martes, 25 de junio de 2019

EL FIN DE MUSSOLINI Y LA RENDICIÓN DE LAS TROPAS ALEMANAS EN ITALIA


Tras romper la Línea Gótica (ver otra entrada de este Blog), los aliados avanzaron rápidamente hacia el norte de Italia. Mussolini, desesperado, trató de llegar a un acuerdo con el Comité de Liberación Nacional (partisanos) y los británicos a través de la Iglesia Católica. No pudo ser ya que le exigían una rendición incondicional

El Duce huyó camino del lago Como en un covoy de soldados nazis en retirada, iba disfrazado de soldado alemán Fue reconocido por un grupo de partisanos y detenido el 27 de abril de 1945. Los alemanes entregaron el Duce a los partisanos a cambio de que les dejaran seguir hacia Austria. El partisano comunista Walter Audisio (comandante Valerio), en cumplimiento de la sentencia del Comité de Liberación Nacional, fusiló a Mussolini y su amante Clara Petacci el 28 de abril en la plaza pública de Giulino di Mezzegra (Lombardia). Al día siguiente, sus cadáveres fueron trasladados a Milán, allí les dejaron en una plaza para que la gente se ensañase con ellos hasta dejarles desfigurados, despues colgaron sus cuerpos, junto con otros jerarcas fascistas (R. Farinacci, A. Starace...) en una estación de servicio de la plaza Loreto de Milán. Se eligió este lugar porque, unos meses atrás, se habían colgado aquí los cadáveres de 15 partisanos.

 



El 25 de mayo se rindieron las últimas tropas alemanas en Italia. Ahora, las tropas aliadas amenazaban directamente el sur del Reich.

lunes, 24 de junio de 2019

RESEÑA DE "BREVE HISTORIA DE LA GUERRA DE BOSNIA"


SANCHEZ ARANAZ, F. Breve historia de la guerra de Bosnia. Madrid: Nowtilus, 2019.

En otra entrada de este Blog, escribí hace un tiempo: “La desintegración de la antigua Yugoslavia en los últimos años del siglo XX, con sus violentos enfrentamientos, ha sido un proceso que ha dejado muchos episodios vergonzosos para el género humano”. Este conflicto,  otros en el pasado y los  latentes en estos momentos son una muestra de la incapacidad de los dirigentes políticos para buscar soluciones a los problemas y conflictos mediante el diálogo y la negociación.

No se puede entender la guerra de Bosnia sin conocer los antecedentes históricos de los Balcanes. A esto dedica el autor los dos primeros capítulos de la obra: la llegada de la población eslava en el s. VI, la pertenencia al Reino de Croacia que en el s. XI pasa al Reino de Hungría, la ocupación del Imperio Otomano, la cuestión de los Balcanes en la geopolítica de los sistemas de Bismarck, la administración del territorio por Austria en 1908, el atentado de Sarajevo que propició el comienzo de la I Guerra Mundial, la artificial creación de Yugoslavia tras la Gran Guerra juntando un conglomerado de territorios, las variadas situaciones y vicisitudes dentro de la II Guerra Mundial, la proclamación de la República Federalista de Yugoslavia gobernada por Tito, la enorme crisis económica en que se vio envuelto el país en los últimos años del gobierno de Tito que, de alguna manera, abrió el paso al resurgir de los nacionalismo desmembradores tras la muerte de Tito, la repercusión dela caída del Muro…

El grueso de la obra se dedica a analizar la guerra de Bosnia y Herzegovina, el territorio de mayor complejidad étnica y religiosa de todos de la antigua Yugoslavia. Etnia, religión y nacionalismo tres ingredientes que hicieron de este conflicto algo muy complejo. El conflicto comienza con el referéndum de autodeterminación en Bosnia y Herzegovina, celebrado a comienzos de marzo de 1992, que se saldó con más de un  99 % a favor de la independencia (aunque no participó gran parte de la población serbia, un 31 % en el territorio). Los serbobosnios, apoyados por Serbia, comenzaron a atacar al nuevo Estado. El autor va a explicar con detalle el desarrollo de esta larga y sangrienta guerra que comenzó en abril de 1992 y finalizó a fines de 1995.

Algunas cuestiones centran el relato de esta guerra. En primer lugar, el cerco y continuo bombardeo de Sarajevo muy dilatado en el tiempo. Sarajevo, ciudad mártir, se convirtió en un símbolo de las atrocidades de la guerra. La resistencia de sus habitantes fue sobrehumana, sufrieron escasez de todo: alimentos, agua, energía…. Aunque las tropas de la ONU se esforzaron por mantener abierto el aeropuerto, los serbios dificultaron la llegada de la ayuda humanitaria. Sarajevo no fue la única ciudad que sufrió en la guerra, fueron objeto de brutales ataques Gorazde, Bosanski, Zvornik, Pale, Visegrad, Foca, Banja Luca, Prijedor, Bihac… Ante la urgente necesidad de ayuda humanitaria, la solidaridad internacional se puso en marcha, pero hubo desorganización y descoordinación en el reparto, aparte de las dificultades derivadas de las acciones serbias.

