lunes, 15 de febrero de 2016

EL REINADO DE LUIS FELIPE DE ORLEANS, 1830-1848

Ya he señalado en otra entrada de este Blog cómo tras el triunfo de la Revolución de 1830 en Francia, Luis Felipe de Orleans fue proclamado rey, "por voluntad de la nación".
(http://blogdelaclasedehistoria.blogspot.com.es/2016/02/la-revolucion-de-1830-en-francia.html)


Luis Felipe de Orleans

El miedo a una nueva república hizo que encontrase apoyos en Francia y que le reconociesen muchos países extranjeros a pesar de que no les gustaba la forma de su acceso al poder ("el rey de las barricadas"). Internacionalmente, prevaleció la idea de Metternich de que era preferible reconocer al nuevo régimen francés y presionarlo para que actuase con prudencia; hasta el Zar, claramente hostil al régimen, acabó reconociendo la monarquía burguesa francesa.


¿Qué sucedió para que Luis Felipe de Orleans, tras el triunfo de una revolución de tres días, fuera nombrado rey con suficientes apoyos y dieciocho años más tarde tuviera que abdicar tras el triunfo de otra revolución de otros tres días? En esta entrada se pretenden esbozar algunas de las causas que expliquen el fracaso de su reinado y la razón de la decepción de amplias capas sociales.

Guizot
El rey se apoyó principalmente en dos políticos, más en el primero que en el segundo: Guizot (representante del liberalismo muy moderado que acepta un papel muy importante del rey en la escena política) y Thiers (representante de lo que pudiéramos llamar la izquierda dinástica, más consciente de la división que se está produciendo entre el país real y el oficial era partidario de adoptar reformas). Durante su reinado hubo mucha inestabilidad ministerial, en 18 años hubo 17 gabinetes, bien es verdad que algunasas personas tuvieron cierta continuidad en ellos y que los ministros generalmente son partidarios de Guizot o de Thiers.




Thiers
El Rey gobernó siguiendo los postulados del liberalismo moderado, para algunos fue una decepción que no se avanzase más hacia un liberalismo más democrático:
  • Se aprobó una tímida ampliación electoral, pero el control de la vida política seguía en manos de una pequeña minoría. Para poder votar había que tener 25 años (antes 30) y una pagar una contribución directa de 200 Francos (antes 300).
  • En 1830 se aprobó una reforma parlamentaria que introdujo medidas como: dotar de iniciativa legal a las Cámaras (antes era exclusiva del Rey), elección del presidente de la Cámara por los diputados, voto del presupuesto por capítulos y no globalmente, derecho de la Cámara a interpelar al Gobierno..
  • Se aprobaron reformas liberales y se garantizaron libertades; sin embargo, tras  el atentado que sufrió el Rey en 1.835 se limitó la libertad de prensa y se aprobaron sanciones para los ataques contra el régimen (la medida iba dirigida contra la prensa republicana).

Económicamente fue una etapa de buenos resultados:
  • Tasa de crecimiento del 2,4 % anual, doble que el período anterior.
  • Fuerte desarrollo industrial bien es verdad que en pocas zonas del país (un dato revelador: las 625 máquinas de vapor instaladas en Francia en 1830 eran 5200 en 1848). Se modernizó más el textil (Lyon, Lille, región de Alsacia...) que la siderurgia (muchas empresas de estructura arcaica y de pequeño tamaño). La producción industrial creció al amparo de una fuerte protección arancelaria que, a la larga, sería nefasta para Francia.
  • Construcción de muchos Kms. de líneas férreas, especialmente en la década de 1840, en la que la intervención del Estado fue muy importante(y también gran fuente de corrupción).

Sin embargo.... esta bonanza económica no llegó a todas las clases sociales. Señala Marx ("La lucha de clases en Francia de 1848 a 1850") que la época de Luis Felipe fue la de la burguesía de la banca, de la bolsa, de los grandes propietarios de ferrocarriles..., es decir, lo que él llama aristocracia financiera. Una "etapa dorada" para la gran burguesía, que no la percibieron así los obreros o la pequeña burguesía. Guizot, desde el gobierno decía a esta gran burguesía "¡Enriqueceos!" (y les proporcionaba los instrumentos para ello.

