martes, 22 de septiembre de 2020

RESEÑA DE "LA BATALLA DE GUADALCANAL" DE J. M. GUTIÉRREZ DE LA CÁMARA SEÑÁN

 

GUTIÉRREZ DE LA CÁMARA SEÑÁN, J. M. La batalla de Guadalcanal. Madrid: Nowtilus, 2020

 

Tras el ataque a Pearl Harbor, Japón inició una espectacular expansión conquistadora llegando a dominar el sudeste asiático y una extensa área en el Pacífico incluyendo importantes islas y archipiélagos como Filipinas, Indias Orientales Holandesas, Nueva Guinea, las Bismarck, Carolina, Palaos, Salomón, Gilbert, Marshall, Wake, Aleutianas… El año 1942 fue el de cambio de signo en la lucha y las cosas comenzaron a ir mal para los alemanes en Europa (Stalingrado) y norte de África y para los japoneses en el Pacífico. En este escenario, tres icónicas batallas fueron las que iban a marcar el nuevo curso de la guerra: La batalla del Mar del Coral (de resultado incierto), la batalla de Midway (un desastre para Japón) y la batalla de Guadalcanal de la que se ocupa la presente obra.

J. M. Gutiérrez de la Cámara, especialista en temas navales, estudia en esta obra el duro enfrentamiento que norteamericanos y sus aliados mantuvieron con los japoneses durante medio año por el dominio de Guadalcanal, una de las islas del archipiélago Salomón. Una dura batalla de desgaste en mar y tierra que  algunos  han calificado como “el Verdún del Pacífico”.

En julio de 1942,  los japoneses iniciaron la construcción de un aeropuerto en Guadalcanal que ponía en peligro el tráfico marítimo aliado con Australia. Los norteamericanos lo interpretaron como una seria amenaza y planearon tomar la isla de forma inmediata. El 7 de agosto iniciaron el asalto anfibio a Guadalcanal. A partir de este momento se sucedieron seis meses de fuertes enfrentamiento en mar y tierra que acabaron con la expulsión de los japoneses de la isla, fue la primera derrota terrestre del ejército japonés en esta Guerra.

 

El autor explica detalladamente el desembarco norteamericano en Guadalcanal, la lucha por controlar el aeropuerto, la resistencia japonesa en la isla, las principales batallas que se libraron en mar y tierra, los jefes y su estrategia (con decisiones exitosas y otras muy cuestionadas), el final con la derrota japonesa… De este largo enfrentamiento, J. M. Gutiérrez de la Cámara relata con mucho detalle el desarrollo, las fuerzas participantes y el resultado de las principales batallas: la de la isla de Savo, la primera de Matanikau, la de Tenaru, la de las Salomón Orientales, la batalla de Bloody Ridge, la batalla del cabo Esperanza, la batalla de las islas Santa Cruz, las dos batallas de Guadalcanal y la batalla de Tassafaronga. El lector se va a quedar asombrado de la precisión del relato y de la cantidad de detalles sobre la campaña de Guadalcanal y sus participantes.


 

Una batalla de desgaste que finalizó el 8 de febrero de 1943 con el abandono de la isla por los japoneses tras una fuerte ofensiva norteamericana. Habían intervenido 60.000 norteamericanos y aliados (de ellos murieron 2.000 y 4.200 acabaron heridos) y 36.000 japoneses. De éstos últimos murieron 24.000 (es verdad que 7.000 lo hicieron debido a enfermedades tropicales), 1.000 fueron hechos prisioneros y 11.000 fueron evacuado en una exitosa operación al final de la contienda. Las pérdidas materiales también fueron muy cuantiosas en ambos bandos.

En definitiva un completó análisis de la lucha en Guadalcanal bien contextualizado dentro del desarrollo de la II Guerra Mundial en el Pacífico. Se insertan en el texto múltiples ilustraciones y una gran cantidad de mapas y croquis que ayudan a su comprensión y posicionamiento en el espacio. Son de agradecer los  ocho  anexos que ofrecen una gran información sobre esta batalla y sobre la campaña del Pacífico en general: Barcos y aviones de ambos bandos con sus principales características y acciones en las que participaron y biografías de los principales mandos navales y terrestres norteamericanos y japoneses. También se inserta una cronología detallada de la batalla de Guadalcanal y otra más abreviada de la Guerra del Pacífico

La obra en la Web de la Editorial: 

https://www.nowtilus.com/pags.php?d=148c64beb10e0842f3ffa9f70b5bbf84O1O1923

J.M. Gutiérrez de la Cámara ha publicado en esta misma Editorial obras sobre la batalla de Midway, la batalla del golfo de Leyte y la guerra submarina en la batalla del Atlántico.


