viernes, 14 de febrero de 2020

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, REUNIONES Y CONFERENCIAS QUE PREPARARON LA PAZ (I): CARTA DEL ATLÁNTICO

Estados Unidos, Gran Bretaña y la URSS, "los tres grandes" van a ser los que vayan acordando las directrices de la paz. Se van a reunir en una serie conferencias en las que van a ir llegando a los acuerdos marco para la futura paz. 

La primera de estas reuniones tuvo lugar cerca de las costas de Terranova  a bordo del U.S.S. Augusta, allí Roosevelt y Churchill firmaron la Carta del Atlántico (14 de agosto de 1941) en la que esbozaron algunos de los principios que habrían de regir el mundo de posguerra caso de vencer los Aliados. No era un tratado entre dos Estados, en realidad era un listado de buenas intenciones. 
 
Reunión de Churchill y Rooselvet en el U.S.S. Augusta el 14 de agosto de 1941. Procedencia de la imagen: https://www.un.org/es/sections/history-united-nations-charter/1941-atlantic-charter/index.html


Como se ve en el texto del documento que se adjunta más abajo, sus ocho puntos recogen unas bases para las nuevas relaciones internacionales:
  • Renuncia a toda ambición territorial. 
  • No debía haber cambios territoriales excepto si se hacía con el consentimiento de los afectados.
  • Respeto al derecho  de los pueblos a elegir de forma de gobierno.
  • Colaboración de las naciones en el plano económico, sobre todo participación en el comercio internacional y en el acceso a las materias primas en pie de igualdad.
  • Colaboración de todas las naciones en el plano económico para  asegurar mejoras de las condiciones de trabajo, el progreso económico y la protección social.
  •  Una paz que garantice a todos vivir con seguridad dentro de sus fronteras sin temor a agresiones.
  • Garantía de la libertad de los mares.
  • Renuncia al uso de la fuerza y desarme, especialmente de los países agresores.
  • Respeto a la Democracia.

Reruerda los 14 puntos de Wilson. En septiembre, unas 15 naciones prestaron su adhesión a esta Carta.

LA CARTA DEL ATLÁNTICO (14 DE AGOSTO DE 1941).
 
El presidente de los Estados Unidos de América y el Primer Ministro representante del Gobierno de S.M. en el Reino Unido, habiéndose reunido en el Océano, juzgan oportuno hacer conocer algunos principios sobre los cuales ellos fundan sus espe-ranzas en un futuro mejor para el mundo y que son comunes a la política nacional de sus respectivos países:
1. Sus países no buscan ningún engrandecimiento territorial o de otro tipo.
2. No desean ver ningún cambio territorial que no esté de acuerdo con los votos libremente expresados de los pueblos interesados.
3. Respetan el derecho que tienen todos los pueblos de escoger la forma de gobierno bajo la cual quieren vivir, y desean que sean restablecidos los derechos soberanos y el libre ejercicio del gobierno a aquéllos a quienes les han sido arrebatados por la fuerza.
4. Se esforzarán, respetando totalmente sus obligaciones existentes, en extender a todos los Estados, pequeños o grandes, victoriosos o vencidos, la posibilidad de acceso a condiciones de igualdad al comercio y a las materias primas mundiales que son necesarias para su prosperidad económica.
5. Desean realizar entre todas las naciones la colaboración más completa, en el dominio de la economía, con el fin de asegurar a todos las mejoras de las condiciones de trabajo, el progreso económico y la protección social.
6. Tras la destrucción total de la tiranía nazi, esperan ver establecer una paz que permita a todas las naciones vivir con seguridad en el interior de sus propias fronteras y que garantice a todos los hombres de todos los países una existencia libre sin miedo ni pobreza.
7. Una paz así permitirá a todos los hombres navegar sin trabas sobre los mares y los océanos.
8. Tienen la convicción de que todas las naciones del mundo, tanto por razones de orden práctico como de carácter espiritual, deben renunciar totalmente al uso de la fuerza. Puesto que ninguna paz futura puede ser mantenida si las armas terrestres, navales o aéreas continúan siendo empleadas por las naciones que la amenazan, o son susceptibles de amenazarla con agresiones fuera de sus fronteras, consideran que, en espera de poder establecer un sistema de seguridad general, amplio y permanente, el desarme de tales naciones es esencial. Igualmente ayudarán y fomentarán todo tipo de medidas prácticas que alivien el pesado fardo de los armamentos que abruma a los pueblos pacíficos"

J. C. PEREIRA/P. MARTÍNEZ, Documentos básicos sobre Historia de las Relaciones Internacionales (1815-1991), Madrid, 1995, pp. 306-307.


