lunes, 22 de mayo de 2017

LA DICTADURA DE STALIN (I). ÉPOCA DE CONTRASTES ¿FUE STALIN FIEL SEGUIDOR DE LA OBRA DE LENIN?


La dictadura de Stalin fue una época de fuertes contrastes, paralelamente a una férrea dictadura basada en el terror, la URSS conoció un fuerte desarrollo industrial y una modernización económica. Tal vez ambos fenómenos estén interrrelacionados como sugiere el siguiente texto de Hobsbawm

“Stalin, que presidió la edad de hierro de la URSS, fue un autócrata de una ferocidad, una crueldad y una falta de escrúpulos excepcionales, o a decir de algunos, únicas. Pocos hombres han manipulado el terror en tal escala. No cabe duda que bajo el liderazgo de cualquier otra figura del Partido Bolchevique, los sufrimientos de los pueblos de la URSS hubieran sido menores, al igual que la cantidad de víctimas. No obstante, cualquier política de modernización acelerada de la URSS, en las circunstancias de la época, hubiera resultado forzosamente despiadada, porque habría que imponerla contra la mayoría de la población, a la que se condenaba a grandes sacrificios, impuestos en gran medida por la coacción. La economía de dirección centralizada, responsable mediante los planes de llevar a cabo esta ofensiva industrializadora, estaba más cerca de una operación militar que de una empresa económica”. (Hobsbawm, 1997).


¿Fue Stalin un continuador-adaptador de la obra de Lenin o, por el contrario, traicionó sus ideas políticas? ¿Fue la dictadura estalinista una consecuencia necesaria de la Revolución, o, por las propias circunstancias, deformó la que hubiera sido la evolución lógica del régimen revolucionario? Las dos disyuntivas han sido sostenidas por autores de diversos signos. Tal vez las ostensibles diferencias entre el estado de Lenin y el de Stalin sean el resultado de las diferentes épocas que les tocó vivir. 




Stalin procuró presentarse a sí mismo como el fiel continuador de la obra de Lenin, como el guardián de la ortodoxia de su ideario. En las fotografías "oficiales" siempre aparece junto a Lenin lanzando el mensaje de que es su único sucesor. Esto fue aprovechado por Stalin para su ascenso dentro del Partido y para llegar a detentar el poder absoluto.



Stalin va acumulando un poder cada vez más absoluto, controla todo. Según Medvedev, la historia soviética desde 1.930 comienza a escribirse en clave estaliniana. Su liderazgo se basó en un dominio absoluto del Partido.


La toma de decisiones se centralizó hasta límites insospechados. No estaba permitida la crítica, solo quedaba la obediencia ciega, como si el Secretario General del Partido (Stalin) fuera infalible. El poder de Stalin acabó siendo omnímodo. La constitución de 1936 (me ocuparé de ella en una entrada próxima) configuró el estado totalitario de Stalin.

Stalin controlaba todo el mundo de la información, publicar algo que no era de su agrado político podía acarrear graves sanciones. Manejaba a su antojo el mundo de la propaganda para resaltar su obra llena de éxitos, sin ningún fracaso. La cultura y el arte quedaron bajo el control del poder político

Stalin era el gran timonel que, con mano segura, llevaba a buen puerto la nave de la URSS.




En próximas entradas me ocuparé de otros aspectos de esta dictadura como el culto a la personalidad, las purgas, la represión y el terror que con los que se acalló y eliminó a la oposición.




sábado, 20 de mayo de 2017

LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA (NEP)

La NEP fue una rectificación en la política económica, un  viraje práctico en el camino hacia el socialismo, un paso atrás controlado, ante:
  • Los pésimos resultados económicos durante el Comunismo de Guerra de lo que de dejado constancia en otra entrada de este Blog
  • La mala situación económica derivada de la Guerra Civil y agravada por la mala cosecha de 1.921. En el invierno de 1920 a 1921, el hambra pudo causar dos millones de muertos. Según Chamberlain "el País estaba enfermo, exhausto y exacerbado". Había que salvar la infraestructura económica del colapso en el que se encontraba.
  • La rebelión de los marineros de Kronstadt.
    Las huelgas obreras de 1921.
  • Las protestas de los campesinos ante las requisas de sus productos.
  • El desabastecimiento urbano.
  • La rebelión de los marineros de Kronstad.
  • Las críticas a los funcionarios a los que acusan de apartarse del pueblo. 
  • La división del propio Partido Bolchevique (moderados de Bujarin y radicales de Trotski) ante el camino a seguir en la organización económica.
Lenin pensaba que había que hacer algo, un paso atrás obligado. La rectificación se comenzó a fraguar en los trabajos preparatorios del X Congreso del Partido, sus artífices fueron Lenin, Bujarin y Stalin, a pesar de la protesta de los bolcheviques más radicales como Trotski que lo consideraban una capitulación. Fue en el X Congreso del Partido donde se aprobó la NEP.


