martes, 9 de julio de 2019

LA ESCULTURA DE GUILLERMO I, PRIMER EMPERADOR DE LA ALEMANIA UNIFICADA, EN KOBLENZA


Tras la victoria alemana sobre Francia en Sedán (2 de septiembre de 1870), Bismarck entabló conversaciones con los tres Estados del Sur  (Baviera, Baden y Wurtemberg) que habían jugado  la carta francesa para mantener su independencia frente a Prusia. Aunque al principio Baviera mostró oposición, pronto se acercaron posturas y los tres Estados se integraron en el nuevo estado  alemán. Se había cumplido el gran sueño de Bismarck: la unificación alemana. El 18 de enero de 1.871,  en la Galería de los Espejos del palacio de Versalles, se proclamó Emperador de Alemania a Guillermo I. Se puede ampliar la información en otra entrada de este Blog.

Hace poco he estado en Koblenza, allí en el lugar que se conoce como Deutsches Eck ("Rincón alemán") en el que se instalaron los caballeros de la Orden Teutónica a comienzos del s. XIII, justo donde el Mosela confluye con el Rhin, se erigió una imponente escultura ecuestre de Guillermo I, el primer emperador de la Alemania unificada.



La escultura fue destruida en 1945. En 1953, se declaró al lugar como  un monumento a la unidad alemana y se colocó una bandera. En 1993, se colocó la escultura de Guillermo I que hoy vemos, una réplica de la primitiva. Unaescultura impresionante.




lunes, 8 de julio de 2019

RESEÑA DE "HISTORIA SECRETA DE LA EDAD MEDIA"


MARTÍNEZ RODRÍGUEZ, T. Historia secreta de la Edad Media. Madrid: Nowtilus, 2019.

El Humanismo y la Ilustración se encargaron de difundir la idea de la Edad Media como una período oscuro en el que predominaban el fanatismo, la barbarie y la ignorancia. La historiografía moderna se ha encargado de desmontar esta idea y de mostrar una visión más positiva de esta época, con sus luces y sombras. La obra de Tomé Rodríguez se sitúa en esta línea, va a destacar muchas contribuciones medievales a la historia humana en la ciencia, la cultura, el arte, la técnica, etc. También va a desentrañar el misterio de muchos enigmas, tradiciones y leyendas muy arraigadas en el imaginario popular. Dejando de lado los reinados, guerras, tratados de paz, los muchos cambios en el mapa político europeo, etc., el autor nos anuncia en la introducción que se propone mostrarnos “la parte más íntima de este período transcendental de nuestro viaje como especie”, una parte menos conocida, pero muy sorprendente, a veces misteriosa.


En esta obra, se abordan temas, de carácter muy diverso, que el autor presenta agrupados en seis bloques. El primero “La herencia del mundo antiguo” comienza tratando el tema del monacato, clave en la expansión del cristianismo: origen, eremitorios, cenobios y monasterios, los modos de vida de estos primeros monjes y la acción decisiva de algunos hombres como San Antonio, San Basilio  o San Benito de Nursia redactor de la regla benedictina. En el segundo capítulo se analiza la figura de Prisciliano que acabó acusado de brujería y herejía y, por ello, quemado en la hoguera con sus principales discípulos. Las teorías y prácticas (bastante complejas) de Prisciliano tuvieron gran cantidad de seguidores y simpatizantes, entre ellos varios obispos gallegos. El tercer capítulo lo dedica a las peregrinaciones a Compostela: las leyendas relacionadas con la llegada del cuerpo de Santiago y su hallazgo, la importancia y las diversas interpretaciones del Camino, el Codex Callistinus… Cierra este bloque el capítulo dedicado a los Druidas, una institución relevante en algunos territorios como Irlanda o la Galia.

