viernes, 10 de junio de 2016

ANTECEDENTES REMOTOS DE LA I GUERRA MUNDIAL: SEGUNDO SISTEMA DE ALIANZAS DE BISMARCK



El segundo sistema de Bismarck se articula en tres tratados:
  • La dúplice, tratado entre Austria y Alemania, 1879
  • Alianza de los Tres Emperadores, 1881
  • Triple Alianza, 1882

TRATADO ENTRE AUSTRIA Y ALEMANIA (LA DÚPLICE), 1879

Ante el distanciamiento de Austria y Rusia, el Emperador Guillermo I (que tenía amistad personal con el zar ruso Alejandro II) era partidario de la Alianza con Rusia; sin embargo, Bismarck lo era de aliarse con Austria. El Zar presionaba al Kaiser para que Alemania definiera su política y acusaba a Bismarck de mantener la confusión deliberadamente. En su misiva del 15 de agosto de 1879 (la conocida como "misiva del desafío") le escribía, refiriéndose a Bismarck:

"¿Es digno de un verdadero hombre de Estado dar libre curso a sus rencores personales cuando está en juego el interés de dos grandes Estados, cuando uno de ellos ha hecho al otro, en 1870, un favor que, según vuestras mismas palabras, nunca quisierais olvidar?"


Fue la voluntad de Bismarck la que se impuso no sin antes poner su dimisión sobre la mesa y en 1879 se firmó la Dúplice secreto entre Alemania y Austria con compromisos bastante estrictos.  Se va a ir renovando hasta 1918. 


El acuerdo preveía la asistencia militar mutua en caso de ataque ruso a cualquiera de las dos potencias y la neutralidad benévola en caso de conflicto con otra potencia. La Dúplice iba dirigida contra Rusia y Francia, aunque no parecía inminente un tratado Franco-Ruso. Esta Dúplice respiraba un fuerte aire anti-ruso.


ALIANZA DE LOS TRES EMPERADORES, 1881

Alejandro II fue asesinado en 1881, le sucedió Alejandro III que deseaba acercarse a las Potencias Centrales para salir del aislamiento político en que se encontraba Rusia. Bismarck, por su parte, deseaba también un tratado con Rusia para aislar totalmente a Francia y combatir los peligros del terrorismo y del socialismo. Viena se opone a resucitar esta alianza, pero debe plegarse al ultimátum de Bismarck.

Así, en 1.881, se firmó la Alianza de los Tres Emperadores para un período de tres años (se renovó en 1884). Lo que en 1.879 parecía imposible se consiguió ahora por varias razones:
  • Fue un tratado menos ambicioso que el del Primer Sistema. Lo que se acordó fue una una neutralidad benévola en caso de que alguno de los tres se encontrase en guerra con una cuarta potencia que, aunque no se menciona expresamente, para Alemania es Francia y para Rusia es Inglaterra.
  • Los temores rusos se quedan aislados al conocer el Tratado Austro-Alemán.
  • Rusia necesitaba la neutralidad de Alemania y Austria en caso de un conflicto anglo-ruso, pues ambas naciones tenían puntos de fricción tanto en Turquía como en Asia Central.
  • Alejandro III sentía pocas simpatías por Francia donde se refugiaban los terroristas rusos y la oposición en general. Además, el tratado debería ser un medio para la lucha contra el terrorismo y el socialismo. Con Alejandro III llegaron al poder personas germanófilas.
  • Las fuertes presiones de Bismarck sobre Austria. Es verdad que Austria consiguió insertar un protocolo adicional en el que se recogía que  podría anexionarse Bosnia-Herzegovina mientras que los objetivos rusos eran más difusos.

Las tres potencias aceptaron someter cualquier modificación en el mapa de los Balcanes a un acuerdo común. Con este acuerdo, Bismarck podía controlar las ambiciones expansivas de sus socios.

“Este sistema no podía verdaderamente funcionar más que si Austria-Hungría y Rusia buscasen su expansión en zonas diferentes” (GIRAULT)


TRIPLE ALIANZA, 1882

La Triple Alianza significó la entrada de Italia en este entramado de alianzas de Bismarck. Italia aspiraba a la creación de un gran territorio italiano en el Norte de África, pero, en 1.881, Francia se adelantó conquistando Túnez. Ante un posible enfrentamiento con Francia, Italia buscó la ayuda de Alemania con la que se llevaba estupendamente desde el proceso de unificación. Además, Alemania consumía gran cantidad de productos agrícolas italianos y suministraba a Italia carbón y materias primas.