En otra reunión en diciembre de 1941, conocida con el nombre de ArcadiaRoosevelt y Churchill ratificaron la Carta del Atlántico, crearon una Junta de Jefes de Estado Mayor formada por americanos e ingleses y redactaron una “Declaración de las naciones unidas en guerra contra Hitler” que firmaron 26 países.

El 1 de enero de 1942 se firmó el Pacto de Washington en el que  26 Estados en guerra contra el Eje se comprometen a no firmar la paz por separado.

martes, 11 de febrero de 2020

II GUERRA MUNDIAL: LA RENDICIÓN DE JAPÓN (2.09.1945). FIN DE LA GUERRA

Los altos mandos del ejército y de la política japonesas estaban divididos en cuanto a la actitud a tomar, o proseguir la guerra o continuar las negociaciones con los norteamericanos. La situación era desespetrada tras el lanzamientos de las dos bombas atómicas. Finalmente, en una reunión del 9 de agosto, a indicaciones del propio Hirohito, se acordó que Japón se rindiese a condición de que el Emperador conservase su posición simbólica como representante del pueblo japonés. Algunos oficiales jovenes eran partidarios de acabar con los partidarios de la paz y obligar al Emperador a luchar hasta el final.

Truman aceptó mantener al Emperador aunque despojado de su carácter divino. El 12 de agosto, los aliados aceptaron que se mantendría al Emperador pero indicando que el futuro gobierno japonés debía depender de la voluntad del pueblo japonés libremente expresada. Era algo que se consideraba retórico pues nadie creía que el pueblo japonés pudiera votar una república.

El día 14, Hiro Hito exigió a los altos cargos del gobierno y a sus principales asesores que aceptasen su propuesta de rendición. Acto seguido grabó el mensaje de rendición que se divulgaría  al día siguiente, 15 de agosto de 1945 a pesar del intento de algunos oficiales que trataron de impedir que se divulgara. Con gran sorpresa, el pueblo japonés escuchó por primera vez la voz de Hirohito, su Emperador, que anunciaba la aceptación de los términos de la Declaración Conjunta de las Potencias aliadas, es decir, la rendición de Japón.  También ordenaba a las tropas que depusieran las armas y colaborasen con las fuerzas aliadas para mantene el orden y la disciplina.

Un fragmento del texto tomado  de Wikipedia:


"Después de reflexionar profundamente sobre las tendencias generales del mundo y las condiciones reales que se dan hoy en nuestro imperio, hemos decidido lograr un arreglo de la situación actual recurriendo a una medida extraordinaria.
Hemos ordenado a nuestro gobierno que comunique a los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña, China y la Unión Soviética que nuestro imperio acepta las disposiciones de su Declaración Conjunta.
(...) Pero ahora la guerra ha durado casi cuatro años. A pesar de lo mejor que ha hecho todo el mundo: los valientes combates de las fuerzas militares y navales, la diligencia y la asiduidad de nuestros servidores del estado y el servicio devoto de nuestros cien millones de personas, la situación de guerra no se ha desarrollado necesariamente para la provecho de Japón, mientras que las tendencias generales del mundo se han vuelto contra su interés.
Además, el enemigo ha comenzado a emplear una bomba nueva y más cruel, cuyo poder para hacer daño es, de hecho, incalculable, y está cobrando la vida de muchas vidas inocentes. Si continuamos luchando, no solo resultaría en un colapso final y la destrucción de la nación japonesa, sino que también conduciría a la extinción total de la civilización humana. Siendo ese el caso, ¿cómo podemos salvar a los millones de nuestros súbditos, o expiarnos ante los espíritus sagrados de nuestros antepasados imperiales? Esta es la razón por la que hemos ordenado la aceptación de las disposiciones de la Declaración Conjunta de los potencias. 
(...)  Somos muy conscientes de los sentimientos más íntimos de todos ustedes, nuestros súbditos. Sin embargo, es de acuerdo con los dictados del tiempo y el destino que hemos resuelto allanar el camino para una gran paz para todas las generaciones venideras al soportar lo insoportable y sufrir lo que es insoportable....

Para la población japonesa supuso un gran impacto. Anami, exministro de Guerra, y Onishi, segundo Jefe de Estado Mayor de la Armada, se hicieron el harakiri. También se lo hicieron otros muchos oficiales.

