domingo, 26 de julio de 2020

LA CONDENA Y EJECUCIÓN DEL MATRIMONIO ROSENBERG, EL EPISODIO MÁS SONADO DE LA "CAZA DE BRUJAS" EN EE.UU.

La acusación, proceso, condena y ejecución del matrimonio Julius y Ethel Rosenberg tuvo lugar en un contexto que favoreció su condena: la Guerra Fría (y más concretamente la Guerra de Corea), de la histeria norteamericana ante la amenza comunista y la posible existencia de una red de espionaje ruso en Estados Unidos y la "caza de brujas" del senador McCarthy (ver entrada de este Blog dedicada al tema).


Los Rosenberg era de origen judío y fervientes comunistas,  ingresaron en el P. Comunista en 1942 aunque lo abandonaron un año después (según sus acusadores, lo hicieron para encubrir sus actividades de espionaje). Fueron acusados de espionaje atómico. Julius fue detenido el 17 de julio de 1950 y su esposa el 11 de agosto. Comparecieron en juicio el 6 de marzo de 1951 ante un tribunal presidido por el juez Irving R. Kaufman. Poco más de veinte días más tarde fueron declarados culpables y el 5 de abril condenados a muerte por haber pasado a un gobierno extranjero información importante para la defensa nacional. La información que supuestamente habían pasado a los soviéticos se cree que era de escaso valor para el proyecto atómico de la URSS. Las pruebas eran mucho más débiles en el caso de Ethel. Ésta era hermana de David Greenglass, un trabajador del centro de investigación nuclar los Álamos donde se coordino el proyecto Manhattan, que fue detenido en 1950 acusado de espionaje, en su proceso acusó a su hermana y a su cuñado de formar parte de una trama de espionaje. Los Rosenberg negaron los cargos hasta el final y se negaron a confesar su culpabilidad aún a sabiendas que el hacerlo podía haberles salvado la vida. Y, a pesar de las fuertes presiones, se negaron a delatar a nadie.

Siguió un largo período de apelaciones basadas en la dudosa constitucionalidad de la Ley de Espionaje de 1917 por la cual se les condenó y en la también dudosa imparcialidad del juez Irving R. Kaufman. Fueron más de veinte las apelaciones, siete de ellas llegaron hasta la Corte Suprema, todas ellas fueron rechazadas.  Los esposos fueron ejecutados en la silla eléctrica en la prisión Sing Sing de Ossinig (Nueva York), era el 19 de junio de 1953.



"La ejecución de los Rosenberg es un linchamiento legal que mancha de sangre a todo un país". Jean Paul Sastre

De nada valieron las campañas mundiales (manifestaciones, mítines, libros, peticiones de personalidades como la de Pío XII...) señalando la que no había pruebas suficientes y pidiendo un indulto para que no se ejecutara la sentencia. Tampoco sirvieron de nada las campañas dentro de Estados Unidos o las "vigilias" (algunas de varios días) ante la Casa Blanca. El nuevo presidente Einsehower, horas antes de la ejecución, se negó a conceder el indulto,

Ethel, en la última carta que escribió, afirmó que ella y su esposo serían reivindicados por la Historia. La polémica sobre la sentencia no acabó con su muerte, en los años posteriores  siguió un debate su culpabilidad o inocencia.  ¿Fueron víctimas de una sociedad obsesionada con el peligro soviético en el contexto inmediato de la Guerra de Corea? De hecho, el juez les acusó de haber posibilitado muchas bajas de soldados norteamericanos en la Guerra de Corea.

El desenlace de este proceso impulsó las actividades del Comité de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy,



jueves, 25 de junio de 2020

LA "CAZA DE BRUJAS" DEL SENADOR McCARTHY EN ESTADOS UNIDOS, UN EPISODIO ENMARCADO EN LA GUERRA FRÍA

En el contexto de la guerra fría y en un ambiente de ferviente anticomunismo,  tuvo lugar en Estados Unidos el lamentable episodio que ha pasado a la historia como "caza de brujas", ligado a la persona del senador MacCarthy (de ahí también el nombre macartismo).