"Hemos avanzado demasiado en la nacionalización del comercio y de la industria, en el bloqueo de los intercambios locales. ¿Era un error? Cierto. Podemos admitir en cierta medida el libre intercambio local, sin destruir el poder político del proletariado sino, al contrario, consolidándose. [...] El campesino puede y debe trabajar con celo en su propio interés puesto que ya no se le pedirán todos sus excedentes sino solamente un impuesto, que es necesario fijar cuanto antes de antemano. Lo fundamental es que el pequeño campesino esté estimulado, impulsado, incitado".
Discurso de LENIN en el X Congreso del PCUS, 1921.


La NEP supuso:
  • El retorno transitorio a un capitalismo controlado con el objeto de estimular la producción. 
  • El fin de las requisas agrícolas sustituidas por un impuesto en especie. Era prioritario que el sector agrícola aumentase la producción. 
  • Que los campesinos pudiesen disponer libremente del cultivo de sus tierras y pudiesen comerciar con sus productos. Con esta política se favoreció a los propietarios de las grandes fincas que generan más excedente, los kulaks que ahora podían incluso contratar mano de obra asalariada. Bujarin, máximo defensor de la NEP, decía que si los excedentes venían de los campesinos acomodados, era bueno defender los intereses de estos campesinos aún a riesgo de abandonar a los campesinos pobres; cualquier presión sobre los campesinos ricos haría retroceder la acumulación de excedentes. La izquierda del Partido sostenía tesis muy diferentes.
  • Las empresas de menos de 20 obreros fueron desnacionalizadas, a veces pasaron a ser regidas por cooperativas. (En 1.923, empleaban el 12% de mano de obra y contribuían a un 5% de la población total). Estas empresas podían vender, como los campesinos, sus productos en el mercado.
  • El permiso para crear sociedades mixtas con capital extranjero hasta un 50% (no tuvo mucho éxito por el miedo del capital extranjero a los bolcheviques y por el no reconocimiento de las deudas zaristas).
  • La descentralización de las empresas nacionalizadas, se dividieron en las de la Unión, las de las Repúblicas y las locales.
  • La vuelta del sistema monetario. En 1.922 se emitieron nuevos billetes transformados en 1.923 en moneda legal. Luego apareció un rublo internacional y un rublo Interior.
  • Liberalización del comercio al por menor.
  • La aparición de una  nueva  urguesía. Estos nuevos acaudalados fueron conocidos como NEPMAN.
  • Se estableció una jerarquía de salarios.
  • Una cierta liberalización cultural

En vez de "todo para la guerra" como en el Comunismo de Guerra, ahora el lema es "todo para la producción"

Los Bolcheviques insistieron en que era una fase excepcional y pasajera. Lenin, que la calificó como de “una retirada para un nuevo ataque”, escribió:

"Mientras el Estado controle los ferrocarriles, los otros medios de transporte, los bancos, el comercio exterior, no existe ningún temor a una resurrección del capitalismo".

Aunque era consciente del peligro de la libertad de comercio, decía Lenin que eran más peligrosos para el Socialismo el hambre y la penuria pues debilitaban al proletariado y le quitaban las posibilidades de resistir a los sentimientos pequeño-burgueses de incertidumbre y desesperación.


"El antídoto [del comunismo de guerra], familiarmente conocido como la NEP, consistió en... una serie de medidas que no fueron concebidas de una sola vez, sino que fueron desarrollándose gradualmente una después de la otra. Primero empezó enfrentando el punto de mayor peligro, como una política agrícola para aumentar el suministro de alimentos ofreciendo nuevos incentivos a los campesinos; luego evolucionó hacia una política comercial para la promoción del comercio y el intercambio, incluyendo una política financiera para una moneda estatal; y finalmente, enfrentando el problema más profundo de todos, se transformó en una política industrial tendiente al aumento de la productividad industrial, condición para la construcción de un sistema socialista. La característica principal de la NEP fue la negación o revocación de las políticas del comunismo de guerra. (E. H. Carr)

Los resultados económicos fueron pronto visibles:
  • Aumento de la producción industrial, en 1.927 se alcanzan las cuotas de 1.913. Modernización industrial (técnicas extranjeras).
  • Se duplicó la cosecha de trigo.El Gobierno aportó dinero al campo para organizaciones colectivas de la producción y para extender el uso de abonos y tractores. En 1.925 la producción agrícola fue el 95% de antes de la guerra.
  • Se duplicó la extracción de petróleo.
  • Se triplicó la producción de carbón.
  • Grandes avances en la extensión de la electrificación
  • Se multiplicó por siete la producción de acero.
  • Se acabó el hambre generalizada. 
  • Subieron los salarios.
  • Se construyeron los primeros coches y del primer avión.
  • Se construyeron infraestructuras de transporte.
  • Se devaluó la moneda para sanear la Hacienda
  • Hubo un renacimiento artístico y cultural.