En 2015, con motivo del 70 aniversario del fin de la Guerra, la Casa Imperial Japonesa ha publicado una copia remasterizada del discurso del Emperador que se emitió el 15 de agosto de 1945 y que duró algo más de cuatro minutos. Está disponible en su página Web: https://www.kunaicho.go.jp/

Las capitulaciones se firmaron el 2.09.45 a bordeo del Acorazado Missouri anclado en la bahía de Tokio ante el General Mac Arthur, el gran protagonista de una ceremonia que duró poco más de 20 minutos y fue retrasmitida para todo el mundo. El primero en firmar el documento fue Mamoru Shigemitsu, Ministro de Relaciones Exteriores de Japón, que actuaba "por orden y en nombre del Emperador del Japón y del Gobierno Nipón"






 Después firmó Docuglas MacArthur.


Finalmente, firmaron representantes de la República de China, Reino Unido, Unión Soviética, la Mancomunidad de Australia, Canadá, la República Francesa, Reino de Holanda y Nueva Zelanda.  


Posteriormente, esta acta fue enviada a los Estados Unidos, se presentó al presidente Truman en una ceremonia formal celebrada el 7 de septiembre. 

Durante el acto, los japoneses habían esperado un discurso de MacArthur lleno de reproches y acusaciones; sin embargo, el general habló de libertad, paz y justicia.

(...) Mi más fervorosa esperanza -y la esperanza de toda la humanidad-, es que de este solemne acto, sobre la sangre y matanzas del pasado, surja un mundo mejor fundado sobre la fe y la comprensión; un mundo consagrado a la dignidad del hombre y el cumplimiento de sus más profundos anhelos: la libertad, la tolerancia y la justicia....Oremos todos para que se restaure la paz en todo el mundo y para que Dios la conserve para siempre. Se levanta la sesión"  (MacArthur)

Los firmantes japoneses salieron del acto con la conciencia de haber protagonizado uno de los episodios más humillantes de la historia de Japón. La II Guerra Mundial había terminado con este último acto.

lunes, 10 de febrero de 2020

VIDEO: "HIROSHIMA Y NAGASAKI EN QUINCE MINUTOS"

En la Web hay muchos vídeos sobre el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki que proyectan imagenes espeluznantes de los devastadores efectos de las bombas. Un ejemplo (no demasiado largo):



viernes, 7 de febrero de 2020

"SENDEROS DE GLORIA", UNA PELÍCULA PARA ENSEÑAR Y APRENDER HISTORIA. HOMENAJE AL RECIENTEMENTE FALLECIDO KIRK DOUGLAS


 

"Senderos de Gloria", una buena y clásica película antimilitarista que resulta muy útil para enseñar y aprender historia y otros materias. He puesto muchas veces la primera parte de esta película en clase de Historia, recrea perfectamente las trincheras de la I Guerra Mundial, la vida en ellas, la situación anímica de los soldados, las formas de ataque y retroceso en los lodazales del frente del norte de Europa, la actitud poco moral de los jefes a los que importa más su prestigio que la vida de sus soldados....

Se puede consultar su ficha técnica y algubas críticas en la Web, por ejemplo en:
https://www.filmaffinity.com/es/film448956.html

En la red hay también varias páginas que ofrecen guías y sujerencias para un aprovechamiento didáctico de esta película, por ejemplo:




jueves, 6 de febrero de 2020

RESEÑA DE "VIAJERAS POR EL LEJANO ORIENTE (1847-1910)", DE PILAR TEJERA


TEJERA, P. Viajeras por el lejano Oriente (1847-1910). Madrid: Ediciones Casiopea, 2019.

Los intercambios comerciales de los países occidentales con Extremo Oriente crecieron mucho durante el s. XIX, especialmente desde que, por medio de “tratados desiguales”, obligaron a abrirse al tráfico a China (Guerras del Opio) y Japón (comodoro Perry). La mayoría de las potencias coloniales intentaron estar presentes y dominar estos espacios,  empleando en ocasiones la fuerza. El dominio colonial hizo que fueran frecuentes los viajes de gobernantes, funcionarios, diplomáticos, militares, agentes comerciales, misioneros, etc. Sus testimonios, las imágenes que ofrecían las novedosas fotografías de las últimas décadas del XIX, las noticias de prensa, los libros y relatos, los fascinantes productos orientales como la seda o la cerámica… despertaron la curiosidad por conocer aquellas tierras, sus gentes, su cultura y su arte. Los nuevos medios de transporte iban a facilitar los viajes y a hacerlos más cortos y relativamente más cómodos.