Una de las grandes consecuencias del ataque serbio fue la existencia de casi dos millones de desplazados (cifras del ACNUR), cuyas casas y posesiones fueron ocupadas por los serbios. Una limpieza étnica en toda regla. Los chetniks ultranacionalistas serbios campaban a sus anchas ejecutando, deteniendo, deportando. A veces los serbios presionaron al ACNUR para que colaborara en las deportaciones bajo la amenaza de ejecuciones si no eran deportados. También los croatas protagonizaron episodios de limpieza étnica, por ejemplo en Mostar. Los países occidentales se mostraron muy reticentes a recoger refugiados. El autor se detiene en el caso de España, especialmente del País Vasco que es el territorio que más conoce y en el que se encontró más implicado. Destaca la actuación de personas e instituciones no gubernamentales en estas tareas de acogida.

Muchos de estos desplazados acabaron en los casi cien campos de concentración habilitados por los serbios en los que el mantenimiento de los derechos humanos era la menor de las preocupaciones serbias: humillaciones, infraalimentación, torturas, ejecuciones, etc. 

Otro aspecto que se analiza con detalle es la tímida  reacción de la comunidad internacional ante las grandes necesidades, las flagrantes violaciones de los derechos humanos y la limpieza étnica. Las medidas de embargo de armamento y la pretendida neutralidad de las tropas de la ONU (UNPROFOR) iban a perjudicar más a los agredidos que a los agresores. El autor expone los intentos de mediación y los puntos de vista y actuaciones de los Estados de la Comunidad Europea, Estados Unidos (su intervención era vista por los bosnios como su tabla de salvación), Rusia (que apoya a Serbia), Turquía, el mundo islámico y otros países.

Una gran importancia en el desarrollo del conflicto tuvieron las actuaciones del régimen nacionalista serbio de Milosevic y la de Croacia que mantuvo fuerte discrepancia con los musulmanes bosnios aunque, a la postre, apoyó a Bosnia y Herzegovina.  ¿Pretendió en algún momento Croacia llegar a un acuerdo con Serbia para repartirse el territorio de Bosnia y Herzegovina? Es verdad que en Serbia hubo algunas voces  pacifistas (algunas manifestaciones contra Milosevic), pero el nacionalismo exacerbado se impuso sin problemas dominando el aparato del Estado y los medios de comunicación.

Se explican los pasos para buscar una solución al conflicto: las poco efectivas negociaciones de Londres en 1992 por las posiciones tan antagónicas de las partes, las Resoluciones de la ONU que muchas veces cayeron en saco roto, las intervenciones y propuestas de la Conferencia para la Integración de los Balcanes en Europa celebrada en Valencia… La guerra entró en una nueva dimensión en 1994 cuando el ejército croata decidió intervenir activamente. Los serbios comenzaron a retroceder, aunque aún protagonizaron algunas masacres como la de Sebrenica donde asesinaron a 8000 personas (la mayoría musulmanes) en julio de 1995 (las escalofriantes imágenes que se conocieron contribuyeron a despertar la simpatía internacional por el pueblo bosnio) o algunos ataques a Sarajevo como el del 28 de agosto con varios muertos. Ante estos hechos, la respuesta de la OTAN fue la Operación Fuerza Deliberada que consistió en ataques directos a Serbia la que obligaron a aceptar un alto el fuego e iniciar una negociación en firme. En diciembre de 1995, se firmaron en París los acuerdos que se habían alcanzado el mes anterior en Dayton. Estos acuerdos establecían la unidad de la República de Bosnia y Herzegovina como una confederación de dos entidades: La Federación de Bosnia y Herzegovina (croata-musulmana) y la República de Srpska (serbia). Así finalizo esta  larga y cruenta guerra dejando 97207 muertos y casi dos millones de desplazados. ¿Cómo pudo aparecer tanto odio entre comunidades que, hasta ese momento, habían convivido sin mayores problemas? ¿Cómo pudo Serbia ser protagonista de tanta barbarie?



Dedica un capítulo a una reflexión sobre lo que supuso la guerra de Bosnia para los movimientos pacifistas para los que siempre hay una solución para un conflicto antes que emplear la violencia. ¿Se podía hacer una excepción y ver bien una intervención militar en Bosnia ante las masacres y la limpieza étnica protagonizadas por los serbios? Hace un repaso a la posición de algunos grupos y personas españoles.

Finaliza la obra con dos interesantes apéndices: uno sobre la lucha de los albaneses en Kosovo y un segundo sobre el islam en los Balcanes

La obra en la Web de la Editorial:









miércoles, 19 de junio de 2019

RESTOS DE LA ARQUITECTURA NAZI EN NUREMBERG

En una reciente visita a Nuremberg, he podido contemplar los restos de algunos elementos arquitectónicos que responden a la megalomanía del propio Hitler y que tuvieron gran relevancia durante la época nazi. Hay que recordar que Nuremberg fue la ciudad elegida por Hitler para celebrar las grandes concentraciones anuales del Partido Nazi a las que acudían multitudes de sus afiliados y simpatizantes.