Fuente: Edit. VICENS VIVES


También tuvo consecuencias negativas:
  • Volvió a aparecer la inflación.
  • Gran crecimiento de la burocracia.
  • Surgió una nueva burguesía, tanto rural como urbana, enriquecida a base de comercializar excedentes. Reaparecían costumbres capitalistas. Esto era muy contrario a la ideología bolchevique.
  • Abandono relativo de la industria pesada. Desde fines de 1923 se vio la necesidad de relanzar la metalurgia, pero no se hizo nada para ello. 
  • Los precios comenzaron a oscilar mucho.  En un principio, crecieron más los precios agrícolas que los industriales (la industria, descapitalizada, sólo podía vender sobre barato).  Desde 1923 los industriales se asociaron en defensa de sus intereses y los precios industriales crecieron espectacularmente sobre los agrícolas. Los agricultores no sintieron ganas de comprar, luego tampoco tuvieron interés por la venta de sus productos, así que volvieron a aparecer las requisas.  En el XII Congreso del Partido (abril, 1923), Trotski presentó el famoso diagrama "de las tijeras". Los precios industriales se habían elevado mucho y los agrarios habían descendido  a niveles de antes de la guerra. En el Congreso se acabó nombrando el “Comité de las Tijeras” para intentar buscar una solución. Trotski, en una carta enviada al Comité Central del Partido, propuso la racionalización de los precios industriales para cerrar las tijeras. Fue apoyado por una plataforma de 46 miembros. A fines de 1923 las tijeras comenzaron a cerrase, pero esta crisis sólo pudo superarse con medidas que contravenían los principios de la NEP.
Evolución de los precios agrícolas e industrial, al por menor y al por mayor. Gráfica tomado  https://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/f/fd/Graph_illustrating_the_Scissors_Crisis.png
  • Crisis finaciera. No se habían previsto las consecuencias financieras de la NEP. Era muy difícil hacer hipótesis financieras sobre un rublo en constante declive, así que hubo que presentar el presupuesto en rublos de antes de la guerra. Se creó un Banco del Estado para administrar la moneda y garantizar el crédito. 
  • Hubo paro, el número de parados nos es desconocido debido a la poca fiabilidad de las estadísticas. Dice E. H. Carr que el mercado de trabajo bordeaba el caos. Se palió emprendiendo obras públicas, pero el Estado no disponía de los fondos necesarios para abordar un plan general de obras públicas.
Las críticas a esta política económica vinieron especialmente de Trotski, así que, en el contexto de su enfrentamiento con Stalin, algo influyeron estas críticas para su destierro 1.927 y  su exilio 1.929.

A la altura de 1927, la situación económica era muy mala. Hubo un grave retroceso en el abastecimiento de grano. La negativa de los kulaks y de los campesinos en general a entregar parte de sus cosechas produjo graves trastornos, especialmente desde este año de 1927. Reapareció el fantasma del hambre, no sólo faltaba grano, tampoco había carne, leche, mantequilla, aceite, huevos, carne, café... El Estado tuvo que combinar medidas coercitivas para recaudar grano con otras destinadas a frenar y moderar su consumo (pan mezclado, racionamiento...). El mercado negro era abundante. Paralelamente, cada vez aparecía más claro que para que se diese una revolución en el campo que permitiese aumentar la producción, haría falta aumentar el tamaño de las parcelas y fabricar tractores que permitiesen la mecanización.

El Régimen sostuvo que esta situación se debía a la huelga de los Kulaks; sin embargo, se debía influían más bien otros factores como el  atraso agrícola, la falta de productos industriales para el campo. una falsa política de precios, etc.

Lo prioritario era conseguir aumentar la producción de trigo: se intensifica la represión contra los Kulaks, aumentaron las requisas, se enviaron activistas al campo para que ayudasen a requisar el grano, el propio Stalin viajó a Siberia para ver si los funcionarios cumplían con su deber...

Desde 1927, dentro del Partido, fue ganando terreno la opinión de la necesidad de una rápida industrialización y de la necesidad de una planificación. La crisis en la recaudación de granos y la eliminación de la oposición facilitaron que se pudieran adoptar unas medidas económicas imprevistas. La NEP iba a ser sustituida por la Planificación

miércoles, 17 de mayo de 2017

LUCHA POR LA SUCESIÓN A LENIN. CONSOLIDACIÓN DE STALIN EN ELPODER


En mayo de 1922, Lenin sufrió un ataque que le dejó incapacitado varias semanas. Un nuevo episodio en diciembre  le dejó paralizado todo el lado derecho y tuvo que apartarse de la gestión directa del Gobierno, aunque siguió emitiendo notas (entre ellas, el famoso documento conocido como su testamento político). Un nuevo ataque en marzo de 1923 le privó del habla.

