lunes, 12 de septiembre de 2016

PRIMERA GUERRA MUNDIAL: LA CAMPAÑA CONTRA SERBIA

Tras sus grandes avances en el frente este en 1915 (ver entrada de este Blog), los Imperios Centrales pusieron sus ojos en Serbia. Además, consiguieron que se uniera a su bando Bulgaria que buscaba el desquite de la Segunda Guerra Balcánica e incorporar la Macedonia serbia a su territorio (y la griega si Grecia entraba en la guerra junto a los Aliados). Bulgaria había sido tentada por los Aliados que también le ofrecían parte de Macedonia, pero, al final, se inclinó por los Imperios Centrales (el desastre ruso ayudó a los búlgaros a tomar esta decisión). Con este nuevo aliado, los austro-alemanes podían atacar Serbia desde dos frentes, el norte y el este. La hora de la venganza austro-húngara había llegado.

Alemania dirigió la operación contra Serbia, puso al mando de las tropas al general Mackensen, que había participado en la exitosa campaña de Polonia. Serbia no podía oponer gran resistencia, sus tropas era muy inferiores y, además, el país sufría una epidemia de tifus. Así que la campaña fue muy rápida. El ataque austro-alemán comenzó el 6 de octubre con un ataque artillero. Poco después un numeroso ejercito (400.000 soldados) entraba en el país. Días después tomaban Belgrado tras vencer una feroz resistencia de sus habitantes (9 de octubre) obligando al ejército serbio a desplazarse hacia el sur. El día 11 comenzó su ataque el ejército búlgaro

Wikipedia. En el mapa aparece  representado: el ataque a Serbia de los austro-alemanes por el norte y los
búlgaros por el este, la evolución de las líneas de frente y la retirada serbia hacia los puertos de Albania

La ayuda aliada a Serbia desembarcó en el puerto de Salónica, pero fue detenida en la frontera búlgara y tuvo que retirarse. Serbia pidió ayuda a Grecia en virtud de un tratado que tenían firmado en 1913 en el que se acordaba ayuda en caso de ser atacados; pero la situación griega (un país muy dividido entre germanófilos y aliadófilos) hizo que el rey griego negara la ayuda en aras de mantener la neutralidad.

Los serbios tuvieron que retroceder hacia el sur-oeste. A comienzos de noviembre (tras la gran ofensiva sobre Kosovo) las tropas serbias estaban destrozadas y solo tenían la opción de retirarse y salir del país. Los restos de su ejército y una parte de la población civil, encabezados por su anciano rey Pedro, iniciaron una dolorosa retirada en pleno invierno a través de las altas montañas albanesas, nevadas, buscando la costa. Muchos murieron por el camino: dificultades orográficas y climáticas, enfermedades (tifus), ataque de guerrilleros albaneses.... Los supervivientes que lograron llegar a las costas de Albania (entre 150.000 y 200.000) fueron recogidos por barcos aliados y trasladados a la isla de Corfú.

Retirada serbia hacia las costas de Albania
https://lagranguerrasangrebarroytrincheras.files.wordpress.com/2015/10/serbian_retreat_wwi.jpg

Con esta conquista, los Imperios Centrales podían establecer comunicación directa con su aliada Turquía.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...