martes, 25 de octubre de 2016

PRIMERA GUERRA MUNDIAL: EL FIN DEL FRENTE RUSO


El movimiento revolucionario ruso acabó con el régimen zarista en febrero de 1917. El Gobierno Provisional que se constituyó, presionado por Francia y Gran Bretaña, decidió continuar con la Guerra desoyendo los deseos una gran parte del pueblo ruso que quería la paz. 

Resultado de imagen de lenin llegando a san petersburgo 1917
Lenin
Los Bolcheviques, siguiendo la tesis de la II Internacional, consideraban la guerra un enfrentamiento imperialista ajeno a los intereses de los obreros, así que querían poner fin a la misma y aprovechar la crisis bélica para realizar la revolución socialista. Así pues no podían estar de acuerdo con la decisión del Gobierno Provisional de continuar la guerra.

Lenin, el líder de los bolcheviques, había pasado la guerra en Suiza. Llegó a un acuerdo con los alemanes: éstos le proporcionarían un salvoconducto para ir a Rusia a través de Alemania (en un vagón sellado) y, una vez allí, tras hacerse con el poder, negociaría una paz por separado. Lenin, acompañado por otros bolcheviques, llegó a San Petesburgo en abril de 1917 y allí publicó sus famosas Tesis de abril, una especie de puntos para la actuación de los revolucionarios cuando tomasen el poder (La revolución burguesa debía convertirse en revolución proletaria). En la primera de ellas se mostraba contrario a la guerra y exigía su fin:

1. En nuestra actitud ante la guerra, que por parte de Rusia sigue siendo indiscutiblemente una guerra imperialista, de rapiña, también bajo el nuevo gobierno de Lvov y Cía., en virtud del carácter capitalista de este gobierno, es intolerable la más pequeña concesión al “defensismo revolucionario”. El proletariado consciente sólo puede dar su asentimiento a una guerra revolucionaria, que justifique verdaderamente el defensismo revolucionario, bajo las siguientes condiciones: a) paso del poder a manos del proletariado y de los sectores pobres del campesinado a él adheridos; b) renuncia de hecho, y no de palabra, a todas las anexiones; c) completo rompimiento de hecho con todos los intereses del capital (...)



Fuente: Historia del S. XX de Historia 16

El 1 de julio, el general Brusilov, por orden del Gobierno Provisional, lanzó la última gran ofensiva rusa en esta guerra. El avance se detuvo a los pocos días. Se hicieron muy patente los problemas del ejército ruso: desmoralización y falta de abastecimientos de todo tipo. Como protesta, hubo una gran insurrección popular en San Petesburgo que el gobierno tuvo muchas dificultades para controlar. 

Como respuesta, los austro-alemanes pasaron al ataque y reconquistaron la mayor parte de Galitzia y la Bukovina austriaca, pero apenas avanzaron en territorio ruso donde lo más importante que consiguieron fue la ocupación de Riga (3 de septiembre).

En octubre de 1917, los Bolcheviques se hicieron con el poder y comenzaron a negociar la paz con Alemania. 

Las negociaciones sufrieron atascos. Para presionar, los alemanes apoyaron los movimientos nacionalistas de los pueblos que estaban dentro de las fronteras rusas. Trotsky se negaba a aceptar las condiciones alemanas. 

En uno de estos atascos, los alemanes lanzaron una gran ofensiva (febrero de 1.918) llegando a ocupar grandes espacios rusos como se ve en el mapa adjunto. 

En estas circunstancias, Lenin se decidió a firmar la paz. Aunque no todos revolucionarios estaba de acuerdo con  esta paz, Lenin decía que era necesaria para dar a Rusia el descanso necesario hasta que la revolución hubiera provocado la caída del imperialismo en Europa Central y Occidental. Lenin afirmó "La historia dirá quién tiene razón". 

En marzo de 1918 se firmó la paz de Brest Litovsk el 3 de marzo de 1918  entre Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía por un lado y Rusia por otro. Los rusos perdieron grandes territorio como refleja el siguiente mapa. Tras la definitiva derrota alemana, Rusia recuperaría alguno de los territorios perdidos (especialmente Ucrania).


Fuente: Historia del S. XX de Historia 16

Algunos artículos (abreviados) de la Paz de Brest-Litovsk 

Artículo 1: Se declara el fin de la guerra.

Artículo 2: Los poderes firmantes suspenderán la propaganda contra el otro bando.

Artículo 3: Rusia renuncia a cualquier reclamación sobre los territorios al oeste de la línea de influencia trazada previamente. El futuro status de dichos territorios será determinado por Alemania y Austria-Hungría.

Artículo 4: Alemania continuará ocupando territorios al este de la línea de influencia trazada hasta que Rusia no desmovilice sus tropas. Batum, Kars y Ardahan serán despejados de tropas rusas y cedidas al Imperio otomano.

Artículo 5: Rusia debe limpiar sus aguas de barcos de guerra de las otras naciones aliadas. Rusia debe limpiar las aguas del Mar Báltico y Mar Negro de sus minas, e indicar las rutas de navegación seguras.

Artículo 6: Rusia debe suspender la lucha contra la República Popular Ucraniana. Rusia debe desocupar Estonia y Livonia, que serán ocupadas por policías alemanes. Rusia debe devolver a todos los habitantes de estas regiones que fueron deportados o arrestados. Rusia debe desocupar Finlandia y las islas Åland, incluyendo sus puertos. Si el hielo no permite que los barcos rusos dejen los puertos, debe dejarse una tripulación mínima en los mismos. Las islas Åland no deben volver a ser fortificadas.

Artículo 7: Rusia debe reconocer que Persia y Afganistán son estados libres e independientes.

Artículo 8: Los prisioneros de guerra de ambos bandos deberán ser liberados y devueltos a sus naciones de origen.

Artículo 9: Ambos bandos renuncian a reclamar indemnizaciones de guerra.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...