La sucesión de Lenin pasó a convertirse en la principal cuestión principal. Lenin, cuando se recuperó de su primer ataque, sintió alarma ante el ascenso de Stalin hacia el que mostró una gran desconfianza en reflejó en su conocido "testamento político". Previó la posibilidad de la división del Partido entre los seguidores de Stalin y los de Trotski. En este documento pasó revista a los líderes del Partido: Stalin (del que pensaba que tal vez no supiera utilizar con prudencia el poder que había acumulado; en una postdata añadía que se necesitaba uno más leal, más cortés, más tolerante...), Trotski (capaz, pero demasiado autosuficiente, con demasiada confianza en sí mismo) y Bujarin (un buen teórico, pero que no había comprendido la dialéctica marxista). Para evitar la posible división proponía aumentar el número de miembros del Comité Central hasta 50 ó 100.

CARTA DICTADA POR LENIN EN DICIEMBRE DE 1922, CONOCIDA COMO SU 
TESTAMENTO

“Creo que el factor fundamental en la cuestión de la estabilidad lo constituyen los miembros del Comité Central tales como Stalin y Trotski. Las relaciones que existen entre ellos son, en mi opinión, las que en buena parte podrían causar esa división y para evitarla creo que debiéramos aumentar hasta cincuenta o cien el número de miembros del Comité Central…
El camarada Stalin, al convertirse en Secretario General, ha concentrado en sus manos un enorme poder y yo no estoy seguro de que sepa usar siempre ese poder con la cautela necesaria.
Por otra parte, el camarada Trotski (…) se distingue no sólo por su excepcional 
talento (no cabe duda de que es la persona más capaz del Comité Central) sino también por su excesiva confianza en sí mismo y por su disposición a dejarse llevar por el aspecto puramente administrativo de las cosas…
Stalin es demasiado rudo, y este defecto que se puede tolerar en nuestras relaciones como comunistas, es inaceptable en un Secretario General. Por lo tanto, propongo a los camaradas que traten de hallar la manera de sacar a Stalin de ese cargo y sustituirlo por otro que sea superior a Stalin en todos los aspectos, es decir, más paciente, más leal, más cortés, más atento a los camaradas, menos caprichoso, etc. Esta circunstancia puede parecer una bagatela insignificante, pero creo que, desde el punto de vista de impedir una división y de las relaciones entre Stalin y Trotski que ya he mencionado antes, no se trata de una bagatela y si lo es, es una bagatela que puede adquirir una importancia decisiva”


Tal como auguró Lenin pronto se plantearon dos claras rivalidades por hacerse con el poder:

Trotski:
Resultado de imagen de trotski
  • Era partidario de la revolución permanente (“La conquista del poder por el proletariado no significa el coronamiento de la revolución, sino simplemente su iniciación”) y de extender esa revolución  a Europa y China (“El triunfo de la revolución socialista es inconcebible dentro de las fronteras nacionales de un país”). Pensaba que si la Revolución no se extendía acabaría por fracasar en Rusia. Por tanto, la revolución socialista se convierte en permanente en un sentido muy nuevo y más amplio de la palabra: en el sentido de que sólo se consuma con la victoria definitiva de la nueva sociedad en todo el planeta”. 
  • Trotski había mantenido esta misma idea en 1905 y Lenin había discrepado, pero la disputa se había olvidado. La primera discrepancia de Lenin y Trotski sobre este asunto fue sacada a la luz por Bujarin en Diciembre de 1924 y aprovechada por Stalin quien la utilizó como arma en su disputa con Trotski y como trampolín para su idea “socialismo en un sólo país”. 
  • Trostki pensaba que era necesario un nuevo movimiento de masas para desentumecer el Partido. 
  • Criticaba duramente la NEP, pensaba que había que colectivizar el campo y planificar toda la actividad económica. Era partidario de avanzar en la industrialización, especialmente en la industria pesada, para lo que sería necesario revisar la NEP.
  • Sus ideas sobre la necesidad de militarizar el trabajo obrero le acarreó la oposición sindical.
  • Sus colegas le miraban con recelo ya que varias veces les había tratado con arrogancia. 

Stalin

    Resultado de imagen de stalin
  • Pensaba que el socialismo en un sólo país no solamente era posible, sino que era mejor, ya había fracasado la expectativa de revolución mundial en la que creían en 1.917 como se habían demostrado en algunos países europeos. Los que negaban la posibilidad de la revolución en un sólo país eran medrosos y desconfiaban de la capacidad del pueblo ruso. 
  • La revolución en un sólo país se convirtió en un canto de patriotismo para Stalin y sus seguidores.