El primero de  ellos el Coliseo o Palacio de Congresos del campo Zeppelin. Una construcción que se inspiró en el Coliseo de Roma. Pretendía tener una capacidad para unos 50.000 espectadores. Al estallar la guerra se interrumpió su construcción. Hoy alberga el Centro de Documentación sobre la Historia de  los Congresos del Partido Nazi.

  
En segundo lugar, los restos del graderío y tribuna  de la explanada donde tenían lugar los grandes desfiles del Partido. La tribuna, desde la que Hitler pronunció encendidos discursos, fue diseñada por A. Speer, el arquitecto favorito de dictador. Hoy se encuentra en un estado de gran abandono y bastante destruida como se puede ver comparando con las dos fotografías tomadas esta semana pasada con las dos históricas.








El gran debate al que se ha enfrentado la ciudad de Nuremberg es si debe conservar y cuidar estas arquitecturas o debe dejarlas abandonadas o incluso hacerlas desaparecer. Hay opiniones encontradas, para todos los gustos. De hecho, parece que se va a destinar una importante cantidad de dinero (aportado por la Ciudad y el Estado Federal Alemán) para la conservación de estas construcciones.

martes, 18 de junio de 2019

RESEÑA DE "BREVE HISTORIA DE LA ANTIGUA GRECIA"


ARRANZ SANTOS, R. Breve historia de la antigua Grecia. Madrid: Nowtilus, 2019.



No le faltaba razón al ensayista y poeta inglés Percy Bysshe Shelley cuando, en 1922, en el prefacio de su drama lírico Hellas, escribió: "Todos somos griegos. Nuestras leyes, nuestra literatura, nuestra religión, nuestras artes tienen sus raíces en Grecia”. Y seguimos siendo griegos veinticinco siglos después. Podemos estar bastante de acuerdo en que la civilización de la antigua Grecia es la cuna de la civilización occidental. El legado cultural griego pervivió en el imperio Romano, pues si bien Roma conquistó Grecia la cultura griega, en palabras de Horacio, “capturó a su feroz vencedor” que fue quien conservó y transmitió este legado.

El conocimiento de la historia de Grecia puede ayudarnos a comprender muchos de los valores de nuestra sociedad: el sistema democrático de representación política (si bien ellos no tuvieron una democracia plena, sentaron las bases para su desarrollo posterior), la razón como base del conocimiento, el modelo ético y humanista de vida de los ciudadanos, el respeto a la ley que emana de la voluntad humana y no del origen divino, el esfuerzo por comprender el mundo en el que estamos inmersos, las bases de la ciencia, los cánones artísticos y literarios… . La historia de los griegos comienza con la civilización micénica, aunque antes de ella los restos arqueológicos hablan de un período de Bronce menos conocido. El presente ensayo divulgativo contribuye plenamente a que un amplio público pueda conocer la historia de la antigua Grecia y valorar la importancia de su legado hasta el presente.

Comienza la obra con un interesante capítulo (¿Arqueología o historia?) sobre la historia de la arqueología y los estudios sobre los griegos desde el Imperio Romano hasta el siglo XX. Es un aspecto que, debido a su titulación y aficiones, conoce muy bien la autora. En el resto de los capítulos se explican, siguiendo un orden cronológico, las diferentes etapas de la  historia de la antigua Grecia desde tiempos muy remotos (III milenio a. C.) hasta el control del territorio por el Imperio Romano: prehistoria, Creta y las islas Cícladas, culturas minoica y micénica, la Grecia de Homero, la Edad Oscura, época arcaica, época clásica y la Grecia helenística.

La autora no se queda en una mera historia política, por supuesto los grandes hechos políticos y las guerras y conflictos están presentes, pero  tienen mayor protagonismo la cultura, el arte, la literatura, el pensamiento, las actividades económicas, el régimen político, la organización de la polis y la sociedad, la vida religiosa, las relaciones con otros pueblos, la expansión colonial… en fin, todos los factores que, conjuntados e interrelacionados, conforman la historia de la antigua Grecia.


Una de las muchas ilustraciones de la obra. 
Al final tiene un índice de ilustraciones
Estamos ante una obra de carácter divulgativo, muy fácil de leer, y, a la vez, muy rigurosa ya que la autora ha manejado información arqueológica, fuentes clásicas y la bibliografía más documentada sobre Grecia antigua incluyendo los estudios más recientes.

Con el propósito de hacer más comprensible el texto, la autora intercala varios cuadros sinópticos (ayudan a comparar culturas o a relacionar en el tiempo diversos aspectos como política, sociedad, cultura  y arte), ejes cronológicos,  mapas, reproducciones de obras de arte, fotografías, grabados, esquemas…. 




Al final, se inserta una abundante bibliografía clasificada por temas y por etapas históricas.


La obra en la Web de la editorial:
https://www.nowtilus.com/pags.php?d=c3b3b82e464561f92f2df8c8285b6ac6O1O1806


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...