En e segundo bloque (“Lo sobrenatural en la vida cotidiana medieval”) se analizan cuatro aspectos de gran impacto en la sociedad medieval. El primero la brujería: orígenes de las brujas, sus relaciones con el diablo, su capacidad para transformarse en diversos animales, los aquelarres, la persecución de la Iglesia que ocasionó situaciones de histeria colectiva en algunos lugares, los procesos inquisitoriales, las quemas en la hoguera… Dedica unas líneas a la figura del diablo (desde su aparición en Irán varios siglos antes de la era cristiana hasta su configuración en la época medieval) y a otras criaturas del imaginario medieval: Gnomos, Golpeadores, Hadas, Elfos, Enanos, Dragones, Mouras, Unicornios, Basiliscos y Sirenas. Sigue un tema que ocupa un lugar privilegiado en el imaginario medieval, la leyenda artúrica y la búsqueda del Grial: propiedades de la reliquia del Santo Grial, teorías sobre su simbología y sobre el destino desde que lo recogiera José de Arimatea hasta el lugar donde se pudiera encontrar (son muchos los lugares que presumen de poseer el auténtico Grial, entre ellos San Isidoro de León o la Catedral de Valencia), relación de la leyenda artúrica con  la búsqueda del Grial y sus múltiples versiones e interpretaciones. En tercer lugar, las apariciones marianas en la Edad Media que adquieren gran impacto entre las gentes de la Edad Media gracias a su legitimidad por las autoridades eclesiásticas. Apariciones, acompañadas generalmente de milagros, que potencian la popularidad del lugar o santuario donde se ubican y favorecen las peregrinaciones. Dedica unas líneas a una incógnita para eruditos: el tema de las Vírgenes Negras que se propagaron por Occidente gracias a Templarios y Cistercienses. Por último, escribe sobre la alquimia: su origen chino, desarrollo, objetivos que persiguen (obtener la piedra filosofal, elixir de la eterna juventud, y la transformación de materias de poco valor en oro o plata) y sobre la cábala que se creía podía ayudar a interpretar las claves ocultas de las Escrituras y ayudar a entrar en contacto con el diablo.

El único capítulo del tercer bloque (“La gran obra”) está dedicado a la catedral y sus constructores. La ciudad que puede construir una catedral está mostrando orgullosa su poderío político, económico y religioso. La catedral perfecta es aquella que emula la ciudad de Dios conforme a la armonía de ciclos y ritmos cósmicos. Por ello es tan importante para sus arquitectos respetar la proporción áurea en su diseño.

En “Tiempo de catástrofes” (bloque IV) se trata sobre “sucesos infaustos y otras calamidades” que azotaron a una sociedad medieval angustiada e indefensa: malas cosechas, hambrunas, varias oleadas de peste, alta mortalidad (especialmente infantil), plagas de insectos, riadas… Los “jinetes del Apocalipsis” que nunca cabalgan individualmente, por ejemplo las epidemias hacen estragos mayores en una sociedad subalimentada por causa de las malas cosechas. Algunas de estas catástrofes alimentan el miedo a la llegada del fin del mundo como ocurrió en torno al año mil.

Cruzados, mártires e invasores” es el tema del bloque V. En primer lugar la de los hombres del Norte, los vikingos expertos navegantes que asolaron ciudades tanto costeras y del interior (el estilizado diseño de sus barcos les permitía remontar los ríos). Explica su cultura, sus creencias, la construcción y diseño de sus famosos barcos. ¿Llegaron a América 500 años antes de Colón? 


Otra invasión  fue la de los árabes. Su asentamiento en la península Ibérica condicionó la política peninsular desde el s. VIII hasta fines del XV. Plantea el autor algunas interesantes cuestiones: la leyenda de la mesa del rey Salomón que supuestamente encontraron los árabes en la Península, la batalla de Covadonga (¿mito o realidad?), el gran desarrollo de la ciencia y la investigación en Al-Andalus y sus grandes aportaciones, el legado cultural de Alfonso X. 
Las Cruzadas y la aparición de las Órdenes Militares ocupan el capítulo 13. Las diversas Cruzadas, cuyo objetivo era recuperar los Santos Lugares, tuvieron desigual suerte a pesar de que pensaban que Dios les haría triunfar siempre. De todas las Ordenes Militares que surgieron, se detiene en la de los Templarios: origen, ceremonias de iniciación, regla, acumulación de riqueza y su final a comienzos del siglo XIV en el que los recelos de los poderosos y razones económicas tuvieron más peso que la acusación oficial de herejía. Finaliza este bloque con unas líneas dedicadas a los cátaros (conocidos en la época como “los hombres buenos”) que, acusados de herejía, sufrieron una persecución implacable que acabó con ellos.

En el bloque VI (“Reliquias, mapas y libros misteriosos”) se tratan temas muy variopintos y curiosos. La Sábana Santa de Turín: teorías e interpretaciones sobre su datación y  posible autoría. El mapa de Piris Reis, un ejemplar cartográfico muy preciso del siglo XVI que presenta unas interesantes anomalías históricas. El gran desastre para la ciencia y la cultura que supuso la destrucción de la colosal biblioteca Alejandría. ¿Se salvaron algunos manuscritos “poco comunes”? Libros considerados diabólicos y de magia, especialmente al más famoso de todos ellos: Codex Giga o Biblia del Diablo. El Manuscrito Voynich, una obra de comienzos del s. XV profundamente ilustrada. Un libro enigmático que, hasta hoy, no ha podido ser descifrado (tan solo algunas palabras). ¿Por qué razón cifró el autor su contenido?