En el XII Congreso del Partido (abril de 1.923) Stalin maniobró para mostrarse como el discípulo de Lenin. Trotski, muy ocupado con el tema de la industria, no acudió a muchos debates. Se acordó que a Lenin le sustituiría un Triunvirato formado por Zinoviev, Kamenev y Stalin.

El 21 de enero de 1924 murió Lenin.




Ya desde 1.923, el objetivo del Triunvirato (Zinoviev, Kamenev y Stalin) era alejar a Trotski que había iniciado una campaña para buscar apoyos en el ejército y en las instituciones educativas universitarias (en los dos ámbitos contaba con un gran prestigio). Además, desde 1.923, Trotski estaba haciendo una campaña de denuncia contra la degeneración del Partido, la burocratización de los cuadros dirigentes que hacía alejar a las masas, la omnipotencia del Secretario General, el poco avance en la dotación de una industria pesada al país... Una carta de Trotski (8 de octubre de 1923) en la que criticaba estos aspectos fue el detonante. Trotski cayó enfermo y, en su ausencia, se aprobó una resolución (25 de octubre) condenando las acusaciones que vertía en su carta.

En este ambiente, comenzó una dura campaña contra Trotski al que acusaron de: revisionismo antibolchevique, hacer caso omiso de los campesinos, cultivar modales burgueses, afán por la planificación económica (paradójicamente, sería Stalin el que llevaría adelante dicha planificación), haber sido menchevique anteriormente, etc. Las denuncias contra Trotski se convirtieron en algo habitual en la prensa y en el Comité del Partido.

Stalin, a la vez, comenzó a controlar ampliamente el Partido. Realizó una ampliación con la premisa obligatoria, para poder ser admitido, de la aceptación de la nueva ortodoxia. En los cinco primeros meses de 1924 fueron admitidos 240.000 nuevos miembros. El Partido de Lenin (una élite de revolucionarios profesionales) comenzaba a ser sustituido por el Partido de masas de Stalin.

En el XIII Congreso del Partido (finales de mayo de 1924) se atacó duramente a Trotski, a pesar de ello fue elegido para el Comité Central. Habían pasado cuatro meses desde la muerte de Lenin.

En 1.925, Trotski fue obligado a abandonar su cargo de Comisario del Pueblo para la Guerra, aunque siguió en el Politburó por decisión de Stalin a pesar de que Kaménev y Zinoviev querían expulsarlo también de este organismo.

Tras la eliminación política de Trotski, el Triunvirato comenzó a dividirse desde  1925. La división comenzó a propósito de la política agrícola a seguir. Zinoviev y Kamenev se mostraron contrarios a una política favorable al campesinado de la NEP ya que las recaudaciones de grano no llegaban o lo hacían en escasas cantidades y los kulaks dificultaban el comercio con sus acaparamientos. Las medidas favorables al campesinado pretendieron aumentar la producción para no descuidar el abastecimiento urbano y para poder exportar en los años de buenas cosechas.  La batalla se dio en el XIV Congreso del Partido (diciembre, 1925) donde Kamenev atacó directamente a Stalin. Mayoritariamente se aprobó la línea oficial, Stalin salió bastante fortalecido y, desde entonces, dirigió sus baterías contra Zinoviev y Kamenev que comenzaron a ser marginados.  Kamenev fue relegado a puestos secundarios y Zinoviev  perdió la dirección del Partido en Leningrado  y fue apartado de la presidencia del Komintern. 

Poco más tarde,  Zinoviev y Kamenev se unieron en su lucha contra Stalin. Trotski había permaneció bastante callado, no hay que olvidar que Zinoviev y Kamenev le había atacado duramente; sin embargo, cuando el ascenso de Stalin parecía imparable y cuando Kamenev y Zinoviev defendieron el camino de la industrialización, no puedo permanecer impasible y se unió a los dos (verano de 1926) formando la Nueva Oposición que no mostró gran cohesión interna.

En 1926, Stalin comenzó a atacar con especial virulencia a Trotski y viceversa. Sin embargo la oposición a Stalin permaneció bastante callada durante 1.926 (un año de una gran paz social). 

En 1927 se reactivó la oposición debido a los reveses en política exterior, sobre todo en China donde Stalin había apoyado sin pensarlo al Kuomintang de Chan-Kai-Cheg que pronto se convirtió en el opresor de la izquierda. La Nueva Oposición publicó un documento, “La Declaración de los 83", denunciando la situación interior y exterior, acusando a Stalin de llevar una política pequeño-burguesa y derechista. Elaboró una plataforma reivindicativa en la que se recogía: necesidad de una presión económica y administrativa sobre los grupos más estables, crítica del centralismo, autonomía efectiva para las nacionalidades, potenciación de los soviets... La difusión de estas reivindicaciones estuvo totalmente prohibida, el acceso de la oposición a la prensa fue cada vez más difícil.