Viajes que, en la mentalidad de la época, parecían reservados a los hombres. Respecto a las mujeres, era común compartir el pensamiento del editor de guías de viajes K. Baedeker “Una dama no debería jamás desplazarse sin acompañante a un lugar recóndito” o el del político conservador inglés Lord Curzon “su sexo y su entendimiento las hacen ineptas para la exploración y este tipo de trotamundos femenino es uno de los mayores horrores de este fin de siglo XIX”. Afortunadamente, muchas mujeres trataron de demostrar lo equivocado de estas opiniones y, haciendo realidad sus sueños, desafiaron a una sociedad machista y se aventuraron por India y tierras del Extremo Oriente asiático, incluso por muchos de sus espacios ignotos, generalmente poco seguros. Mujeres, preferentemente de clase media, que afrontaron con determinación las inclemencias de climas ecuatoriales y tropicales, las amenazas para la salud (enfermedades como la malaria, falta de higiene…), la aversión al extranjero de algunos autóctonos, la impredecible reacción de algunas tribus, los peligros propios de los viajes, la incomunicación… Hay que agradecer que la mayoría de ellas decidieran compartir y dejar para la posteridad testimonio de sus aventuras y vivencias en escritos (descriptivos, científicos o autobiográficos) y documentos gráficos (fotografías, acuarelas).


Algunas viajaron acompañando a sus esposos diplomáticos, militares o comerciantes como por ejemplo Annie Brassey, Catherine de Bourboulon, Mary Crawford Fraser, Charlotte Canning, Alice Ellen Neve… pero supieron aprovechar su estancia para explorar y conocer su entorno dejando abundantes testimonios de sus viajes como Charlotte Canning de su viaje al Tibet, Annie Brassey o Alice Ellen Neve de sus viajes a lo largo del río Yangtsé. Otras se lanzaron a la aventura en solitario como Constance Gordon Cumming, una brillante acuarelista que estuvo cincuenta años recorriendo el mundo interesándose por la geografía y la cultura de las zonas que visitaba o la científica Marie Stopes que se desplazó a Japón para investigar la flora y su evolución.


La fascinante historia de cinco mujeres ocupa la parte central de la obra. En primer lugar Ida Pfeiffer, una viajera infatigable de insaciable curiosidad, que recorrió el mundo: Brasil, Chile, Tahití, Mesopotamia, Persia, Ceilán, India, China, Borneo, Sumatra, Singapur, Célebes… Se esforzó por conocer las formas de vida del pueblo chino. Estuvo en lugares en los que corrió verdadero peligro como cuando recorrió Cantón en tiempo de la Primera Guerra del Opio, se adentró en territorio Dayak (“los cortadores de cabezas”) o en el de la tribu caníbal de los Batak (fue el primer europeo en salir con vida de este lugar). Isabela Bird, una de las grandes trotamundos, que pareció hallar en los viajes los remedios a su mala salud. Recorrió todo el Extremo Oriente, el Himalaya, India, Persia, el Kurdistán, el Atlas marroquí (ya con 70 años). También corrió verdadero peligro en algún momento. Dejó muchos testimonios de sus viajes, escribió libros (algunos de fotos) y artículos de gran éxito editorial, dio conferencias... Fue la primera mujer en ser admitida como miembro de la Real Sociedad Geográfica de Londres. Marianne North que pasó veinte años pintando paisajes, aves y plantas de medio mundo, desde América al Extremo Oriente e islas del Índico sur.  Dejó más 800 cuadros, la mayoría se pueden admirar en una galería del Jardín Botánico de Kew. Helen Caddick que escribió varios volúmenes con valiosas descripciones de sus viajes por varias ciudades de China, Japón (recorrió muchas ciudades), Singapur, Java, India… Por último, Eliza Scidmore cuya vida está íntimamente ligada a Japón. Conoció el Japón rural, sus gentes, sus paisajes remotos, su cultura, sus ciudades… Su fascinación por el paisaje japonés de los cerezos en flor le llevó a recrearlo a orillas del rio Potomac. Escribió varios libros sobre sus viajes por Japón, por Alaska, por Java… y varios artículos en la revista National Geographic.  Fue también una pionera en el mundo del periodismo y de la fotografía y  la primera mujer en entrar en la National Geographic Society de Washington.


Otras muchas mujeres realizaron diversas andanzas por el sudeste asiático, por lugares peligrosos, llenos de incomodidades. De sus vivencias dejaron valiosos testimonios. Pilar tejera recuerda los casos de Emily Innes a la que no gustó su estancia en Borneo y en la península malaya; Anna Leonowens que tuvo sus más y sus menos con el rey de Siam que le había encargado la educación de su hijo; Beth Ellis que  dejó un divertido libro sobre sus aventuras en Birmania; Sophia Raffles que, a pesar de considerar un infierno su vida en Birmania (en parte debido a que perdió a algunos hijos víctimas de las fiebres) se esforzó por conocer la vida tradicional de sus gentes; Harriette McDougall que realizó una gran labor social en Borneo en un ambiente difícil; Ana Forbes que fue una de las primeras mujeres en adentrarse por territorios vírgenes de Sumatra, Java; Margaret Brooke que dejó un  valioso testimonio de su viaje a Kuching (Borneo); y Harriet Chalmers Adams, una de las grandes exploradoras de comienzos del s. XX, que recorrió América Central y todo Extremo Oriente y escribió muchos reportajes para National Geographic.