La obra en la Web de la Editorial (índice, comenzar a leer, argumentos de venta…):



miércoles, 3 de julio de 2019

EL DESEMBARCO DE NORMANDÍA (II): LAS POSICIONES DEFENSIVAS ALEMANAS EN LAS COSTA FRANCESA


El encargado de la defensa de la costa francesa era Von Rundstedt, el general en jefe de las fuerzas alemanas en Francia, Bélgica y Holanda. El encargado de la defensa del sector de Normandía era Rommel para lo que disponía de  tropas mediocres, sin experiencia (nuevos reclutas), heterogéneas y poco equipadas (Grupo de Ejércitos B). El sistema defensivo alemán se conocía como el Muro del Atlántico, un pomposo nombre para una estructura bastante limitada.

Desde el día de su llegada,  Rommel insistió en la necesidad de mejorar defensas ante la previsible invasión. Comenzó a construir búnkeres con artillería, campos de minas en la costa y en el mar, postes antiplaneadores, alambradas, obstáculos contra embarcaciones en las playas, radares… Rommel encontró muchas dificultades para llevar adelante la mejora de las defensas. Notó una clara falta de cooperación en las diferentes ramas del ejército (a veces en clara competencia), por ejemplo Goering se negó a prestarle cañones antiaéreos o la Marina solo aportó tres cruceros.

Rommel supervisando las defensas de las playas. Imagen de National Geographic


Los mandos alemanes sostenían criterios diferentes sobre la estrategia de cara a la invasión aliada. Von Rundstedt pensaba que la invasión no podría ser detenida en las playas, así que  no quería combatir en las playas, sino que era partidario de esperar hasta ver hacía donde se dirigía la invasión y entonces atacar. Rommel pensaba que  la única forma de parar la invasión era luchar allí donde los Aliados tomasen tierra porque la superioridad aliada les impedía mover las tropas por tierra. Estas dos ideas implicaban una diferente disposición de las tropas, para Rommel la reserva de tanques debía situarse cerca de la costa, para Von Rundstedt estos tanques debían estar cerca de París y desde allí desplazarse al lugar más necesitado. Al final, Hitler adoptó una solución de compromiso, entregó tres divisiones a Rommel (solo una llegó a Normandía)  y el resto (la mayoría) se quedó en París. Hitler no quería que alguno de sus generales tuviera demasiado poder, por eso repartía las responsabilidades solapadas. Esto fue bastante perjudicial.

El 6 de junio de 1944, Rommel no está en Normandía, se había desplazado a Alemania para celebrar el cumpleaños de su esposa y tratar de entrevistarse con Hitler para explicarle su estrategia respecto a la ubicación de los tanques.

lunes, 1 de julio de 2019

LA ZONA DESMILITARIZADA QUE SEPARA A LAS DOS COREAS


Fuente: BBC Mundo
Recientemente, el Presidente de EE.UU., Donald Trump, y el Presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, se han entrevistado en la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas. Esta zona se creó en el armisticio firmado en Panmunjom en 1953 que puso fin a la guerra de Corea que duró tres años (1950-53). En realidad fue un alto el fuego puesto que la paz definitiva aún no ha sido firmada.

Esta zona desmilitarizada (ZDC) es una franja de cuatro kms. de ancho y de 263 de longitud. Una frontera de la Guerra Fría que pervive más de seis décadas despuués.




sábado, 29 de junio de 2019

EL DESEMBARCO DE NORMANDÍA (I): PLANIFICACIÓN Y PREPARATIVOS ALIADOS


Para ganar la guerra, los aliados sabían que debían desembarcar el norte de Europa. En el primer semestre de 1943, el Estado Mayor Conjunto había llegado a la conclusión que los dos puntos mejores para desembarcar eran la zona de Calais y las playas de Normandía. Los norteamericanos se inclinaban por Calais, ofrecía mejor terreno y era el camino más corto; los ingleses por Normandía aunque hubiera que superar el sistema de fortificaciones alemanas conocido como “muralla del Atlántico”. En las en las conferencias de Quebec y Teherán se acordó aprobar la propuesta inglesa. Se comenzó a trasladar hombres y material a la costa inglesa.

