viernes, 28 de abril de 2017

EJECUCIÓN DEL ZAR Y SU FAMILIA



Tras su abdicación, el Zar y su familia fueron retenidos en el palacio de Tsárskoie Seló, hasta el 13 de agosto de 1917 día en que fueron trasladados en tren a la pequeña ciudad de Tobolsk, en Siberia Occidental.




Después de permanecer allí una temporada fueron nuevamente trasladados, el 30 de abril de 1918,  esta vez a Ekaterimburgo, capital de los Urales. El presidente del Soviet de los Urales informó al Comité Ejecutivo Central que los prisioneros habían sido alojados en un palacete del centro de la ciudad. Esta casa, de dos pisos, pertenecía a un comerciante de éxito, Ipátiev, al que dieron 24 horas para evacuarla. El piso bajo fue rápidamente convertido en cuartos para los guardias y oficinas. Se levantó un alto cercado de madera separando la casa y el jardín de la calle. En Ekaterimburgo, Nicolás y su familia estaban realmente presos y eran tratados como tales.

El Soviet de los Urales decidió unánimemente en favor de la ejecución. El jefe de las fuerzas militares rojas informó que los ejércitos checos ya habían llegado al sur de la ciudad y que Ekaterimburgo podía caer en tres días. Al oír esto, y ante el temor de que fuesen liberados los Romanov, el Soviet decidió fusilar a toda la familia cuanto antes y destruir las pruebas del hecho. En realidad, desde que el 14 de julio se hizo cargo de la custodia de la familia imperial Zar Yakob Yukovski el destino de los prisioneros estaba decidido.


“DECISIÓN del Presidium del Consejo de Diputados, Obreros, Campesinos y Guardias Rojos de los Urales:
En vista del hecho de que bandas checoslovacas amenazan la capital roja de los Urales, Ekaterinburgo, que el verdugo coronado podía escapar al tribunal del pueblo (un complot de la Guardia Blanca para llevarse a toda la familia imperial acaba de ser descubierto) el Presidiurn del Comité Divisional, cumpliendo con la voluntad del pueblo, ha decidido que el ex zar Nicolás Románov, culpable ante el pueblo de innumerables crímenes sangrientos, sea fusilado.

El endoso de Moscú decía:
DECISIÓN del Presidium del Comité Central Ejecutivo de Todas las Rusias del 18 de julio. El Comité Central Ejecutivo de los Consejos de Diputados de Obreros, Campesinos, Guardias Rojos y Cosacos, en la persona de su presidente, aprueba la acción del Presidium del Consejo de los Urales.
El presidente del Comité Central Ejecutivo, Svérdlov."
Fuente: R. K. MASSIE, "Nicolás y Alejandra". Págs. 541-2

El 16 de julio de 1.918 tuvo lugar la ejecución de la familia Imperial. Pocos días después, la ciudad cayó en manos de los Ejércitos Blancos.


Aspecto del semisótano donde fue ejecutado el Zar, su familia y algunos sirvientes. WIKIPEDIA

INFORME DE YUKOVSKI

Refiriéndose a sí mismo en primera persona como "el comandante", Yakov Yukovski escribió en 1920:

"El 16 de julio se recibió un telegrama de Perm en lenguaje codificado con la orden de liquidar a los Romanov. Se decidió ejecutar la sentencia. A medianoche se hicieron los preparativos: doce hombres con revólveres fueron seleccionados para la ejecución. Dos de ellos se negaron a disparar contra las mujeres. Cuando llegó el vehículo, todos dormían. Al despertarlos se les explicó que debido a la intranquilidad existente en la ciudad, era necesario trasladarlos del piso superior al inferior. Demoraron media hora en vestirse. Abajo habíamos vaciado una pieza que tenía un tabique de madera estucado, para evitar el rebote. La guardia se encontraba en disposición combativa en el cuarto vecino. Los Romanov no sospechaban nada. El comandante fue a buscarlos en persona y los condujo hacia la pieza. Nicolás llevaba en brazos a Alexei, los demás llevaban almohadillas y otras cosas pequeñas. Al entrar en la habitación vacía, Alexandra Fiodorovna preguntó: "Cómo, ¿no hay ninguna silla? ¿Ni siquiera podemos sentamos". Según el relato de Yukovski, se trajeron dos, Nicolás puso en una a Alexei y en la otra se sentó Alexandra Fiodorovna. A los demás se les ordenó formar una fila. Hecho eso, llamaron al comandante. Cuando éste entró, dijo a los Romanov que, como sus parientes en Europa continuaban la ofensiva contra la Rusia soviética, el Comité Ejecutivo de los Urales había decretado fusilarlos. Nicolás se volvió de espaldas, de cara a su familia, y luego, como recobrándose, se volvió y preguntó: "¿Qué, Qué?". El comandante repitió la explicación y ordenó al comando que se preparara. Cada uno sabía de antemano contra quién iba a disparar. La orden era apuntar al corazón para evitar el derramamiento de mucha sangre y terminar más rápido. Nicolás no dijo una sola palabra más, de nuevo se volvió cara a su familia, otros lanzaron exclamaciones incoherentes. Luego comenzaron los disparos, que duraron dos o tres minutos. Nicolás fue muerto por el mismo comandante a quemarropa. Luego murieron Alexandra Fiodorovna y su séquito. En total fueron fusiladas doce personas: Nicolás, Alexandra Fiodorovna, sus cuatro hijas -Tatiana, Olga, María y Anastasia- el doctor Botkin, el criado Trupp, el cocinero Tijomirov, otro cocinero y una camarera cuyos nombres el comandante no recuerda."

Cuando se con oció, este hecho causó una honda impresión entre los seguidores del Zarismo y en los países occidentales. También surgió la leyenda de que Anastasia había logrado escapar de la muerte con la ayuda de un soldado. Aparecieron algunas personas que reivindicaron ser Anastasia.

Una vez caído el régimen soviético, en 1991, fueron encontrados los restos de los zares en las afueras de Ekaterimburgo. Los análisis de ADN, realizados pr un equipo dirigido por el doctor Peter Gill, determinaron en 1994 que los restos pertenecían al zar y su familia. Pero entre los restos no estaban los pertenecientes a Alexei y María. Sus cuerpos fueron encontrados e identificados, mediante pruebas de ADN, en 2007.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...