domingo, 15 de enero de 2017

POLÍTICA INTERIOR DE LA ITALIA FASCISTA: LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO TOTALITARIO


Tras ser nombrado Jefe de Gobierno, Mussolini va a tomar una serie de decisiones para convertir al régimen italiano en una dictadura totalitaria.

En 6 de abril de 1924 se celebraron elecciones generales, el Partido Nacional Fascista obtuvo 5 de los 7 millones de votos que se tradujeron en 374 escaños de los 535 de los que se componía el Parlamento (según la Ley Acerbo de 1923, la lista más votada se haría con dos tercios de los escaños del Parlamento). Las irregularidades del proceso electoral y el clima de violencia, denunciadas inútilmente por la oposición, estuvieron muy presentes en todo el proceso.

Resultado de imagen de discurso de matteotti 1924
G. Matteotti
Matteotti, un diputado socialista, en un valiente discurso (30 de mayo de 1924), denunció en el Parlamento los múltiples casos de violencia fascista y las graves irregularidades del proceso electoral. Era consciente de las posibles consecuencias de sus denuncias.  Al término del discurso, después de recibir las felicitaciones de sus compañeros, les dijo: "Yo ya he hecho mi discurso. Ahora os toca a vosotros preparar el discurso fúnebre para mi entierro".

Pocos días más tarde, el 10 de junio, fue raptado por sicarios fascistas (capitaneados por Amerigo Dumini) en pleno centro de Roma (los raptores ni siquiera tomaron la medida de ocultar o falsificar la matrícula del coche). Cinco hombres lo introdujeron en un automóvil que pertenecía a Filipelli, un hombre muy próximo a C. Rossi, un hombre del círculo más íntimo de Mussolini. Su cuerpo fue encontrado, en estado de descomposición, el 16 de agosto en un bosque a 25 km de Roma. 

Este asesinato culminó las campañas y actos de violencia contra políticos de la oposición que ahora descubrían hasta donde podía llegar el Fascismo. ¿Cuál fue la responsabilidad directa de Mussolini en este asesinato? Se han dado varias interpretaciones: lo ordenó directamente, conoció el plan y lo dejó seguir, lo instigó a través de algunos comentarios (tras el discurso de Matteotti parece que había dicho ante el jefe de la policía secreta fascista que quien había pronunciado aquel discurso no debiera seguir en circulación) o de un artículo anónimo en Il Popolo d´Italia (si llegase un día en que se encontrase con la cabeza rota, no tendría derecho a lamentarse”, edición del 23-05-1923). Algunos, afines al Fascismo, han mantenido que no tuvo nada que ver, pero esto es muy difícil de sostener.


Resultado de imagen de asunto matteotti

Desde el poder, el Gobierno Fascista dio las explicaciones más descabelladas por ejemplo se atribuyó el asesinato a judíos o masones, incluso se presentó como un hecho para desacreditar al Fascismo...  Mussolini llegó a calificar el crimen de bestial y nefando y afirmó que solo un enemigo personal suyo pudiera hacer algo tan diabólico.

Mussolini arrestó a dos de sus más íntimos colaboradores y obligó a De Bonno a dimitir como responsable de la Dirección de Seguridad Pública e incluso él mismo dejó la Cartera de Interior argumentando que no quería intervenir en las pesquisas de la policía. Puro teatro.

En Italia, hubo varias reacciones tras este asesinato:
  • En la prensa no fascista aparecieron artículos mostrando la indignación.
  • Algunos diputados no socialistas que habían colaborado con Mussolini le retiraron su apoyo.
  • Criticaron el asesinato la Iglesia, varios partidos políticos, incluso la Corte (durante algunos meses de 1924 y 1925, pareció que el rey se iba a enfrentar a Mussolini, pero tuvo miedo a un posible avance del bolchevismo y a a volver a la anarquía anterior a 1922).
  • La oposición se retiró del Parlamento ("Retirada del Aventino") lo que tal vez fue un error. Para Mussolini no fue ningún problema, según él, la oposición era inútil.
  • Mussolini, al sentirse un tanto acorralado, arreció la persecución contra la oposición (en París llegaron a concentrarse hasta 300.000 exiliados italianos).
En enero de 1925, Mussolini disolvió las Cámaras. Aunque titubeó,el Rey acabó firmando el decreto. Había comenzado la dictadura de Mussolini.

En octubre de 1926, Mussolini sufrió sufre un atentado lo que le sirvió de excusa para iniciar una gran represión: persecución opositores, tribunal especial para la defensa del Estado, cierre de periódicos, mayores poderes a la policía (1927 se crea la OVRA). 

El régimen fue abandonando lo que aún quedaba de representativo: 

1) Ley de plenos podres para Mussolini, 1925

2) Disolución de todo partido (Ley Rocco) y sindicato no fascistas. Únicamente quedan en la legalidad el PNF y los sindicatos fascistas. Incluso el PNF fue escrupulosamente depurado entre 1926 y 1929, se expulsó a 60.000 miembros. El PNF se organizó como un partido fuertemente centralizado.

ESTATUTO DEL PARTIDO NACIONAL FASCISTA. 1929.
El partido fascista es una milicia al servicio del Estado. Su objetivo es hacer realidad la grandeza del pueblo italiano. Desde sus propios orígenes, con el renacimiento de la conducta italiana y la voluntad de alcanzar la victoria, el partido se ha considerado siempre en estado de guerra; al principio para derrotar a aquellos que deshonraban el espíritu de la nación; en la actualidad y siempre, para defender y acrecentar el poder del pueblo italiano. El fascismo no es sólo la unión de los italianos en torno a determinado programa, realizado ya o en vías de realización, sino sobre todo una fe que ha dado a sus miembros y en cuyas filas actúan los nuevos italianos como soldados, gracias a los esfuerzos de los que hicieron posible una guerra victoriosa y un triunfo posterior en la lucha entre la nación y la antinación.
Art.1.-El partido Nacional Fascista está formado por los Fasci di Combattimento, cuyo radio de acción es esencialmente provincial...
Art.2.-El Partido Nacional Fascista ejerce su actividad bajo la suprema jefatura del Duce y de acuerdo con las directrices del Gran Consejo, el máximo órgano surgido de la revolución de 1922, que coordina todas las actividades del régimen y las integra, por lo que tiene derecho de control...