Desde el fin de la Guerra Mundial existía una preocupación por la infiltración de algunos comunistas en diversos sectores de la Administración. En los años 1945 y 1946 se descubrieron algunos casos de espionaje poco importantes. En 1947, Truman encargó al FBI la realización de una encuesta sobre la lealtad de los funcionarios y comenzó a funcionar el Comité de Actividades Antiamericanas (HUAC). Las actividades de este Comité centraron parte de su atención en el mundo del cine, algunos miembros de este colectivo colaboraron con el Comité, pero otros se negaron acogiéndose a la quinta enmienda de la Constitución. Los más afectados pasaron a conocerse como los Diez de Hollywood que, en 1947, lideraron una marcha a Washington para protestar contra las actuaciones del Comité. El Gobierno trató por todos los medios de desacreditarlos.



El proceso a Alguer Hiss (un alto funcionario que había participado en las conferencias de Yalta y San Francisco y que era presidente de la Dotation Carnegie para la Paz) por haber pertenecido al P. Comunista y haber enviado documentación a la URSS y su posterior condena a cinco años de cárcel (enero, 1950) hizo que la opinión pública percibiera la importancia de una amenaza comunista para los EE.UU. Hiss acabó siendo declarado perjuro por haber negado su pertenencia al Partido Comunista y condenado a cinco años de cárcel (1950), su caso nunca se ha aclarado del todo. Fue el trampolín para la acción de McCarthy.

Este episodio abonó el terreno para que el senador J. McCarthy lanzara una campaña contra los "traidores" del Departamento de Estado (dijo conocer el nombre de 205 infiltrados en este Departamento). Cuando meses más tarde se inició la Guerra de Corea, los peligros anunciados por McCarthy parecían ser una realidad. El senador fue nombrado presidente del Comité de Actividades Antiamericanas desde donde alentó la "caza de brujas" a gran escala. Se convirtió en una especia de héroe nacional,

El discurso fuertemente chovinista de McCarthy encontró muchos apoyos: magnates del petróleo, miembros de las clases medias, granjeros, muchos inmigrantes recientes católicos... y también de intituciones como la Legión Americana que puso mucho interés en desenmascarar a intelectuales, científicos y actores. El Sindicato de Actores, presidido por R. Reagan confeccionó una lista negra de sospechosos, muchos de los investigados tuvieron muchas dificultades para volver a trabajar en Estados Unidos. Se vieron perseguidos personajes famosos en el mundo del cine como Elmer Bernstein, Charlie Chaplin, Edward Dmytryck, Carl Foreman, John Garfield, Arthur Miller, Robert Rossen y Dalton Trumbo, y muchos otros.

Se alentó la delación y denuncia de cualquiera que fuera sospechoso de simpatizar con las ideas comunistas o que pudiera ser un infiltrado. Claramente privó la idea de culpabilidad sobre la de presunción de inocencia. Métodos inquisitoriales. Hubo muchos procesos, el más sonado el de los esposos Rosenberg acusados de espionaje en favor de la URSS y ejecutados en 1953 (a este episodio dedicaré una próxima entrada). Tras múltiples interrogatorios sin garantías legales, el resultado de estos procesos fueron  condenas a prisión, pérdidas de empleo de mucha gente, descrédito y  pérdida de la reputación,  exilio (como el caso de Ch. Chaplin, D. Trumbo)...

Los excesos de la "caza de brujas" fueron, a la larga, el fin de esta política y de su inspirador. El paso en falso de McCarthy al atacar al ejército fue el final del Senador y de su política. Con el apoyo del presidente Eisenhower, el Pentagono y el Senado reacionaron contra MacCarthy al que desacreditaron ante la opinión pública (pusieron de relieve sus graves problemas de alcoholismo) a la vez que condenaban sus actuaciones. Mac Carthy fue apartado del Comité de Investigación Permanente del Senado en 1954, tras lo cual decayó su influencia política (aunque continuó en el Senado). La "caza de brujas" fue diluyendose.


martes, 23 de junio de 2020

RESEÑA DE "PÓKER DE REINAS. LAS CUATRO HERMANAS DE CARLOS V"

MÁRQUEZ DE LA PLATA, V. Póker de reinas. Las cuatro hermanas de Carlos V. Madrid: Ediciones Casiopea, 2019.