No se olvida la autora de misioneras que, en un ambiente a veces hostil, trataron de llevar el mensaje evangélico. Ciertamente, fueron unas mujeres muy valerosas que tuvieron que vivir en ambientes de fuertes tensiones sociales y  movimientos de xenofobia contra los extranjeros. Muchos autóctonos veían a estas misioneras como agentes de las potencias extranjeras. Su labor sobrepasó los límites de la evangelización, fueron educadoras, interpretes, intermediarias… Se citan algunos ejemplos: Annie Taylor la primera europea en entrar en el Tibet para llevar el mensaje cristiano; Susie Rijnhart, segunda mujer occidental en entrar al Tibet, que fracasó en su intento de entrar en Lasha cerrada a los extranjeros; Eleanor Agnes Marston que experimentó el rechazo y la incomprensión en China tras las guerras del Opio, fue compañera de viajes de Annie Taylor por el Tibet; Sarag Alice Young asesinada, junto a su esposo, en la provincia china de Shaxi; Anna Jakobsen que pudo escapar de la muerte durante la revuelta de los Bóxers y, en fin, el trío de las inseparables Mildred Cable y las hermanas Evangeline y Francesca French que desarrollaron su labor por peligrosas zonas de China, escribieron sus memorias y dejaron descripciones de gran valor para la comunidad científica.


De los viajes y aventuras de todas estas mujeres deja constancia Pilar Tejera en este magnífico relato. Un relato sumamente interesante, como otros de la misma autora sobre mujeres viajeras por otros espacios no menos interesantes y arriesgados que he tenido la oportunidad de leer e incluso comentar. La cuidada edición de la obra contribuye a hacer más agradable, si cabe, su lectura. 


La Obra en la Web de la Editorial: 

lunes, 3 de febrero de 2020

NAGASAKI, LA CIUDAD SOBRE LA QUE LOS NORTEAMERICANOS LANZARON LA SEGUNDA BOMBA ATÓMICA


Tres días después  del lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima, los norteamericanos lanzaron otra sobre la ciudad de Nagasaki, era el 9 de agosto de 1945. El día anterior, Stalin había declarado la guerra a Japón y sus tropas invadieron Manchuria.

La bomba, denominada Fat Man por su abultado aspecto, era un artefacto de plutonio 239, de 3,6 metros de largo y 4,6 toneladas de peso. Era una bomba más potente que la lanzada sobre Hiroshima. La siguiente imagen da más detalles sobre la bomba:


Nagasaki no era, en principio, el objetivo elegido. El B-29 "Bock’s Car" que transportaba la bomba despegó de la base de Tinian (islas Marianas) con el objetivo de arrojarla sobre Kokura, una ciudad plana. Una atmósfera de niebla y humo impidió al piloto localizar el punto de referencia, ante este inconveniente  se dirigió a Nagasaki. Lanzó la bomba el 9 de agosto de 1945, a las 11 horas y 2 minutos. Detonó a 550 metros sobre la ciudad.







Esta bomba causó 73.884 muertos y 74.909 heridos, además de los daños mentales y físicos que afectaron ala población los días, meses y años siguientes, secuelas similares a las sufridas por la población de Hiroshima. Los edificios situados cercanos al epicentro se evaporaron debido a las altas temperaturas que se alcanzaron, 70 % de los edificios de la ciudad quedaron destruidos.



La desvatación de Nagasaki hubiera sido mayor de no estar la ciudad protegida por unas colinas:


El avión que transportó la bomba hoy está expuesto en  el Museo Nacional de la Fuerzas Aéreas de Estados Unidos (Dayton, Ohio).



Si las razones aducidas por Estados Unidos para el lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima (ahorrar vidas humanas) son muy discutibles, no existe ninguna justificación para el lanzamiento de la bomba en Nagasaki cuando Japón estaba al borde la rendición. Cinco días después de Nagasaki se rindió Japón.