3) En 1927 se aprobó la Carta del Lavoro por la cual los sindicatos eran sustituidos por corporaciones en las que se integraban a los trabajadores y patronos en cada ramo de la producción. Introdujo el término de colaboración entre las distintas clases sociales en contraposición a la lucha de clases marxista. Sin embargo, contenía pocas disposiciones que pudieran mejorar el nivel de vida de los trabajadores, aunque se anunciaban algunas destinadas a salvar el nivel adquisitivo de los salarios, a regular los días de descanso y las vacaciones, a mejorar la asistencia y seguridad social, a mejorar la formación profesional...etc.

CARTA DEL LAVORO (1927)
I. La Nación es un organismo que tiene fines, vida y medios de acción superiores, en potencia y duración, a los individuos divididos o agrupados que la componen. Es una unidad moral, política y económica, que se realiza interalmente dentro del Estado Fascista.
II. El trabajo en todas sus formas organizadas y ejecutivas, intelectuales, técnicas, manuales, es un deber social, desde este punto de vista y solamente bajo este aspecto, está tutelado por el Estado. Desde el punto de vista nacional, el conjunto de la producción es unitario; sus finalidades son unitarias y se resumen en el bienestar de los individuos y en el desarrollo de la potencialidad nacional.
III. La organización sindical o profesional es libre. Pero solamente el Sindicato, legalmente reconocido y sometido al control del Estado, tiene derecho a re-presentar legalmente toda la categoría de patronos o de trabajadores por la cual está constituido: a tutelar sus intereses frente al Estado y a las demás asociaciones profesionales; a estipular contratos colectivos de trabajo, obligatorios para todos los pertenecientes a la categoría; imponerles contribuciones y ejercitar, respecto a ellos, funciones delegadas de interés público.

4) En 1928 se creó el Gran Consejo Fascista que, entre otras funciones, tiene el cometido de elaborar la lista única para las elecciones, los electores sólo pueden aceptarla o rechazarla.



5) Nueva ley electoral (1928) que suprime el sufragio universal, sólo pueden votar los varones mayores de 21 años que paguen en impuestos o en cuota sindical más de 100 liras. El cuerpo electoral pasa de 10 a 3 millones. En las alecciones de 1928, los ciudadanos sólo podían votar sí o no a la lista fascista .


Papeletas para las elecciones de 1928, sólo se puede votar sí o no a la lista fascista (el resto de formaciones políticas, ilegalizadas, no pueden acudir a la cita electoral) La papeleta del sí, con los colores de la bandera italiana, indica que votar sí es de patriotas. En medio de un ambiente intimidatorio para que los ciudadanos acudieran a las urnas, votó el 90 % del censo, siendo los votos afirmativos un 94,8 %

6) En 1939, la Cámara de los Diputados fue sustituida por la Cámara de los Fascios y las Corporaciones. Se trataba de crear un parlamento económico, cuyos miembros eran propuestos por el gobierno y no estaban sujetos a ratificación popular. La propaganda decía que lo moderno era un parlamento de este estilo donde estuvieran representadas las principales ocupaciones. En Italia, se organizaron 22 áreas de actividad mayores cada una de ellas representada por una Corporación.

LAS CORPORACIONES SEGÚN MUSSOLINI

"El Ministerio de Corporaciones no es un órgano burocrático, ni tampoco pretende sustituir a las organizaciones sindicales, cuya acción debe ser necesariamente autó-noma, dirigida) a encuadrar, seleccionar y mejorar a sus adherentes. El Ministerio de Corporaciones es el órgano que, así en el centro como en la periferia, realiza la corporación integral y permite alcanzar el equilibrio entre los intereses y las fuerzas del mundo económico. Realización posible en el terreno del Estado, porque sola-mente el Estado trasciende de los intereses contrastantes de los individuos y de los grupos, para coordinarlos según un fin superior; realización facilitada, por el hecho de que todas las organizaciones económicas reconocidas, garantizadas, tuteladas en el Estado corporativo, viven en la órbita común del Fascismo (En la inauguración del Ministerio de Corporaciones 31 de julio de 1926; en Discorsi del 1926, pág. 250.)

"Hemos constituido el Estado corporativo y fascista, el Estado de la sociedad na-cional, el Estado que reúne, controla, armoniza y atempera los intereses de todas las clases sociales, las cuales se sienten todas igualmente tuteladas. Y en tanto que antes, durante los años del régimen democrático‑liberal, las masas trabajadoras mi-raban con desconfianza al Estado, se hallaban fuera del Estado, estaban contra el Estado, consideraban al Estado como a enemigo de cada día y de cada hora, hoy ya ningún italiano que trabaja deja de buscar su propio lugar en las Corporaciones, en las Federaciones porque entiende ser una molécula viviente de ese grande, inmenso organismo viviente que es el Estado nacional corporativo fascista". (En ocasión del IV aniversario de la Marcha sobre Roma, desde el balcón del palacio Chigi, 28 de octubre de 1926 volumen citado, páq. 340.)

7) Control de la prensa y los medios de comunicación. Desde 1925 se endureció la censura, los periódicos críticos corrían el riesgo de secuestro

Caricatura que hace referencia al control de la prensa por Mussolini

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...