viernes, 4 de noviembre de 2016

PRIMERA GUERRA MUNDIAL: RETORNO A LAS GRANDES OFENSIVAS Y FINAL DE LA GUERRA (1918)

A principios de 1.918 los Imperios Centrales estaban en peores condiciones para seguir la guerra que sus enemigos, era patente la falta de material bélico, soldados (era muy difícil reclutar más), mano de obra para la industria y la agricultura, alimentos (el racionamiento era muy riguroso)... Además, la "unión sagrada", que había permitido cooperar todos en pro de ganar la guerra, se había roto.

En estas circunstancias, la ofensiva que se proponía desatar Alemania presentaba muchas dificultades. A pesar de ello, Ludendorff atacó en la región de Picardía (marzo, 1918), se denominó operación Michael. El objetivo  general era acabar con el frente francés antes de la llegada de las tropas norteamericanas y, más concretamente, introducir una cuña entre las tropas francesas y británicas y empujar a éstas hacia el Canal de la Mancha. Consiguió abrir una brecha de 80 Kms. en diez días.  Es conocida como segunda batalla del Somme. Provocó una crisis entre los Aliados que vieron una falta de coordinación entre sus mandos, así que obligaron a Petain y Haig a someterse al mando supremo del general Foch. Éste logró parar la ofensiva cerca de Amiens. Esta operación se saldó con medio millón de bajas repartidas casi por igual entre los dos bandos. 


Historia del s. XX de H-16

Alemania lanzó una segunda ofensiva sobre Flandes (9 de abril), al sur de Ypres, denominada operación Georgette o batalla de Lys para los británicos. Los británicos cedieron gran parte del terreno ganado en la batalla de Passchendaele. La ofensiva alemana no logró tomar Calais ni Amiens, acabó perdiendo ímpetu hasta su fracaso. Las bajas fueron muy numerosas: 109.000 alemanes, 76.000 ingleses, 35.000 franceses y 6.000 portugueses. En esta ofensiva fue abatido el célebre Barón Rojo.

Aún lanzaron los alemanes una tercera ofensiva (Operación Blucher) sobre un frente de 40 kms. entre Soissons y Reims. Los alemanes consiguieron romper el frente, cruzaron el río Aisne y avanzaron hacia el Marne. Llegaron a 60 Kms de París que, de nuevo, se vio amenazada. El avance fue detenido finalmente por tropas francesas y norteamericanas en Château Thierry.

Foch inició en julio una serie de ofensivas que le permitieron recuperar los territorios perdidos los meses anteriores. Con la llegada de los efectivos norteamericanos la moral de la tropa aumentó mucho y se vislumbraba un final favorable a los Aliados. 

El 8 agosto, cuando ya era muy patente el declive alemán,  topas inglesas rompieron totalmente el frente. Los alemanes se retiraron a la línea Sigfrido (también denominada Hindenburg). Comenzaba lo que se conoce como ofensiva de los cien días.

El 12 de septiembre los norteamericanos el saliente del frente en Saint Mihiel, al sur de Verdún. Siguiendo las ordenes de Foch comenzó la ofensiva final.

Historia del s. XX de H-16

En Italia, los austriacos sufrieron la gran derrota de Vitorio Veneto que lavaba la imagen del desastre italiano en Caporetto. Tomaron 30.000 prisioneros austriacos.

Ante la evidencia de la derrota, Ludendorffmuy preocupado por salvar al Ejército, influyó en el Estado Mayor para que hiciera dos recomendaciones al poder político:
  1. Que pidiera el armisticio. Pretendía salvar el honor del ejército. Esto demuestra la falsedad difundida después de la Guerra por los militares alemanes sosteniendo que el ejército había sido apuñalado por la espalda cuando aún podía haber ganado la Guerra.
  2. Que se formara un gobierno parlamentario para predisponer al Presidente Wilson a firmar una paz menos dura y para evitar una revolución popular. Este gobierno debía firmar la paz.

En septiembre, aun intentaron los alemanes arreglar la situación del Frente Occidental ofreciendo una paz por separado a Bélgica. Los austriacos hacían lo mismo con los EEUU. 

Los Imperios Centrales claudicaron también en los Balcanes. Los Aliados atacaron Bulgaria que se  derrumbó en 5 días,  el primer ministro firmó el Armisticio el 29 de septiembre. Turquía hizo lo mismo el 30 de octubre.