Museo de la Bomba en Nagasaki


TESTIMONIO DE UN MÉDICO DE NAGASAKI
Nos hemos encontrado sepultados bajo las ruinas del hospital (...). Curiosamente no ha habido ningún ruido. Aparentemente no estoy herido. Pronto empiezan a llegar enfermos del hospital y gentes de fuera. Están todos heridos, desnudos, ensangrentados y sin piel. Rostros calcinados, color ceniza, casi negros, los cabellos hirtusos... Se arrastran, no pueden sostenerse en pie. Miro al exterior. Todo está en llamas, la ciudad ha desaparecido (....).
Takashi Nagai, publicado en el periódico "Asahi"; citado en : D. FRANCOIS: cit., pág. 229.

jueves, 30 de enero de 2020

LITTLE BOY, LA BOMBA ATÓMICA QUE ARRASÓ HIROSHIMA


Cartel advirtiendo de las medidas de confidencialidad para 
los trabajadores en el Proyecto Manhattan
El día en que comenzaba la Conferencia de  Postdam (17 de julio de 1945), el presidente Truman, que se encontraba en Postdam, recibió un  telegrama que decía "el niño ha nacido bien". Eso significaba que el ensayo nuclear haciendo explotar un artefacto de plutonio, efectuado el día anterior en Alamogordo, en el desierto de Nuevo México, había sido satisfactorio. El resplandor de la detonación se vio a 400 kms. de distancia y  el ruido se oyó en gran parte del sudeste de Estados Unidos. La prensa informó que se trataba de la explosión de un depósito de munición. Era la culminación del ultrasecreto Proyecto Manhattan en el que se había hecho una fuerte inversión (2000 millones de dólares de la época) y habían trabajado unas 125.000 personas  en varios centros desde hacía más de tres años. Trabajaron en el Proyecto varios científicos pioneros de la física nuclear, norteamericanos y procedentes de varios países europeos. El informe enviado a Postdam aseguraba que "la experiencia ha superado las esperanzas más optimistas". 

Truman no podía estar más satisfecho, ahora estaba en una posición de superioridad en la Conferencia. Comunicó la noticia a Churchill informándole de la posibilidad de emplearla contra Japón. Trumen comunicó la noticia a Stalin, pero restando importancia al hecho, Stalin tampoco pareció prestar demasiada atención a la noticia.

Truman, en una decisión muy polémica, autorizó el lanzamiento de dos bombas atómicas sobre Japón, la primera sobre Hiroshima. Algunos militares y científicos mostraron su disconformidad con el empleo de este arma ya que Japón estaba al borde del colapso gracias a los bombardeos aéreos. Sin embargo, otros estaban deseosos de probar la nueva arma en un blanco real. A posteriori, Truman trató de justificar su decisión basándose principalmente en la necesidad de ahorrar vidas humanas si se alargaba la guerra. Un mal menor, vamos. ¿Tal vez quería enviar un mensaje a la URSS en un momento en que se prevía la futura próxima rivalidad de las dos superpotencias en lo que se ha denominado la Guerra Fría? Sea como fuere, su nombre siempre estará unido a esta infausta decisión.

"Antes de tomar la decisión final de lanzar la bomba atómica, convoque a un comité de las más destacadas personalidades en el campo científico, educativo y político para escuchar sus opiniones y consejos. Pregunté su opinión a los jefes de Estado Mayor y calculé el tiempo que podrían resistir los japoneses y cuantas vidas -americanas y japonesas- costaría invadir la isla principal de Japón. (...) Era deber mío de presidente obligar a los guerreros japoneses a avenirse a razones, con la mayor rapidez y con la menor pérdida de vidas humanas que fuera posible. Entonces tomé mi decisión, una decisión que a mí solo incumbía..." (Harry S. Truman)
 


El 6 de agosto de 1945, despegó desde la base de Tinian (islas Marianas)  el bombardero B-29  “Enola Gay”, pilotado por el teniente coronel Paul W. Tibbets, llevando la bomba atómica para lanzarla sobre Hiroshima, una ciudad de algo más de 300.000 habitantes. ¿Por qué fue la elegida?  ¿Tal vez porque apenas había recibido una docena de bombas durante la guerra y por ello se podía apreciar con nitidez el poder destructivo de la nueva bomba?

Little Boy
De entre toda la tripulación, solo Paul W. Tibbets conocía la naturaleza de la bomba que transportaban. La bomba, Little Boy, de uranio 235, medía algo más de 3 metros y pesaba 3.628 kg, fue lanzada desde 9.631 m. de altitud. Ese día la visibilidad sobre Hiroshima era muy buena lo que facilitó el lanzamiento. A las 8,15 se dejó caer la bomba que detonó 47 segundos después a 574 m. por encima de una ciudad totalmente desprevenida. 
 
"En este reloj de pulsera encontrado en las ruinas de la ciudad, la aguja pequeña del reloj quedó abrasada por la explosión, marcando una sombra sobre él mismo que le hace parecer la aguja grande" Imagen y texto tomados de: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/bombardeos-hiroshima-y-nagasaki_10590.


