martes, 1 de noviembre de 2016

PRIMERA GUERRA MUNDIAL: EL FRENTE OCCIDENTAL EN 1917

El frente occidental siguió estabilizado durante 1917 a pesar de los intentos aliados para acabar con esta situación. 

Los franceses hicieron tentativas de romperlo:
  • En febrero, Joffre lanzó una serie de ofensivas sincronizadas que fueron un fracaso.
Resultado de imagen de nivelle
Nivelle
  • Nivelle, tras asumir el mando supremo del ejército, pretendió terminar la guerra mediante una gran batalla de ruptura. No se desanimó por su fracaso en la maniobra sobre Saint-Quintin (abril, 1917) y, pocos días después (16 de abril) desataba una gran ofensiva sobre un frente de 70 kms. entre el río Oise y la ciudad de Reims. Para el Ministro de la Guerra francés, H. Lyautey, la ofensiva era un disparate, pero se topó con el apoyo del Parlamento al plan de Nivelle. La ofensiva logró penetrar en las filas enemigas, pero los alemanes se replegaron a una segunda línea. La ofensiva de Nivelle se estancó en Chemin des Dames. Costó 120.000 bajas. Fue una gran fracaso del que Nivelle culpó a sus oficiales.
Resultado de imagen de chemin des dames

Consecuencia de estos fracasos fue la aparición de motines generalizados en la tropa (especialmente en las primeras líneas de retaguardia) que los mandos trataron de ocultar. Protestaba por el modo de plantear el combate y las enormes sangrías sin obtener ningún beneficio. La larga lucha de trincheras había minado seriamente la moral de los soldados. Esta protesta se vio acompañada por una gran conflictividad social de los obreros en los meses de abril y mayo. 

Nivelle fue reemplazado por Petain un crítico con los métodos empleados. Éste adoptó una política de "palo y zanahoria". En primer lugar restauró la disciplina de la tropa (varios procesos que se saldaron con diversos castigos y 554 condenas a muerte de las que únicamente se ejecutaron 49) y, a la vez, prestó mayor atención a los soldados (más permisos y descansos, mejoras en la alimentación, aumento de paga...). Pretendió elevar la moral de la tropa olvidándose de grandes ofensivas y planeando objetivos más asequibles (esta estrategia dio resultados en Flandes y Verdún, pero no fueron tan claros en la llamada batalla de Malmaison). Petain planteó también la necesidad ineludible de potenciar una "industrialización de guerra". Significó poner las bases de la victoria.

Resultado de imagen de petain 1917
Petain visita a los soldados en 1917

"Los permisos y los períodos de descanso tienen una influencia considerable sobre el estado moral de las tropas..., los esfuerzos del Mando deben tender a asegurar a los militares de cualquier graduación los siete días de permiso por cada cuatro meses...  A este efecto, es preciso encontrar la fórmula para que se haga por adelantado, y no con retraso, como sucede con frecuencia en la actualidad, sobre el turno normal de salidas de permiso... A fin de evitar toda injusticia o desigualdad en la concesión de los permisos, deberá ejercerse por los oficiales generales una vigilancia especial
(...). En tanto sea posible, todas las tropas que hayan salido de la trinchera y, sobre todo, de la batalla deben ser enviadas a descansar; de este modo, es necesario entender que deben establecerse en una zona bastante alejada del frente para que puedan sustraerse a las emociones inmediatas del combate y el bombardeo enemigo; los acantonamientos que les sean asignados deben ser lo suficientemente confortables como para que encuentren allí el bienestar que les es necesario..."
Instrucciones del general Petain sobre los permisos y períodos de descanso.

Los ingleses, en el norte del frente, no estuvieron más afortunados. En los últimos meses de 1917, dirigidos por Haig, británicos, belgas y canadienses (con el apoyo de algunas topas francesas) libraron la Batalla de Passchendaele (Flandes), también conocida como tercera batalla de Ypres. El objetivo era despejar los puertos belgas y destruir las bases de los submarinos alemanes. Los hombres de Haig avanzaron únicamente 5 millas y sufrieron 245.000 bajas por casi 200.00 los alemanes. Fue un "sangriento fracaso".  Como respuesta hubo una oleada de protestas en Gran Bretaña.

Resultado de imagen de passchendaele
Cerca de Ypres, 1917

Con esta situación bélica y social en el frente occidental, no nos puede extrañar la excelente acogida que dispensaron a la llegada de los soldados norteamericanos.

En noviembre de 1.917 tuvo lugar la Conferencia de Rapalló en la que los Aliados decidieron la creación de un Consejo Superior de Guerra compuesto por representantes militares permanentes para diseñar una estrategia militar conjunta.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...