lunes, 28 de marzo de 2016

UNA VALORACIÓN GLOBAL DE LAS REVOLUCIONES DE 1848

Tras haber dedicados varias entradas a la Revolución de 1848 en Europa, toca hacer un balance. Parece claro que el resultado fue un fracaso global para los revolucionarios achacable a varias causas:
  • La mejora de la situación económica (incluidas las buenas cosechas) y el consecuente descenso del paro.
  • La marcha atrás de la burguesía que abandona su alianza inicial con los obreros cuando atisba el peligro de verse desbordada por ellos.
  • El viraje francés que pasó de ser el ejemplo revolucionario para Europa a, por ejemplo, reprimir la revolución en Roma. De Francia no llegó el apoyo que muchos revolucionarios europeos esperaban.
  • La fidelidad del ejército (mandado por generales monárquicos y aristocráticos) a las monarquía y a la clases privilegiadas.
  • La solidaridad de los monarcas absolutos europeos en los momentos de más grave peligro revolucionario.
  • Escasa organización de los revolucionarios que, salvo excepciones, carecieron de líderes de talla.
  • Poca solidaridad entre los revolucionarios de los distintos países.

"La República Universal", litografía del artista francés Charles Lemercier realizada en 1848. Representa una procesión (una sólida cadena humana) de diversos pueblos (identificados por sus banderas) y gentes de diversas razas y clases sociales caminando hacia la República Universal basada en los principios revolucionarios de libertad, igualdad y fraternidad. Desde el cielo, Jesucristo bendice esta nueva fraternidad humana.
Imagen tomada de de  http://expositions.bnf.fr/utopie/grand/3_75.htm

Sin embargo, se pueden señalar algunos logros:
  • Para los liberales el logro más importante fue el afianzamiento general del movimiento constitucional, también fueron un logro las reformas liberales en algunos países (por ejemplo, el sufragio universal en Francia o Piamonte)
  • Socialmente lo más destacable fue la abolición del régimen feudal en el Imperio Austro-Húngaro y la abolición de la esclavitud en las colonias francesas.
  • Los nacionalistas no lograron  ningún avance en las unificaciones de Italia y Alemania, tampoco lograron sus objetivos los diversos pueblos del Imperio Austro-Húngaro. Sin embargo, en Alemania, Prusia se fue perfilando claramente como el estado en torno a el cual se iba a realizar la unificación y la obra del Parlamento de Francfort, especialmente la Constitución, va a servir de guía a la organización institucional de la futura Alemania unida. En Italia, Piamonte se fue manifestando como el país capaz de pilotar la unificación.
  • Las ideas socialistas, que ahora aparecen en la escena revolucionario (Publicación del Manifiesto Comunista), no consiguieron mejoras significativas duraderas; los obreros estaban aún muy desorganizados. Sin embargo, hay que señalar que el proletariado avanzó en el afianzamiento de su conciencia de clase lo que iba a contribuir a que defendiese sus intereses alejados de los de la burguesía.

… Era la primavera de los pueblos y, como ocurre con la estación, no perduró (...). Todas ellas (revoluciones) se desarrollaron y languidecieron rápidamente, y en la mayoría de los casos de manera total.” Eric J. Hobsbawn refiriéndose a las revoluciones de 1848.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...