Esto iba a ser una de las causas de la crisis de la "Monarquía de Julio", pero se pueden señalar otras:
  • No supo resolver los problemas sociales. Al compás del desarrollo industrial, creció mucho el proletariado industrial y el Gobierno parecía no darse cuenta de sus problemas. Hubo varias agitaciones sociales (muchas de ellas derivadas del aumento de paro causado por la introducción de máquinas) que el Gobierno no pudo contener sino con fuertes represiones (fueron muy notables las de Lyon en 1.831 y 1834 para conseguir un salario mínimo y las varias veces repetidas de París). No hay que olvidar que los obreros van tomando conciencia social a la vez que van conociendo los postulados de los socialistas utópicos.
  • También, aunque en menor medida, aparecieron disturbios en el campo: falta de crédito que dejaba a los campesinos en manos de usureros, lucha por el control de terrenos comunales...
  • Políticamente, el régimen era poco representativo (ya he señalado más arriba la tímida ampliación del derecho al voto que siguió quedando en manos de los propietarios). Liberales democráticos y republicanos pidieron varias veces la ampliación del sufragio; la negativa de Luis Felipe le enajenó muchos apoyos (según  Droz "monarquía de Julio cavó su propia fosa").
  • Algunos autores señalan que la monarquía carecía de legitimidad y que el propio Rey tenía complejo de usurpador, señala Droz que Luis Felipe tenía la obsesión de despojarse de su condición de advenedizo al trono. Los legitimistas defendían que el auténtico rey era el conde de Chambord, el heredero de la monarquía de Carlos X
  • Como he señalado más arriba, el Régimen no fue capaz de avanzar hacia un liberalismo más democrático (sufragio, libertades más amplias y con más garantías...). Es más, cada vez el Rey tendía a confiar el gobierno al más conservador Guizot.
  • Numerosos escándalos de corrupción financiera en los que se vieron implicados miembros de la clase política dirigente. Los parlamentarios defendían más sus propios intereses que los del Estado. Por ejemplo, se descubrió que muchos miembros de la mayoría parlamentaria y del propio gobierno eran los accionistas de las líneas de ferrocarril que se construían con gran apoyo y subvenciones del Estado. La alta burguesía se enriquecía a costa del Estado sin mostrar ningún interés en equilibrar el presupuesto. Estoas escándalos acabaron por desacreditar al gobierno y a la propia monarquía.
"La Monarquía de Julio no era más que una Sociedad por acciones para la explotación de la riqueza nacional de Francia, cuyos dividendos se repartían entre los Ministros, las Cámaras, 240.000 electores y su séquito" (Marx).


“M. Grandet está, al igual que yo, a la cabeza de la banca, y desde Julio, la banca está a la cabeza del Estado. La burguesía ha reemplazado al barrio de Saint-Germain y la banca es la nobleza de la clase burguesa (...) 
ser acusa a la burguesía de ser bestias, la indulgencia de la Cámara, me ha permitido probar que, si hay necesidad, nosotros sabemos utilizar con nuestros adversario políticos palabras bastante difíciles de olvidar. Yo sé mejor que nadie que estas palabras no son razones, pero la Cámara no gusta de razones y el rey Luis Felipe de Orleans sólo quiere dinero. Se necesitan muchos soldados para contener a los obreros y a los republicanos (...) Un Ministerio no puede deshacer la bolsa, y la bolsa puede deshacer un ministerio” (Pensamiento de la gran burguesía francesa)

En este ambiente no es de extrañar el gran avance de la oposición republicana que va constituyendo muchas sociedades (Tuvo mucha implantación la "Sociedad de los Derechos del Hombre y del Ciudadano"). Para salvar la prohibición del derecho de reunión, se reunían en banquetes. Las críticas al Rey cada vez iban adquiriendo más volumen sin que Luis Felipe pareciese darse cuenta. La prohibición de uno de estos banquetes iba a propiciar el estallido de la revolución de 1848.

Hubo intentos de derribar al régimen que no tuvieron éxito: en 1.836 fracasa un intento de Luis Napoleón Bonaparte en Estrasburgo, en 1.839 hubo una intentona republicana y en 1.840 Thiers debía reprimir un nuevo intento bonapartista en Boulogne (paradójicamente, este mismo año, el Rey traía a Francia desde Santa Elena las cenizas de Napoleón).

La crisis económica de 1846 fue la que dio el último empujón para que estallase el movimiento revolucionario de 1848 que iba a acabar con el reinado de Luis Felipe, "La Monarquía de Julio"


Retorno de las cenizas de Napoleón por Isabey



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...