Esta oposición recibió muchas muestras de apoyo en el X aniversario de la Revolución. Así que la OGPU estuvo muy ocupada en controlar a Trotski y Zinoviev a fin de evitar que comparecieran en público en los actos del aniversario. 

La OGPU informó a Stalin que se preparaba un golpe de estado en su contra, así que Stalin decidió acabar con las cabezas visibles de la oposición. En el XV Congreso del Partido  (diciembre, 1927) fueron expulsados del mismo Trotski y Zinoviev. Kamenev fue excluido del Comité. 

Se persiguió y prohibió todo conato de oposición, esta labor se completó en 1.928. Trotski fue deportado a Alma Ata. En cambio, Kamenev y Zinoviev fueron readmitidos en el Partido (junio de 1928). La OGPU persiguió a toda oposición de izquierdas, especialmente a los seguidores de Trotski.

Después, Stalin comenzó una campaña contra los moderados considerados más peligrosos. Se acusó de “desviacionismo derechista” a personas tales como Bujarin, Kirov y Tomski. Por ejemplo, Bujarin pensaba que había que ir más despacio en la industrialización y permitir a los Kulaks la acumulación de cosechas para que el campo suministrase capitales a la industria: "Debemos decir a los campesinos, a todos los campesinos: enriqueceos, desarrollad vuestras granjas, no temáis, no habrá restricciones para vosotros". Pensaba que era un camino más lento hacia el socialismo, "de paso de tortuga", pero más seguro. Bujarin fue eliminado del Politburó.

En 1.929, Trotski se tuvo que exiliar, ya entonces Stalin barajaba la posibilidad de eliminarle físicamente, pero parece que le dio miedo, así que se dedicó a buscar un lugar donde enviarle. Su primer destino fue Turquía. Llegó a México en 1.937, allí fue asesinado por un agente de Stalin en 1.940.

Trotski y otros líderes opositores se borraron hasta de la memoria fotográfica, dos ejemplos:




Tras eliminar la oposición, Stalin se convirtió en el verdadero y único dueño de la URSS.

lunes, 15 de mayo de 2017

BREVE HISTORIA DEL IMPERIO OTOMANO

ROMERO, E. y ROMERO, I.: “Breve historia del Imperio Otomano”. Ediciones Nowtilus. Madrid, 2017

No es tarea fácil lo que han logrado nuestros autores: resumir la historia del Imperio Otomano en una obra de poco más de trescientas páginas. Los turcos, unas tribus de pastores nómadas que habitaban las estepas de Asia Central, fueron capaces de crear un imperio cuya vida se prolongó durante más de seiscientos años y que se extendió en un amplio espacio geográfico de tres continentes. Su expansionismo les llevó a enfrentarse a poderosos enemigos a lo largo de su historia: bizantinos, austriacos, rusos, venecianos, hispanos, británicos, franceses, italianos, griegos, portugueses. A la vez, tuvieron que afrontar a muchas conspiraciones internas y rebeliones de los distintos pueblos que habitaban en el Imperio. Conocer la historia de este pueblo es indispensable para entender acontecimientos relevantes de la historia de muchos estados europeos.