 

lunes, 21 de septiembre de 2020

LA GUERRA DE VIETNAM (I): DE LOS ACUERDOS DE GINEBRA (1954) A LA CAÍDA DE NGO DINH DIEM EN VIETNAM DEL SUR (1963)

Guerra de Vietnam by maria.vazquez.ruiz on emaze

Tras la derrota francesa en Dien Bien Phu, comenzaron las negociaciones para resolver la situación en el sudeste asiático. Los acuerdos de Ginebra de julio de 1954 decidieron dividir el territorio en tres Estados independientes: Vietnam, Laos y Camboya. Vietnam, a su vez, quedó dividió en dos por el paralelo 17:

  • En el Norte se estableció un estado comunista dirigido por Ho Chi Minh, un régimen de partido único. 
  • En el Sur se estableció un estado anticomunista bajo la dictadura despótica, brutal y corrupta de Ngo Dinh Diem que dependía totalmente de la ayuda norteamericana para sobrevivir. Diem liquidó a toda la oposición política, especialmente a los comunistas.

En el Sur, la represión política, la pésima situación económica y el descontento de la población campesina ante una reforma agraria que dejaba el 70 % de la tierra en manos de un 15 % de la población favorecieron que varias fuerzas opositoras se unieran para crear el Frente de Liberación Nacional de Vietnam del Sur (1960) que poco después puso en marcha su brazo armado conocido como el Vietcong. El Frente comenzó a practicar  una guerra de guerrillas que en algunos momentos adquirió tintes de guerra convencional. El FLN de Vietnam del Sur contó con el abastecimiento de armas y combatientes desde Vietnam del Norte que llegaban a través de la denominada ruta Ho Chi Ming, que consistía en una red de caminos que atravesaban la selva.

Para evitar la caída del país en la orbita comunista ("efecto dominó"), Estados Unidos pensó que debía intervenir llenando el vacío dejado por Francia tras su retirada. Así comenzó la implicación norteamericana en un largo conflicto. Accedieron a intervenir en Vietnam del Sur a pesar de que no gustaban nada las practicas despóticas y corruptas del régimen de Diem que eran duramente criticadas por la prensa norteamericana. Comenzaron a llegar los primeros "consejeros" norteamericanos cuyo número fue creciendo: a fines de 1962 eran unos 9865  y en noviembre de 1963 se acercaban a los 15.000. 

Ante el aumento de la actividad guerrillera del Vietcong, el mando militar norteamericano pensó concentrar a la población rural en las denominadas "aldeas estratégicas" que llegaron a ser unas 16.000 (7000) para albergar a unos 8 millones de campesinos. Querían evitar el contacto de los campesinos con la guerrilla. Una táctica ya empleada por los españoles en Cuba a fines del s. XIX. Esta concentración de la población consiguió un efecto contrario al deseado, ya que algunos de los campesinos trasladados comenzaron a sentir simpatias por la guerrilla.

September | 2017 | Richard Morris, Author | Page 2

La oposición al régimen de Diem fue creciendo, especialmente en las ciudades. Fue también muy importante la protesta de los budistas ante la preponderancia de los dirigentes católicos, la protesta llegó hasta el punto de que algunos monjes budistas se inmolaron quemádose vivos lo que conmocionó a la opinión pública mundial.

 

Los EE.UU., cansados de las prácticas despóticas y corruptas de Diem y de su negativa a llevar a cabo reformas de tinte democrático, decidieron acabar con él. En 1963, un complot militar lo derribó. Diem fue inmediatamente ejecutado. Tras la ejecución de Diem, Vietnam del Sur entró en una época de caos político, en 1964 se sucedieron siete gobiernos. El Frente de Liberación Nacional aprovechó la caída de Diem para lanzr una gran ofensiva contra las aldeas estratégicas hasta desmantelar el sistema. Ante esta situación, comenzó la gran escalada norteamericana en Vietnam.

lunes, 14 de septiembre de 2020

LA CRISIS DE LOS MISILES. CUBA, OCTUBRE DE1962

 

Tras abortar el intento norteamericano de invadir la Isla (Bahía de Cochinos), Cuba acordó con la URSS instalar misiles nucleares en su territorio. Aparte de atender a la petición cubana, el envío de los misiles era la respuesta de la URSS a la colocación de armas semejantes por los norteamericanos en Turquía.

El 16 de octubre de 1962, Kennedy fue informado de que los soviéticos estaban construyendo instalaciones y rampas de lanzamiento de  misiles balísticos de alcance intermedio en el oeste de la isla de Cuba. 

La guerra nuclear estuvo más cerca de lo que se creía en la Crisis de los  misiles | Materia