En el aspecto más conflictivo estaban las tensas relaciones entre Austria e Italia. Austria se había visto obligada a ceder territorios del norte de Italia al nuevo estado italiano (Lombardía, Venecia...), pero aún conservaba otros que los italianos consideraban suyos (irredentos) como el Trentino y la Península de Istria con Trieste. Bien es verdad que el rey Humberto I consideraba más prioritario contar con apoyos en la lucha contra anarquistas y socialistas que conseguir los “territorios irredentos”.

La Triple Alianza era un tratado secreto y defensivo ya que establecía que los países firmantes se ayudarían en caso de ataque de otras potencias. Y, a la vez, se comprometían a mantener una neutralidad benévola en caso de que uno de los países firmantes iniciase un ataque contra otra potencia.

“Sus Majestades, el Emperador de Austria, Rey de Bohemia, Rey apostólico de Hungría, el Emperador de Alemania, Rey de Prusia, y el Rey de Italia, animados por el deseo de aumentar las garantías de la paz general, de fortificar el principio monárquico y de asegurar con ello mismo el mantenimiento intacto del orden social y político en sus Estados respectivos, han acordado concluir un tratado que, en virtud de su naturaleza esencialmente conservadora y defensiva, no persigue otro objetivo que el de precaverles contra los peligros que pudieran amenazar la seguridad de sus Estados y la tranquilidad de Europa.

(…) han convenido los artículos siguientes:

Artículo 1. Las Altas Partes contratantes se prometen recíprocamente paz y amistad, y no entraran en alianza o compromiso alguno dirigido contra cualquiera de sus Estados. Se comprometen a proceder a un intercambio de ideas acerca de las cuestiones políticas y económicas de carácter general que pudieran sobrevenir, prometiéndose además apoyo mutuo dentro del límite de sus propios intereses.

Artículo 2. En el caso de que Italia, sin mediar provocación directa por su parte, fuese atacada por Francia por cualquier motivo que fuera, las otras dos Partes contratantes estarán obligadas a prestar a la Parte atacada socorro y ayuda con todas sus fuerzas. La misma obligación incumbirá a Italia en caso de una agresión no directamente provocada de Francia contra Alemania. (…)

Artículo 4. En el caso de que una gran Potencia no firmante del presente Tratado amenazase la seguridad de los Estados de una de las Altas Partes contratantes y, en razón de ello, la parte amenazada se viese forzada a hacerle la guerra, las otras dos se obligan a observar respecto a su ahijada una neutralidad benévola. Cada una se reserva, en tal supuesto, la facultad de tomar parte en la guerra, si lo estimase oportuno, para hacer causa común con su aliada.
(…)
Hecho en Viena el día veinte del mes de Mayo del año mil ochocientos ochenta y dos.
Triple Alianza


DESCOMPOSICIÓN DEL SISTEMA: CRISIS DE LA ALIANZA DE LOS TRES EMPERADORES

Las relaciones germano-rusas se fueron enfriando. Alemania negó los créditos necesarios para la industrialización rusa, además ponía muchas trabas aduaneras al trigo ucraniano. 

Además, hay que señalar que la diplomacia austriaca consiguió éxitos en los Balcanes como el compromiso firmado por el príncipe de Serbia, Milano Obrenovich, por el que subordinaba la política exterior serbia a la austriaca hasta la década de los 90 a cambio de su reconocimiento como rey. O el tratado defensivo secreto (potencialmente dirigido contra Rusia) firmado por Austria con el rey Carol de Rumanía. Mientras tanto, la diplomacia rusa no consiguió ningún avance significativo.

La Alianza de los Tres Emperadores se iba a romper a propósito de la denominada crisis búlgara de 1.886. Un año antes, Rumelia se unió a Bulgaria con lo que casi se resucitó la Gran Bulgaria de 1878. El príncipe búlgaro Alejandro de Battenberg, elegido en 1.878 bajo patrocinio ruso, se trató de independizar del protectorado ruso debido al poco tacto de Rusia que pretendía controlar la administración y la economía búlgaras. Oficiales pro-rusos destronaron a Alejandro de Battenberg. Llamado de nuevo al trono abdicó ante una posible intervención del Zar (1.886).

En estas circunstancias subió al trono un candidato propuesto por Austria, Fernando de Sajonia Coburgo, después de que la Asamblea Nacional búlgara rechazase al nuevo candidato propuesto por Rusia.

Rusia, constatando su pérdida de influencia en los Balcanes, decidió dar por acabada la Alianza de los Tres Emperadores. Bismarck se había negado a intervenir en este asunto.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...