Es un gran mérito de nuestros autores acercar al lector a la historia del Imperio Otomano de una forma ordenada, clara y rigurosa. La exposición sigue un orden cronológico centrando su atención  de forma especial en los personajes, periodos y hechos más relevantes de la historia de este Imperio. He aquí una pequeña síntesis de lo que va a encontrar el lector explicado con detalle en la obra:
  • El origen del pueblo turco y cómo se asentó en el espacio en el que construyeron su Imperio y la importancia de los tres creadores de la estirpe: Osmán I (hacia 1290-1324) que fue capaz de derrotar a los a los bizantinos en la batalla de Bafea, Orhan I (1324-62) que, en lucha con  el Imperio Bizantino, logró establecer una cabeza de puente en Europa  y Murad I (1362-1389) que creó un ejército moderno (jenízaros) y avanzó por los Balcanes.
  • La consolidación del Imperio que llegó de la mano de los sultanes que lo gobernaron entre 1389 y 1451 entre los que destacó Bayaceto I (1389-1402). Este hombre, gran estratega, logró unificar la mayor parte de Anatolia, anexionar Tesalia y Tesalónica, conquistar el principado búlgaro de Vidin, incluso asedió Constantinopla durante siete años. En 1402, en la batalla de Ankara, cayó prisionero del caudillo mongol Tamerlán y murió en el destierro. A su muerte siguieron unos años de enfrentamiento entre sus hijos por el control del sultanato. Mehmed I (1413-21) Y Murad II (1421-51) tuvieron que hacer frente a conspiraciones internas lo que no les impidió avanzar por la zona de los Balcanes (Transilvania, Serbia, Valaquia, Albania…) enfrentándose a bizantinos y venecianos.
  • La conquista de Constantinopla (1453) por Mehmed II (1451-81). Fue el fin del Imperio Bizantino. En Europa, esta conquista causó gran conmoción y alertó del peligro Otomano. Constantinopla cambió su nombre por Estambul. No fue el único éxito militar de Mehmed II, derrotó a los serbios, controló varios territorios balcánicos, se hizo con posesiones de Génova y Venecia, atacó la isla de Rodas, ocupó Tracia y la mayor parte del Peloponeso, desembarcó en Otranto, etc. Una política claramente expansionista que fue continuada por sus sucesores que ampliaron el escenario a Egipto donde se puso fin al sultanato de los mamelucos.
  • El apogeo del Imperio con Soleimán el Magnífico (1520-1566). Tras las conquistas de Belgrado y Rodas se dirigió contra los dominios de los Habsburgo obteniendo la gran victoria de Mohács (1526) tras la que Hungría se convirtió en vasallo del Imperio Otomano para ser anexionada años más tarde. En 1529 puso sitio a Viena. Soleimán intervino en la confrontación entre Francisco I de Francia y Carlos I colaborando con el rey francés en el deseo de ambos de frenar el auge de Carlos. La derrota de la flota de Andrea Doria (formada por naves españolas, venecianas y austriacas) en la bahía de Préveza (1538) fue el inicio de la talasocracia otomana que duró hasta Lepanto. Obtuvo otros grandes éxitos como las conquistas de Bagdad o Trípoli y algún fracaso como el no poder hacerse con la isla de Malta.
  • La organización del Imperio, la sociedad y la ideología. En el capítulo dedicado a estos temas, los autores tratan de los poderes del Estado, especialmente la figura del sultán: sus poderes limitados por la sharia, su progresiva santificación que se tradujo en un alejamiento del pueblo, la composición de su harén, las ceremonias de entronización y entierro… Atienden también a la compleja estructura administrativa de un Estado que abarcaba tantos y tan diferentes pueblos, el papel de la mujer, la importancia de la educación, los actos lúdicos destinados a mostrar la grandeza del Imperio y la magnificencia del sultán, etc.
  • La política agresiva de Selim II (1566-74) y su derrota en Lepanto. La respuesta a la política expansionista de este Sultán (toma de Túnez y Chipre) fue la formación de la Liga Santa que derrotó a los otomanos en la batalla de Lepanto muy celebrada en la cristiandad. Los autores describen con detalle las fuerzas participantes y cómo discurrió el enfrentamiento.
Ilustración  que representa la batalla de Lepanto de autor anónimo.
Una de las muchas que aparecen en la obra
  • El “sultanato de las mujeres” tras la muerte de Selim II. Expresión acuñada a principios del s. XX por un historiador turco, un tanto misógino, para designar un período en el que las mujeres estuvieron en la cima del poder debido a la existencia de sultanes demasiado jóvenes o mentalmente inestables. Un largo período de conflictos internos, guerras y paces con resultados no muy favorable para el Imperio Otomano con el consuelo de algún éxito como la victoria contra Rusia en la batalla de Rio Prust (1711).
  • “La Cuestión de Oriente”. De 1874 a 1923 es un período en el que se produce el desmoronamiento del Imperio Otomano (el gigante de pies de barro) dando lugar a la rivalidad de las potencias europeas por hacerse con sus despojos. Tuvo unos antecedentes como la independencia de Grecia, el reconocimiento de Serbia como principado autónomo, reconocimiento de Mehmed Ali como gobernante hereditario de Egipto, la ocupación francesa de Argelia o, especialmente, la Guerra de Crimea (1853) iniciada por el Zar de Rusia con el objetivo de hacerse con territorios otomanos y controlar los Dardanelos. La destrucción de la flota otomana en la batalla de Sinope (noviembre, 1853) alarmó a Francia y Gran Bretaña que, apoyando al Imperio Otomano, declararon la guerra a Rusia. Los hechos más significativos de esta guerra fueron la batalla de Balaclava y la toma de Sebastopol. Los rusos fueron derrotados definitivamente en la batalla de Ikerman, pero no cedieron en sus pretensiones. En 1876 estalló una revuelta en Bosnia-Herzegovina que se extendió Serbia, Montenegro y Bulgaria, fue duramente reprimida por los turcos. Rusia, tradicional defensora de los pueblos eslavos, vio la ocasión para hacerse con territorios y declaró la guerra al Imperio Otomano. Tras la victoria rusa, se firmó el Tratado de San Stéfano, pocos meses después corregido, por la presión austriaca, en el Congreso de Berlín (1878). El Imperio Otomano hubo de ceder amplios territorios en los Balcanes.