Los preparativos para el desembarco fueron muy minuciosos. Se nombró a Eisenhower como jefe supremo de esta operación conocida con el nombre clave de Overlord. Aunque algunos generales (o el mismo Churchill) dudaban de su capacidad, se mostró como un organizador extraordinario, tanto en la planificación de la Operación como en el entrenamiento de las tropas participantes. Eisenhower supo lidiar con los generales bajo su mando y sus tremendos egos Tanto ingleses como norteamericanos), también supo soportar fuertes presiones de Washington y Londres que tenían puntos de vista diferentes sobre la dirección de la guerra, la táctica y el material a emplear. Tuvo que emplear con habilidad su "mano izquierda", su labor tuvo un tremendo mérito.

https://www.elespanol.com/cultura/historia/20190606/misas-cadaveres-arena-desfiles-impactantes-desembarco-normandia/403989604_3.html#img_5


Una cuestión, ¿cual era el papel de los franceses de De Gaulle o de la resistencia francesa del interior? Respecto al primero, los
americanos apenas contaron con él, le facilitaron poca información de los planes militares y no atendieron a sus deseos de que participaran más franceses en el desembarco (sólo lo hicieron 256). De Gaulle decidió dar un paso hacia adelante y convertir el Comité Francés de Liberación en un Gobierno Provisional de la República Francesa.  De Gaulle tuvo que esperar al 12 de julio para obtener el espaldarazo de los EE.UU., cuando, tras una entrevista con Roosevelt, éste declaró que el Gobierno Provisional estaba capacitado para la administración de Francia. En lo tocante a la Resistencia, se preocuparon de prepararla para que colaborara en el desembarco.



Las labores de espionaje fueron claves para el éxito del desembarco. Un claro ejemplo fue el papel del español Juan Pujol, conocido como Garbo, quien, haciéndose pasar por espía a servicio de los nazis, sirvió a los aliados. Su misión en este desembarco fue hacer creer a los nazis que el desembarco tendría lugar en Calais (justo donde pensaba Hitler). Su papel fue esencial para el éxito del desembarco. Aunque Rommel pensaba que el desembarco se produciría con casi total seguridad en Normandía.




Los aliados, además de las labores de espionaje, emplearon otros trucos para hacer creer a los alemanes que el desembarco no sería en Normandía, algunos ejemplos. El general Patton se paseó por los puertos frente a Calais para que fuera visto por los espías alemanes al frente de un gran ejército que en realidad estaba compuesto de falsos tanques inflables, lanchas, etc.; mensajes radiados para hacer creer  que el desembarco se produciría en Noruega; se lanzaron gran cantidad de planchas de aluminio en las costas de Dover para que las pantallas de radar alemanas las confundieran con una fuerza de invasión...

Los aliados prepararon gran cantidad de efectivos: más de 150.000 soldados, más de 11.000 aviones, más de 2500 planeadores, 1.500 carros de combate, unos 7.000 buques, puentes remolcables, muelles artificiales (mulberries) que instalarían en las playas de desembarco, un oleoducto sumergido de 130 km. de largo (Pluto) tanques quitaminas... Todo este material se fue concentrando en el sur de Inglaterra, gran parte camuflado en los bosques. Incluso reprodujeron los escenarios de la invasión para ensayar.Los soldados habían entrenado duro para saber de memoria su misión en el desembarco. Todo ello tratando de mantener el máximo secreto de la Operación.


Una tarea anterior al desembarco que se marcaron los aliados fue destruir el sistema de transporte francés mediante bombardeos. Unos bombardeos que no debían centrase solamente en la zona de Normandía para no dar pistas a los alemanes.
 
Para llevar adelante el desembarco había que contar con un tiempo atmosférico favorable y el estado de la mar (debía haber marea baja para que quedasen al descubierto los obstáculos puestos por los alemanes en las playas). El mes de junio comenzó con fuertes temporales, el día 5 mejoraron las condiciones atmosféricas, no se podía aplazar mucho el desembarco, finalmente, el día 6 (DÍA D) fue el elegido .La fuerza de tierra invasora estaría dirigida por Montgomery apoyado por una fuerza naval (Ramsay) y otra aérea (Leigh-Mallory).

jueves, 27 de junio de 2019

RESEÑA DE "VIAJERAS POR LOS MARES DEL SUR (1876-1930)"


TEJERA, P. Viajeras por los Mares del Sur (1876-1930). Madrid: Ediciones Casiopea, 2019.