Una vez lanzada, el Enola Gay se tuvo que alejar rápidamente para no ser alcanzado por el hongo atómico, a pesar de todo sintieron una fuerte onda de choque y un potente resplandor, desde las ventanillas pudieron ver la formación del hongo atómico que se elevó hasta los 17.000 metros.




National Geographic



Los habitantes de Hiroshima vieron una luz cegadora y un aumento espectacular de las temperaturas que llegaron a  50.000 grados en el epicentro (en una diezmilesima de segundo se llegó a los 300.000º). Esto ocasionó la vaporización de unas 17.000 personas, de algunas únicamente quedó su sombre en una pared ("fotografía atómica"). Todos los edificios en un radio de 1800 m. del hipocentro también quedaron vaporizados.  Quedaron destruidos un 63 % de los 76.000 edificios de la ciudad.


Y lo que es más importante, murieron unas 80.000 personas y 50.000 quedaron heridas en el momento (muchos con terribles quemaduras). Para aplacar su enorme sed, algunos bebieron agua muy contaminada... En los días siguientes,  muchos murieron por causa de la radiación y en los meses y años siguientes, otros muchos padecieron cánceres, vieron nacer a sus hijos con malformaciones... Los habitantes de Hiroshima, y los japoneses en general quedaron en un estado de schock.


"Nuestro mundo se halla frente a una crisis de la que aún no se han dado cuenta aquellos que se hallan en disposición de adoptar decisiones capitales para el bien o para el mal. La potencia desencadenada del átomo lo ha trastocado todo, salvo nuestras maneras de pensar, y andamos a la deriva hacia una catástrofe sin precedentes. Nosotros, los científicos, que hemos librado de este poder inmenso, tenemos la abrumadora responsabilidad de desintegrar el átomo para el bien del género humano y no para su destrucción". (Telegrama remitido por Einstein al Presidente Truman a fines de octubre de 1945).

Otras entradas de este Blog sobre el tema:
 

miércoles, 29 de enero de 2020

RESEÑA DE "BREVE HISTORIA DE LA MITOLOGÍA GRIEGA"


Arranz Santos, R. Breve historia de la mitología griega. Historia de los mitos volumen 3. Madrid: Nowtilus, 2019.

La civilización griega fue elaborando una serie de mitos y leyendas que trataron de explicar los orígenes del mundo y los fundamentos de sus creencias religiosas. Este bagaje cultural se fue transmitiendo de forma oral en sus orígenes hasta que fue poniéndose por escrito. Leyendas y mitos que se entremezclan y de los que, en muchas ocasiones, existen versiones diversas, complementarias e incluso contradictorias. Es bien sabido que gran parte de esta mitología fue adoptada en lo esencial por la civilización romana, si cambiando el nombre de muchos protagonistas. Estos mitos y leyenda tuvieron gran presencia en la literatura y el arte griegos (esculturas, relieves, decoración de cerámicas…), presencia que ha estado muy presente en la historia de la literatura y el arte hasta la actualidad (en algunos estilos ha sido una de las principales fuentes de inspiración de la escultura y la pintura). 

Rebeca Arranz ha sabido recopilar en una obra de estas características la enorme cantidad de mitos, leyendas y hazañas (protagonizados por dioses, héroes legendarios y seres fantásticos y monstruosos) que componen el corpus de la mitología griega. Se explica con detalle cómo se representan los personajes y sus actuaciones, cuáles son sus atributos y cómo ha ido cambiando su iconografía. Esto es de gran ayuda, por ejemplo, para interpretar gran cantidad de obras de arte. Hacer todo esto no es tarea fácil y menos de una forma didáctica y amena sin abandonar el rigor científico. 

El primer capítulo está dedicado a los orígenes. Para los griegos, la Teogonía de Hesíodo (hacia el año 700 a. C.) fue la narración estándar sobre el origen del mundo (cómo se organizó a partir del caos preexistente) y del linaje de los dioses. La autora explica la aparición de las divinidades primitivas de Gea (la Tierra) y Urano (el Cielo) con su descendencia y el matrimonio de Rea y Crono del que descienden la mayoría de los dioses olímpicos con Zeus a la cabeza. Explica cómo se representan estas leyendas desde la antigüedad y los atributos de los distintos personajes que nos ayudan a identificarlos. Un tema importante de la mitología griega es la aparición del hombre y la mujer, un episodio que, como detalla la autora, se explica desde muchas perspectivas destacando los personajes de Prometeo y Pandora. Y un mito presente en otras muchas culturas según el cual Zeus intentó acabar con la humanidad con un gran diluvio.

