja del buen funcionamiento de los aparatos de detección (radar)  de las incursiones aéreas alemanas.

El 13.08 fue llamado por los alemanes el "Día del Águila", era el comienzo de la segunda fase de la campaña, una gran ofensiva con 1800 aparatos que debían atacar en cinco oleadas. Göring estaba convencido de con esta ofensiva podía acabar con la fuerza aérea inglesa (RAF) en el sur del país. El mal tiempo obligó a cancelar las salidas de la mañana aunque, debido a la mala coordinación despegaron algunos aparatos. El ataque comenzó por la tarde, ya se había perdido el factor sorpresa. Los ataques causaron importantes daños en bases aéreas e inutilizaron algunas estaciones de radar, sin embargo los alemanes tuvieron más bajas de lo esperado (46 aparatos frente a los 13 que perdieron los británicos) lo que motivó un gran enfado de Göring.  La eficaz  defensa antiaérea inglesa y la falta de coordinación alemana hicieron que no se alcanzaran los objetivos previstos. El esfuerzo de los pilotos ingleses inspiró la célebre frase de Churchill: “Nunca, en el campo de los conflictos humanos, tantos debieron tanto a tan pocos”.


Aviones y pilotos de la RAF


El 24.08 un único avión alemám bombardeó Londres (tal vez se había perdido). Los ingleses respondieron con un bombardeo de Berlín los dias 25, 28 y 29. Hitler había prometido que nunca dejaría bombardear Berlín. Los alemanes cambiaron de téctica y optaron por el bomrdeo sistemático de ciudades inglesas. El 7 de septiembre comenzaba una nueva fase de la batalla con el bombardeo masivo de los muelles de Londres. Londres sufrió ataques aéreos durante muchos días, tanto diurnos como nocturnos, impactaron sobre el West End, Downing Street, los alrededores del palacio de Buckingham, la Cámara de los Lores y la catedral de San Pablo, zonas industriales, muelles, viviendas...  La batalla de Inglaterra alcanzó su cénit el 15 de septiembre cuando atacaron Londres 100 bombarderos y 400 aviones de combate., los alemanes perdieron 56 aparatos frente a los 26 de la RAF. La moral de la Luftwaffe se vino abajo. Doce días más tarde Hitler suspendió hasta nueva orden la Operación León Marino, aunque hubo algún ataque hasta mayo de 1941. Para evitar la derrota de Gran Bretaña fue vital el radar y la mayor capacidad aliada para reponer el material. 








 


Mapa interactivo con información de las bombas que cayeron sobre Londres. http://bombsight.org/#15/51.4924/0.0091
  
Los ataques costaron la vida a 43000 civiles y 51000 más sufrieron graves heridas, muchas de sus casas había sufrido daños (16000 fueron destruidas y 60000 más quedaron inhabitables). Sobre Londres cayeron más de 18000 bombas. La población civil que tuvo que buscar refugios improvisados, especialmente las galerías del metro.  Fue la primera gran batalla aérea de la historia.

También se bombardearon otras ciudades inglesas: Coventry, Birminghan, Southampton, Bristol, Liverpool, Plymouth, Coventry (al caso de esta ciudad dedicaré una próxima entrada)....

Fue un gran error estratégico de Hitler (uno de sus muchos errores) esta nueva táctica de bombardeo de ciudades ya que implicó que los alemanes abandonasen el bombardeo de las bases aéreas y estaciones de radar británicas, así que la aviación británica pudo conservar sus instalaciones, además de tener tiempo para reorganizarse.


Como primeras consecuencias: se estimuló el espíritu de resistencia en la población civil inglesa y en los pilotos y se avivaron las simpatías internacionales hacia Inglaterra sobre por todo por parte de los EE.UU. (Ley de Préstamo y Arriendo de marzo 1941 por la que EE.UU. pudo abastecer de material de guerra a Gran Bretaña y otros países aliados).

En 1940 Alemania elaboró un plan de ataque a Gibraltar e intentó empujar a Mussolini para que invadiera Egipto. Inglaterra se vería así expulsada del Mediterráneo y amenazado su poder en Oriente Medio. No prosperó, es más, Mussolini se vio amenazado en el Norte de África y, para demostrar su independencia de Alemania, atacó a Grecia desde Albania, fue un fracaso.

martes, 6 de noviembre de 2018

RESEÑA DE LA HISTORIA DE ESPAÑA EN 100 PREGUNTAS

FERNÁNDEZ, Luis E. Íñigo. La historia de España en 100 preguntas. Madrid: Nowtilus, 2018



En este nuevo título de la colección 100 Preguntas, editado por Nowtilus, Luis E. Íñigo Fernández responde a cien bien seleccionadas cuestiones que versan sobre  temas fundamentales de la Historia de España, desde los inicios prehistóricos (¿Era español el europeo más antiguo que se conoce… hasta ahora?) hasta la actualidad (¿Ha llegado el final del régimen de 1978?). A través de preguntas muy sugerentes, que buscan despertar la atención del lector, se da respuesta a una serie de  temas esenciales para comprender la Historia de España. Las preguntas se presentan agrupadas en diez apartados: De la prehistoria a la Antigüedad, la Hispania romana, la Edad Media I: la invasión musulmana, la Edad Media II: los reinos cristianos, la Edad Moderna: hegemonía y decadencia, la Edad Moderna: el reformismo borbónico, el siglo XIX: la era del liberalismo, la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo y la Transición y la España actual. El enunciado de las cien preguntas puede consultarse en el enlace que aparece más abajo.


Es un mérito del autor ofrecer una síntesis clara, amena, rigurosa y actualizada de las diversas cuestiones, lo que convierte a la obra en un ensayo divulgativo con fuerte potencial didáctico. Al final, incluye una bibliografía esencial comentada.



Índice (enunciado de las 100 preguntas) y comenzar a leer:




La obra en la Web de la Editorial:





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...