Resultado de imagen de max de baden
Max de Baden
En Alemania el príncipe Max de Baden (un liberal de buena reputación) obtuvo la confianza del Parlamento para formar un gobierno liberal: el país se convirtió en una monarquía constitucional liberal. El principal cometido de este gobierno era negociar la paz. Max de Baden pensaba que, si se apresuraba a hacerlo, los Aliados le impondrían condiciones más duras. Pero, los militares habían decidido salvar el honor del ejército por encima de todo. La gran presión de los militares (Hindenburg le envió una carta urgiendo a iniciar la negociación) hizo que Max de Baden dirigiese una solicitud de paz al presidente Wilson basada en los famosos 14 Puntos. Austria-Hungría y Turquía se adhirieron a esta nota.

El día 9 de octubre llegó la contestación de Wilson poniendo como condiciones: el fin de la guerra submarina, el envío de representantes democráticos y la evacuación de los territorios ocupados. El día 14 de octubre llegó otra nota de Wilson en la que exponía su voluntad de que fuera derrocado el Kaiser.

El 29 de octubre comenzó un gran avance aliado en el norte de Italia. El general austriaco Boroevic recibió orden de evacuar la región de Venecia. En esta retirada los Austro-Húngaros perdieron muchos hombres (más de 100.000 cayeron prisioneros). Austria-Hungría se rindió, Alemania quedaba sola.

El 26 de octubre llegaba la tercera nota del Presidente Wilson; al día siguiente Alemania solicitó el Armisticio

Simultáneamente, en Alemania estalló la revuelta (alentada por Wilson) de los marineros de la base de Kiel. Se ordenó a estos marineros salir del puerto para apoyar a las tropas alemanas de la costa de Flandes. Muchos sospechaban que podían ir a las costas inglesas ya que se rumoreaba que el Almirante Hiper era partidario de un gran combate naval. El 29 de octubre tripulantes de dos cruceros impidieron las maniobras para zarpar, se les unieron más marineros. Unos 6000 fueron detenidos y acusados de motín. El 3 de noviembre los marineros se hicieron con la base de Kiel. 


Manifestación de marineros de la base de Kiel. Wikipedia.

El levantamiento se extendió por Alemania, el día 4 llegó la revolución a Berlín. Los amotinados pasaban de 100.000. Abundaron las peticiones de dimisión del Kaiser. Los espartaquistas (socialistas revolucionarios, admiradores de la revolución Rusa) movilizaron al pueblo para llevar a cabo una revolución social a imitación de la rusa. En varios lugares de Alemania se crearon Consejos Revolucionarios inspirados en los soviets rusos.


Resultado de imagen de espartaquistas


Para aplastar la revolución el Kaiser estaba demasiado solo. Cuando consultó al ejército comprobó que solo un general estaba dispuesto a defenderle con la fuerza de las armas.

El día 7 la revolución llegó a Munich donde los Consejos de Obreros y Soldados adquirieron más fuerza que en otros lugares de Alemania. El día 8 el socialista K. Eisener proclamó la República de Baviera (el rey Luis abandonó Baviera sin ser molestado).

Los socialistas moderados de Ebert querían evitar una revolución de signo bolchevique en Alemania. Para contener al pueblo exigían la abdicación del Kaiser. Guillermo II se resistía. El día 8 de noviembre,  Max de Baden le hizo saber que si no abdicaba antes de la mañana siguiente no se podría contener a las masas. Al fin, aceptó a abdicar y  el día 10 partía hacia Holanda. La abdicación fue recibida con entusiasmo por los revolucionarios y con estupor por nacionalistas y conservadores.


Guillermo II camino del exilio. Wikipedia

Resultado de imagen de ebert proclama la republica en alemania
Ebert
El Príncipe Max de Baden entregó el poder a Ebert que proclamó la república y formó un gobierno. Su tarea más importante era acabar con la revuelta esparquista. Para poder controlarla, pacto con los militares, así que debía pactar el armisticio como ellos exigían.

Ebert se dio prisa en firmar el armisticio (11 de nov.) para parar la ofensiva francesa que estaba preparada para el día 14. Fue el  fin a la guerra en el frente occidental.





Se firmó el Armisticio en Rethondes dentro de un vagón de tren (vagón nº 2.419 de la Cía. Intl. de Wagons Lits). Era el 11 de noviembre de 1918. Ver la curiosa historia posterior de este vagon en este mismo blog:

Los ejércitos alemanes pudieron regresar del frente uniformados y en orden, en apariencia intactos. Un mes más tarde el ejército alemán desfiló frente a la Puerta de Brandemburgo, en el acto el Presidente Ebert se atrevió a decir: "Os saludo a vosotros que volvéis victoriosos del campo de batalla". Más tarde, y sobre todo durante el Nazismo, se vendió la idea de que el Ejército nunca había sido vencido, sino más bien vendido por los políticos civiles ("criminales de noviembre") cuando aún podía resistir. 

El emperador austro-húngaro, Carlos, abdicó el 12 de noviembre y al día siguiente se proclamó la república en Austria y Hungría. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...