El pilar más importante de la religión griega son las mitos sobre de sus dioses olímpicos. Son dioses humanizados que experimentan sentimientos propios de los hombres como amor, odio o venganza y que se enredan participando en los asuntos humanos que les llevan a enfrentamientos entre sí. Les diferencian con los hombres son su inmortalidad y algunas capacidades como la invisibilidad o metamorfosis. El texto da cuenta de sus atributos, su iconografía con sus versiones y variantes, sus matrimonios, su descendencia, sus historias amorosas extramatrimoniales, sus gestas y hazañas, los mitos en los que participan… El capítulo trata de Zeus el padre de los dioses, su prolífica esposa Hera, Poseidón el dios del mar, Hades el soberano de los infiernos, Atenea la diosa de la sabiduría, Ares el dios de la guerra, Afrodita diosa de la belleza y el amor, Hefesto dios del fuego, Hermes el mensajero de los dioses, Apolo el dios de muchos atributos, Artemisa diosa de la naturaleza, Deméter diosa de la agricultura, Hestia diosa del hogar y Dioniso dios del vino.

Otros dioses menores, alegorías y monstruos tienen un destacado papel en la mitología griega. De su genealogía, atributos, iconografía y participación en mitos y leyendas se ocupan los capítulos tres y cuatro:  Horas hijas de Zeus y Tetis;  ninfas relacionadas con la naturaleza; ríos y montes divinizados; nereidas, tritones, hipocampos y centauros marinos que habitan todos en el mar; deidades relacionadas con el devenir del tiempo: Helios el sol, Selene la luna, Nyx la noche, Hécate la oscuridad, Eros la aurora, Eósforo el lucero de la mañana y Héspero el lucero de la tarde; dioses de la vida y de la muerte: Hypnos el dios del sueño, Tánato dios de la muerte, las Moiras, las almas de los muertos; dioses del cortejo de Apolo  (musas, sibilas, las gracias…) o de Dioniso (sátiros, genios, menades…) etc. También tienen su protagonismo seres monstruosos como centauros, esfinges de anatomía compleja, sirenas vinculadas con las artes musicales, la Quimera de tres cabezas, grifos, Harpías, Gorgona, Medusa, monstruos pobladores del Hades (Can Cerbero), Minotauro, Pegaso, Hidra, Pitón…


No podía faltar un capítulo dedicado a los héroes, en un principio personajes de doble naturaleza (humana y divina) o divinizados. Ligados muchas a veces a profecías que marcaron su destino, fueron capaces de realizar grandes hazañas, a veces imposibles. Suelen estar muy relacionados con una ciudad o región. Por citar algunos: Heracles que participa en muchos mitos y aventuras, lo más representado de su vida son escenas relacionadas con sus doce trabajos; Perseo, el héroe de Argos y fundador de Micenas, cuya hazaña más famosa fue dar muerte a la Medusa; Belerofonte el héroe de Corinto; Cástor y Pólux los héroes de Esparta; Teseo el héroe de Atenas vencedor del Minotauro; Jasón y los Argonautas; las legendarias historias relacionadas con Edipo, rey de Tebas…

 Cierra la obra el capítulo dedicado a la guerra de Troya tan excelentemente cantada por Homero en la Ilíada y la Odisea. Hay que tener en cuenta que la guerra de Troya tuvo lugar en torno al 1250-1220 a. C. y las obras de Homero se pueden fechar en torno al 750 a. C. Los episodios más emblemático de la guerra de Troya narrados en la Ilíada han sido fuente inagotable de inspiración para artistas y literatos: las bodas de Tetis y Peleo el juicio de Paris, el rapto de Helena…  y el comportamiento de Aquiles el principal protagonista de la obra, desde su refugio entre las doncellas de corte de Nicomedes hasta que dio muerte a Héctor, el modelo de héroe troyano, y su muerte a manos de Paris que no es un héroe propiamente dicho. Acaba la Ilíada con la caída de Troya tras la introducción del famoso caballo en la ciudad. La Odisea es un poema de aventuras, las que tuvo que pasar Odiseo en un viaje nada tranquilo para volver a su Ítaca natal. Muchas otras obras han tratado estos temas relatados en los poemas homéricos.



Rebeca Arranz, para escribir esta obra de síntesis, aparte de bibliografía más reciente, ha manejado la obra de los autores clásicos que más han aportado a este campo y ha intercalado fragmentos de las obras de muchos de ellos: Hesíodo, Ovidio, Homero, Apolodoro, Pausanias, Plutarco, Plinio el Viejo, Proclo…. Son de agradecer las más de 70 imágenes que ayudan a entender el texto.

La obra en la Web de la Editorial:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...