Pilar Tejera nos deleita con otra obra dedicada a intrépidas mujeres viajeras, en este caso por los Mares del Sur. Mujeres audaces y aventureras que se sintieron fascinadas por islas del Pacífico Sur como Fiyi, Samoa, Nuevas Hébridas, Polinesia, Tonga… No hicieron el menor caso a aquellos que pensaban que eran viajes demasiado peligrosos, no aptos ni aconsejables para mujeres. ¡No estaban bien vistas las mujeres aventureras y exploradoras! Una vez en las islas, tampoco se arredró ante las dificultades y penalidades de sus viajes a zonas del interior, lugares casi inalcanzables, algunos visitados por primera vez por una mujer blanca. Hay que pensar que los viajes en la época (hace medio siglo)  eran largos, un tanto inseguros y llenos de amenazas para la salud (enfermedades, higiene, alimentación).


El deseo de aventura y una infinita curiosidad les empujaron a conocer a los habitantes autóctonos y sus costumbres y modos de vida, la geografía, la particular fauna, la exótica flora… Finalizados sus viajes, nos dejaron excepcionales testimonios de ellos en forma de libros, relatos, acuarelas, dibujos… Un legado excepcional para el conocimiento de estos lugares y para posteriores investigaciones.


La obra se centra en seis de estas mujeres, solo una pequeña muestra de las muchas viajeras del último tercio del s. XIX y primeros años del XX. Las tres primeras se agrupan bajo el epígrafe “Un mundo diferente, otra forma de viajar”. Annie Brassey que realizo infinidad de viajes a lo largo de todo el Planeta en su propio velero. Dejó escritos muy interesantes sobre ellos. Constance G. Cumming, una osada trotamundos que viajaba generalmente sola. Viajó por cantidad de islas del Pacífico Sur interesándose por las gentes, la economía, la geografía… Conoció especialmente el archipiélago Fiyi del que recorrió gran parte de sus islas y aldeas. Fanny Stevenson que, tras divorciarse de su primer marido, se convirtió en compañera y amante del escritor L. Stevenson con el que recorrió varias islas del Pacífico Sur hasta asentarse en Samoa. Viajar era su vida. Tras la muerte de su marido se trasladó a California y, superada una profunda depresión, se volvió a casar. Sus cenizas fueron llevadas a Samoa y esparcidas sobre la tumba de su marido.


En un segundo bloque, bajo el título “Viajar en transatlántico”, Pilar Tejera nos presenta a otras tres trotamundos. Agnes Gardner King que tuvo dos grandes pasiones: los viajes y el arte. Se enamoró del archipiélago Fiyi, recorrió sus islas (llegando a poblados donde nunca había llegado una mujer blanca anteriormente) adaptándose a las costumbres de la población autóctona. Recorrió otros muchos lugares de Europa y América, Australia, islas de la Polinesia, Niue... Nos dejó relatos de sus viajes e interesantes dibujos de personas y paisajes. Beatrice Ethel Grimshaw, una inconformista mujer a la que nadie logró disuadir de emprender peligrosos viajes por varios archipiélagos del Pacífico Sur: islas Cook, Samoa, Tonga, Fiyi (quiso conocer los poblados del interior), Nuevas Hébridas (a pesar de ser unas islas nada seguras, entró en contacto con las tribus del interior de costumbres bastante salvajes), Papua (se quedó a vivir 27 años en Port Moresby). Dejó artículos de prensa (a veces fue enviada como reportera), libros de viajes, novelas inspiradas en temas de archipiélagos tropicales, cuentos... Lucy Evelyn Cheesman que fue una gran viajera (hizo varias expediciones en solitario al Pacífico Sur) y eminente científica (muy interesada por el mundo de los insectos). Viajó por islas de la Polinesia, Nuevas Hébridas, Nueva Guinea, Nueva Caledonia, Madagascar… siempre recogiendo insectos (recolectó más de 100.000 en todos sus viajes)  y muestras de flora. Aún siguen siendo fuente de estudio para el mundo científico. Una artritis aguda le impidió viajar, pero, tras el implante de una prótesis, reanudó sus viajes a una edad bastante avanzada para la época. De vuelta a casa, dedicó su tiempo a clasificar las muestras, dar conferencias, escribir varios libros y artículos académicos. En Nueva Guinea le apodaron Mujer que Camina por su costumbre de rechazar las sillas que empleaban las mujeres blancas.


La lectura de esta obra contribuye a abrir nuevos horizontes y a despertar las ganas de conocer unos mundos que, de ordinario, nos quedan muy lejanos. Por último,  agradecer a la Editorial Casiopea su gran esmero en la edición de este libro, ilustrado con unos preciosos debujosde la época. 

La obra en la Web de la Editorial:
https://www.edicionescasiopea.com/libros/viajeras-por-los-mares-del-sur/



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...