  • Aparición en escena de los “Jóvenes Turcos” que se mostraron defensores de un régimen parlamentario aunque, en un principio, fieles al sultanato. El Partido de los Jóvenes Turcos era una coalición de fuerzas dispares unidas por el deseo de acabar con el absolutismo de Abdul Hamid II (1876-1909). Se rebelaron en julio de 1908 consiguiendo las suficientes adhesiones para obligar al Sultán a restaurar la constitución de 1876. Aprovechando la inestabilidad, Bulgaria se declaró independiente (5 de octubre de 1908), Austria se anexionó Bosnia-Herzegovina y Creta se unió a Grecia. Los Jóvenes Turcos consiguieron destituir a Abdul Hamid II en 1909.
  • Guerra Italo-Turca y Guerras Balcánicas antes de la I Guerra Mundial. Italia que puso sus ojos en las provincias otomanas de Libia que, tras una guerra, pasaron a manos italianas. Aprovechando la ocasión, Montenegro, Serbia, Grecia y Bulgaria declararon la guerra al Imperio Otomano (Primera Guerra Balcánica, 1912) para hacerse con los territorios que aún conservaban los turcos en los Balcanes. Tras su derrota, el Imperio Otomano cedió a sus vencedores todos sus territorios en Europa salvo los que actualmente conserva y reconoció la independencia de Albania. La crisis política en Turquía propició que los Jóvenes Turcos se hicieran con el gobierno.
  • Turquía en la I Guerra Mundial y Tratado de Sèvres. Cuando estalló la I Guerra Mundial, Turquía dudó sobre a qué bando adherirse, finalmente se inclinó por los Imperios Centrales. El 1 de noviembre entró en lucha contra Rusia en Armenia. A pesar de la heroica resistencia turca a los ataques anglo-franceses en los Dardanelos (freno a los aliados en la batalla de Galipolli y el desembarco terrestre en Sulva), el Imperio Otomano estaba en el bando perdedor. Los vencedores impusieron una paz humillante (Tratado de Sèvres) que contemplaba la perdida de Anatolia Oriental en favor de armenios y kurdos, parte de Tracia y la región de Esmirna para Grecia y los territorios de Oriente Medio (que se habían repartido Francia y Gran Bretaña en el Acuerdo Sykes-Picot, 1916). Los Estrechos quedaron bajo control de una comisión internacional.
  • Resistencia de Mustafá Kemal, rectificación del Tratado de Sèvres en el Tratado de Lausana, abolición del sultanato y proclamación de la república. Los acuerdos despertaron enorme rechazo en el Imperio Otomano. En mayo de 1919, Mustafá Kemal, hombre de gran prestigio, y organizó un  movimiento de resistencia ante la invasión de Anatolia. El Sultán se asustó y creyó que no le quedaba más remedio que cooperar con los vencedores mientras que Mustafá Kemal y el Movimiento Nacional Turco querían resistir. El gobierno acusó a Mustafá Kemal de traición y le condenó a muerte. El tiempo iba a dar la razón a Mustafá Kemal que fue capaz de resistir y salir vencedor en Anatolia y Tracia frente a los ejércitos extranjeros apostado en Turquía. En julio de 1923 nuevo Tratado de Paz en Lausana (1923) que anulaba el de Sèvres, Turquía quedaba prácticamente como hoy la conocemos. La sumisión de Mehmed VI a los aliados iba a determinar su futuro, el 1 de noviembre de 1922, la Asamblea Nacional Turca abolió el sultanato y el  29 de octubre de 1923 se proclamó la República con Mustafá Kemal como primer presidente, al que el Parlamento concedió el título de Atatürk (padre de los turcos).
  • El genocidio armenio. Los armenios habían presentado sus reivindicaciones territoriales en el Congreso de Berlín de 1878. Entre 1894 y 1896, fueron masacrados miles de ellos en Adana y otros lugares. Durante la I Guerra Mundial se repitieron los hechos con más intensidad, los turcos llevaron a cabo un auténtico genocidio con la población armenia a la que acusaron de colaborar con los rusos: matanzas indiscriminadas, deportaciones, arrestos masivos, internamiento en campos de concentración… No sabemos exactamente el número de ejecutados,  con seguridad superaron el millón. Posteriormente, el Parlamento trató la masacre de armenios y se puso en marcha un juicio para determinar las responsabilidades de los ejecutores del genocidio, muchos de los cuales se encontraban huidos. Se presentaron muchas pruebas inculpatorias a los líderes de los Jóvenes Turcos. Tras deliberar muchos meses, se condenó a muerte a 18 de los acusados. Solo tres fueron ejecutados. Al ver que varios implicados escapaban de la justicia, un grupo de militares armenios organizó, entre marzo de 1921 y julio de 1922, el asesinato de varios de los dirigentes de los Jóvenes Turcos (“Operación Némesis”).

Una serie de mapas y doce páginas de detallada cronología son de gran ayuda para situar tanto acontecimiento en el espacio y en el tiempo.

Información sobre la obra y el autor en la Web de la Editorial:
(Se puede leer un fragmento)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...