En este ensayo de divulgación histórica,  V. Márquez de la Plata describe con cierto detalle la biografía de las cuatro hermanas de Carlos V, hijas del turbulento matrimonio de Felipe el Hermoso y Juana, hija de los Reyes Católicos: Leonor, Isabel, María y Catalina. Todas ellas llegaron a ser reinas de diferentes países de Europa. Aunque no se refleja en el título, la autora se ocupa también de la vida de los otros dos hijos de Felipe y Juana: Fernando I, criado y educado en España, el nieto favorito para Fernando el Católico, que, por paradojas del destino, llegó a ser rey de Bohemia y Hungría y sucedió a Carlos como Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico; y Carlos V, poderoso rey y emperador, que tomó muchas  decisiones que condicionaron un buena parte la vida de su hermano y de sus cuatro hermanas. Hay, también, muchas referencias a Juana, una mujer que fue víctima de las ambiciones políticas de su padre, su esposo y su hijo, que sufrió virulentos ataques de celos y soportó largos período de encierro y soledad. La autora se centra en éstos últimos, sus días en Tordesillas en unas deplorables condiciones.

Son biografías entrelazadas, cada una de ellas no puede entenderse sin las de sus hermanos o madre. Y, a la vez, biografías incardinadas en el contexto histórico del momento, el tiempo que les tocó vivir. Así pues, se abordan los problemas más importantes de la Europa de la primera mitad del s. XVI: las rivalidades y alianzas entre las potencias europeas (con especial dedicación a los enfrentamientos que sostuvieron Carlos y Francisco I), las alianzas matrimoniales para afianzar el poder de los Habsburgo, los problemas internos de España (Comunidades) y del Imperio, la amenaza turca, el avance imparable del protestantismo a pesar de los esfuerzos de Carlos por detenerlo (su hermana Isabel mostró claras simpatías por lo protestantes, se ha especulado si incluso llegó a convertirse a la nueva religión, y su hermana María que también se interesó por la reforma luterana), los avances colonizadores de España y Portugal,  etc. Sin olvidar los aspectos culturales ligados a los valores del Renacimiento y del Humanismo.


La infancia alejada de sus padres (salvo en el caso de Catalina),  la esmerada educación y los últimos días de estas cuatro reinas es objeto de atención de V. Márquez de la Plata, aunque el mayor peso en su biografía lo ostenta su vida pública. Todas vieron cómo su destino acabó marcado por la política matrimonial diseñada por Carlos y Maximiliano buscando alianzas estratégicas. Con la aceptación de esta política, las cuatro hermanas de Carlos mostraron su fidelidad y apoyo a la casa de Austria. Leonor no se opuso a un matrimonio con el rey de Portugal Manuel el Afortunado que tenía treinta años más que ella. Tras enviudar, Carlos concertó para ella (Tratado de Madrid, 1526) un matrimonio con su máximo rival, Francisco I de Francia. Este enlace tenía pocas posibilidades de ser un feliz acontecimiento en la vida de Leonor. Para la tercera hija de Felipe y Juana, Isabel, planificaron su enlace con Christian II que reinó en Dinamarca, Noruega y Suecia. Tras unos comienzos difíciles marcados por las infidelidades del marido, el matrimonio se asentó. Isabel contribuyó a atemperar en parte el tiránico carácter de Christian.  María, la quinta en la saga familiar, una mujer sumamente inteligente, culta y amante de los libros y las artes, casó con Luis II de Hungría y Bohemia. Con este matrimonio, Maximiliano buscaba fortalecer la posición frente al avance del Imperio Otomano por el centro de Europa. Luis  II murió en la batalla de Mohács frente a los turcos. Tras el fallecimiento de su esposo, María comenzó a llevar una vida de estilo monacal del que solo salió para, a petición de Carlos, ser gobernadora de los Países Bajos durante más de 20 años. Por último, Catalina, hija póstuma de Felipe el Hermoso, una niña que soportó unas duras condiciones de vida acompañando a su madre en el cautiverio de Tordesillas hasta que tuvo 16 años. Privaron a Catalina de una verdadera infancia. Casó con Juan III de Portugal, hijo de Manuel el Afortunado y Maria hija de los Reyes Católicos. Tras la muerte de su marido ejerció una difícil regencia hasta que renuncio a ella y se retiró a un convento.


