domingo, 21 de febrero de 2016

TRES DÍAS DE FEBRERO: EL TRIUNFO DE LA REVOLUCIÓN DE 1848 EN FRANCIA


La chispa que iba a desencadenar la Revolución de 1848 en Francia fue la prohibición, por parte de Guizot, de un "banquete republicano" (la reunión en banquetes era la forma hallada por la oposición para esquivar la represión gubernamental ante la falta de libertad de reunión). Como protesta por esta prohibición, el día 22 de febrero se organizó una manifestación, una multitud se congregó en la Place dela Madaleine, animada por estudiantes y obreros, que la Guardia Municipal (un contingente de unos 3500 hombres) dispersó, aunque no se atrevió a disparar sobre los manifestantes. 

Ante el cariz de los acontecimientos, para apaciguar a la oposición, Luis Felipe destituyó a Guizot (23.02) y nombró a Mole (que contaba con el apoyo de Thiers) como  nuevo primer ministro. Luis Felipe pensó que había conjurado el peligro, sin embargo la tensión era grande el día 23.


Por la tarde de este mismo día 23 se celebró una manifestación (unas 200 personas) por una calle céntrica de París: el Bulevar de los Capuchinos. Los manifestantes se toparon con la tropa (muy inexperta para hacer frente a estas situaciones) que no les dejó pasar. Se oyó un disparo (no se puede precisar  de qué lado surgió) al que siguió una carga de los soldados contra los manifestantes ocasionando 20 muertos y varios heridos. Este hecho selló la muerte de la monarquía de Luis Felipe (Grenville).


Barricada en una calle de París
El funeral por las víctimas, cuyos cadáveres fueron paseados por varias calles parisinas, excitó aún más a las masas. Se fue corriendo la voz de que era mejor luchar que esperar otra matanza. Las calles de París se llenaron de cientos de barricadas (algunas tenían tres metros de altura)La situación se estaba escapando de la manos al Gobierno.

Luis Felipe buscó sobrevivir con dos nombramientos de carácter contrapuesto, por una parte designó como jefe de las tropas y de la Guardia Nacional al mariscal Bugeaud que se había distinguido en la represión de las manifestaciones de obreros en París durante 1.834; esto fue considerado una provocación. Por otra parte, recurrió a Thiers. Este exigió que entraran en el gabinete algunos miembros de la oposición parlamentaria (como Barrot) y en la retirada de París de las tropas de Bugeaud. El mariscal se retiró de la Ciudad con sus tropas, así que el Rey y su gabinete se quedaron indefensos. Thiers acabó dándose cuenta de que su popularidad no era tanta y de que un simple cambio de gobierno ya no era suficiente para parar a las masas. Los manifestantes no se iban a conformar con un simple cambio de gobierno.




El día 24 tuvo lugar el asalto a las Tullerías. Luis Felipe abdicó en favor de su nieto y se marchó a Inglaterra, no quería un enfrentamiento sangriento, en realidad era demasiado viejo para una acción semejante (tenía 75 años). Una revolución de tres días le trajo al poder y otros tres días bastaron para su derrocamiento. Muchos no entendieron cómo una manifestación se transformó en un movimiento con la fuerza necesaria para llevar a cabo una revolución y derribar al régimen.

Al día siguiente se proclamó la República.

Durante los días de la Revolución no hubo saqueo de tiendas y, en general, la propiedad fue respetada. Marx la llamó irónicamente "la hermana revolución". A pesar de la falta de policía y tropa, no aparecieron deseos de venganza en las clases menos pudientes. Fueron días de esperanza y romanticismo, la desilusión llegaría en mayo y junio.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...