Para la escritura de este ensayo de divulgación histórica, la autora ha manejado  fuentes coetáneas y amplia bibliografía reciente. El rigor y la meticulosidad están presentes en todo el texto. Es de agradecer esta síntesis biográfica, pues si bien la bibliografía sobre Carlos V es sumamente amplia, es menos abundante la dedicada a sus hermanas.

domingo, 21 de junio de 2020

PETAIN, DE HÉROE A VILLANO






(...) Quizá si hubiera muerto un poco antes, digamos a los 80 años de edad, Pétain habría pasado a la posteridad como lo que ya era, el "león de Verdún", "campeón de Francia" y no como el traidor antisemita que colaboró con los nazis....
 
Ver artículo en BBC Mundo: 

sábado, 13 de junio de 2020

GUERRA FRÍA. CAMBIOS QUE FAVORECIERON EL PASO A LA COEXISTENCIA PACÍFICA (y II): CAMBIOS EN LA PRESIDENCIA DE ESTADOS UNIDOS

En 1953 fue elegido presidente de los Estados Unidos D. D. Eisenhower, el  militar que tuvo destacadas actuaciones en la II Guerra Mundial (especialmente en los desembarcos en el norte de África o Normandía y en las ofensivas del final de Guerra). La popularidad de estas actuaciones le abrió el camino a la vida política hasta llegar a la Casa Blanca. Ganó con facilidad las elecciones de 1952 y 1956 (por lo tanto estuvo en el poder hasta enero de 1961). Fue el 34 presidente de los EE.UU.

La llegada de Eisenhower alpoder coincidió con el apogeo de la "caza de brujas" auspiciada por el senador MacCarthy (voy a dedicar a este episodio una próxima entrada). El nuevo presidente, a pesar de las presiones que recibió, no se atrevió a indultar de la pena de muerte al matrimonio Rosenberg que fueron ejecutados el 19 de junio de 1953. También apartó a R. Oppenheimer de la Comisión de Energía Atómica por haber criticado la fabricación de la denominada bomba H. Sin embargo, cuando MacCarthy cometió el error de meterse con el ejército, Eisenhower decidió acabar con este ambiente de acusaciones y poner fin a la "caza de brujas". Finalmente, las actuaciones de MacCarthy fueron condenadas por sus colegas del Senado.

En política exterior, Eisenhower se propuso fortalecer el papel de Estados Unidos en Oriente Próximo tras la Crisis de Suez. Formuló lo que algunos han llamado "doctrina de las represalias masivas", es decir, una amenaza de utilizar el armamento nuclear caso que la URSS desarrollase una política exterior muy agresiva. Esta posición se sustenteba en la superioridad nuclear de los EE.UU que, sin embargo, pronto iba a desaparecer. Pero en la práctica se aceptó la realidad de una coexistencia pacífica (¿equilibrio del terror?), como había anunciado Jruschov. Se inició un diálogo entre las dos superpotencias. Como muestra de los nuevos tiempo, Jruschov viajó a los Estados Unidos en 1959

En 1960, Kennedy fue elegido presidente. En su discurso de tomade posesión señaló las grandes líneas de su política.

(...) Por último, a las naciones que se erigirían en nuestro adversario, les hacemos no una promesa sino un requerimiento: que ambas partes empecemos de nuevo la búsqueda de la paz, antes de que las negras fuerzas de la destrucción desencadenadas por la ciencia suman a la humanidad entera en su propia destrucción, deliberada o accidental.
No les tentemos con la debilidad, porque sólo cuando nuestras armas sean suficientes sin lugar a dudas, podremos estar seguros sin lugar a dudas de que no se utilizarán jamás. Pero tampoco es posible que dos grandes y poderosos grupos de naciones se sientan tranquilos en una situación presente que nos afecta a ambos, agobiadas ambas partes por el costo de las armas modernas, justamente alarmadas ambas por la constante difusión del mortífero átomo, y compitiendo, no obstante, ambas, por alterar el precario equilibrio de terror que contiene la mano de la postrera guerra de la humanidad.
Empecemos, pues, de nuevo, recordando en ambas partes que la civilidad no es indicio de debilidad, y que la sinceridad puede siempre ponerse a prueba. No negociemos nunca por temor, pero no tengamos nunca temor a negociar.
Exploremos ambas partes qué problemas nos unen, en vez de insistir en los problemas que nos dividen (...).


Se puede leer el discurso en:


Un resumen:




En junio de 1961, en Viena, se entrevistaron Kennedy y Jruschov. En un ambiente cordial trataron varios temas del panorama internacional como la cuestión de Cuba, el futuro de Alemania o la posibilidad de negociar un desarme. En la entrevista predominaron las buenas maneras, aunque de ella no salieron acuerdos concretos.


jueves, 4 de junio de 2020

GUERRA FRÍA. CAMBIOS QUE FAVORECIERON EL PASO A LA COEXISTENCIA PACÍFICA (I): ELECCIÓN DE JRUSCHOV COMO SECRETARIO GENERAL DEL PCUS E INICIO DE LA DESESTALINIZACIÓN


Stalin murió el 5 de marzo de 1953, con su muerte se cerraba una larga etapa en la URSS. En la lucha por la sucesión tomaron ventaja los sectores más renovadores, haciéndose con la Secretaría General del Partido N. Jruschov (tras un breve periódo de Malenkov). El XX Congreso del PCUS (1956) siginificó un giro importante en la historia de la URSS: se apostó por una dirección colegiada y no una dictadura personal, y se abrió la puerta a un proceso de desestalinización tras la denuncia de la política dictatorial de Stalin y sus abusos, así como el "culto a la personalidad". Se retiraron esculturas y retratos de Stalin, se reescribió su biografía,se renombraron calles y plazas, etc. como se muestra en las fotos que siguen. Todo esto sorprendió a muchos soviéticos y comunistas de otros lugares.



En política exterior, se apostó por una nueva orientación, que, superando los fuertes enfrentamientios de la primera fase de la Guerra Fría, se reconocía la posibilidad de una coexistencia pacífica entre los bloques, una especie de apaciguamiento, sin injerencias en los asuntos internos. La URSS parecía contentarse con la consolidación de su statu quo en el mundo y, especialmente, en Europa del Este, dejando atrás su propósito de exportar la revolución.

Una muestra de este cambio de orientación en las relaciones entre las superpotencias  fue el viaje de Jruschev a EE.UU. en 1959.


KRUSCHEV Y LA COEXISTENCIA PACÍFICA. 1959

"He leído en vuestros periódicos que la política de coexistencia pacífica que os proponemos significaría en realidad la creación de un «mundo dividido». Nada más alejado en la exacta comprensión de la idea de la coexistencia pacífica que esta interpretación. En la realidad queremos obtener lo contrario: la coexistencia pacífica y la competencia de las relaciones siempre más amplias entre los pueblos, en el dominio económico y cultural. Al contrario la negación de la coexistencia y de la competencia, significan la ruptura de todas las relaciones entre los países y un relanzamiento de la "guerra fría".

Los que no quieren cerrar los ojos a la realidad deben reconocer que en nuestra época la única vía razonable para el desarrollo de las relaciones internacionales es la solución de los problemas y litigios por la negociación. Nuestro viaje a América, y la próxima visita del presidente Eisenhower a la Unión Soviética permitirán, así queremos esperarlo, proceder a un cambio de sinceras opiniones sobre las cuestiones en litigio y de más fácil comprensión para nosotros.

Vivir en paz, en buena hermandad, o caminar hacia una nueva guerra, tal es la elección ante la cual se encuentran ahora las Unión Soviética y los Estados Unidos, el mundo entero. No hay una tercera a menos que uno de nosotros considere el trasladarse a otro planeta. No creo más en ésta última posibilidad: los soviéticos no se sien ten mal del todo sobre la Tierra y pienso que vosotros no tenéis intención de encargar billetes para la luna. Según lo que conozco, la permanencia allí es bastante incómoda.
(...)
Kruschev en el Economic Club de Nueva York, septiembre de 1959


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...